Danza multiplicada

Danza multiplicada

Etiquetas: 
Escénicos, ballet cubano, Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso
  • El 25to. Festival Internacional de Ba­llet de La Habana, sumará a partir de ahora el nombre de Alicia Alon­so.
    El 25to. Festival Internacional de Ba­llet de La Habana, sumará a partir de ahora el nombre de Alicia Alon­so.

La danza es una sola. Viene de la mano del movimiento y el sentir del hombre. Transformada en arte es un diálogo con los dioses, desde el mismo comienzo de su desandar por la Tie­rra… Todos hemos bailado alguna vez, porque el solo hecho de caminar, correr, girar intensamente, en una palabra, movernos, es convocar un sentimiento o deseo interno que emerge transformado en danza. Con los siglos alcanzó diversos apellidos, pero en definitiva todas desembocan en un mismo camino: el del hombre saliendo de sí mismo para «dibujar» en el espacio, un lenguaje silencioso, de gestos que todos podemos traducir porque es parte in­trínseca de nuestro ser.

Valgan estas palabras de reflexión pa­ra expresar lo que alientan los Fes­tivales Internacionales de Ballet de La Habana, desde su misma fundación en 1960: reunir la danza toda, como protagonista, más allá de tendencias, contemporaneidad y tradiciones.

El 25to. Festival Internacional de Ba­llet de La Habana, que a partir de aho­ra sumará el nombre de Alicia Alon­so, dejará grabada otra hermosa y perecedera imagen con la presencia de la Maestra, la directora, la bailarina que marcó una época y un tiempo signado por el movimiento en esta pequeña Isla del Caribe. Ella, junto con los otros fundadores: Fernando y Alberto Alonso, sembraron la semilla que no deja de germinar en el tiempo.

Dedicado en esta oportunidad a celebrar las 25 ediciones que han sido un campo fértil a la creación artística, el encuentro, una vez más, como en estos 56 años, abrirá amplias las cortinas de la danza en La Habana, para entregar la escena a destacados bailarines, coreógrafos, maîtres, profesores, especialistas y personalidades de 17 países de Amé­rica Latina, Europa, Asia, Estados Uni­dos y el Ca­ribe que hasta ahora han confirmado su participación, del 28 de octubre al 6 de noviembre. El Festival volverá a confirmar, con creces, que en Cuba el ballet no es un arte de minorías, como sucede en casi todo el mundo. Cuatro instituciones capitalinas: el teatro Nacio­nal (con sus dos salas Avellaneda y Covarrubias), el teatro Mella y el Gran Teatro de La Ha­bana Alicia Alonso, volverán a ser insuficientes para dar cabida a los amantes de la danza, que en miles, llenarán los lunetarios estos días.

Las brisas del evento acercan, cada dos años, a importantes agrupaciones y solistas de las más variadas tendencias, que con su quehacer danzario matizan de un singular colorido la escena cubana. Esta 25ta. edición no será una excepción. Clásicos, modernos, contemporáneos, vanguardias, español… deambularán por las tablas con esa carga de energía que nos conmueve porque los coreógrafos, como artífices de la luz, iluminarán lo más profundo de nuestros sentimientos para hacernos soñar e imaginar.

Cuba destaca en el mundo por ser símbolo de amistad y solidaridad enarbolado como faro que alumbra a todos. La danza no podía ser menos. Ella y el Festival marcan, con su ritmo, un tiempo, que desborda de amigos en esta fecha cada dos años. Están en la escena, en los teatros, en la calle... La Habana es danza también multiplicada, y las palabras se permean con esa cadencia para hablar de un encuentro que cada día es más joven, a pesar de sus 56 años «bailando».

Más información sobre las compañías extranjeras que nos visitarán como parte del Festival, usted lo podrá encontrar aquí