Danzón: un espacio esperado por la teleaudiencia nacional

Danzón: un espacio esperado por la teleaudiencia nacional

Etiquetas: 
danzón, programas televisivos
  • De acuerdo con los realizadores de ese bienvenido espacio, el principal objetivo de Danzón es difundir el quehacer de las agrupaciones que lo cultivan. Foto: Portal de la Televisión Cubana
    De acuerdo con los realizadores de ese bienvenido espacio, el principal objetivo de Danzón es difundir el quehacer de las agrupaciones que lo cultivan. Foto: Portal de la Televisión Cubana

Danzón, con guión y dirección de Arnaldo Díaz y la presentación estelar del locutor Pedro Martínez Arcos, es el título del nuevo espacio que, con carácter semanal (viernes), oferta el Canal Clave, y retransmite el Canal Educativo.

En mi opinión, dicho espacio viene a llenar un vacío en lo que se refiere a la música bailable cubana, la auténtica, la verdadera, así como a la visibilización de las orquestas típicas que interpretan magistralmente nuestro baile nacional, y que han llevado lo mejor de ese género musical (y de otros no menos importantes) a los cinco continentes.

He tenido la suerte de ver seis programas, donde han participado las orquestas Siglo XX, la danzonera de Cuba, Charanga Rubalcaba, Neno González, reconstruida desde 2006, Sensación, “que hay una sola”; tema musical que la identifica en el mágico mundo insular de las corcheas y las semicorcheas, así como fuera de nuestras fronteras geográficas, Estrellas Cubanas, fundada hace casi seis décadas por el maestro Félix Reyna (1921-1998), y la emblemática Orquesta Aragón, la reina de las charangas cubanas.    

De acuerdo con los realizadores de ese bienvenido espacio, el principal objetivo de Danzón es difundir el quehacer de las agrupaciones que lo cultivan  desde diferentes perspectivas y proposiciones tímbricas y estilísticas, lo que abre caminos —hasta ahora prácticamente cerrados— para que ese género recupere el sitial de honor que le ha correspondido, corresponde y corresponderá, en el gusto del público local y foráneo. Lugar privilegiado que —desde los años 80 de la pasada centuria— le ha sido negado por la radio y la televisión cubanas (con honrosas excepciones, que sí las hay).

Al respecto, habría que destacar que, en México D.F., hay peñas dedicadas al danzón y el chachachá, respectivamente, para honrar la memoria del maestro Enrique Jorrín (1926-1987), creador del chachachá y prolífico compositor de danzones. Esos dos ritmos criollos por excelencia le han dado la vuelta al mundo y han exaltado a planos estelares —en el orbe sonoro caribeño y universal— a la música popular bailable, genuinamente cubana. 

Hasta el momento, han sido grabados doce programas, que configuran la primera temporada, iniciada por la novel Orquesta Miguel Failde, que jerarquiza el joven y talentoso flautista Ethiel Failde, con su forma única e irrepetible de interpretar el danzón, lo cual evidencia —con meridiana claridad— que las nuevas generaciones de instrumentistas cubanos también se sienten motivadas con el género musical que ha hecho bailar a nacionales y extranjeros.

Otras agrupaciones de gran trascendencia en nuestro panorama musical  amenizaron las emisiones de Danzón: Charanga de Oro, Piquete Típico Cubano, y Barbarito Diez, entre otras.  ¿Por qué razón las orquestas América y Jorrín brillaron por su ausencia entre las agrupaciones danzoneras que participaron en ese espacio semanal? Esperemos que inviten a esas prestigiosas charangas, cultivadoras de ese género musical, para la próxima temporada de ese espacio televisivo.

El cierre fue de lujo y estuvo a cargo de la Charanga Eterna, acompañada por los integrantes del Ballet de la Televisión Cubana. “La que llegó y triunfó” deleitó a los fieles seguidores de la impecable trayectoria artístico profesional de los “estilistas del chachachá” con danzones antológicos incluidos en su repertorio clásico.

No me asiste la más mínima duda de que Danzón deviene una excelente oferta de la Televisión Cubana para el disfrute de la teleaudiencia de todas las edades y latitudes.