David Hammons nos recuerda mirar con agudeza

David Hammons nos recuerda mirar con agudeza

Etiquetas: 
Plásticos, Museo Nacional de Bellas Artes, instalación
  • Hammons, artista estadounidense de la plástica, había rechazado en el pasado a otras instituciones que intentaron exhibir su obra. Foto tomada del Portal del Ministerio de Cultura
    Hammons, artista estadounidense de la plástica, había rechazado en el pasado a otras instituciones que intentaron exhibir su obra. Foto tomada del Portal del Ministerio de Cultura

Fue un proceso de varios años que la curadora del Museo Nacional de Bellas Artes Aylet Ojeda coordinara la presencia en Cuba de David Hammons.

Hammons, artista estadounidense de la plástica, había rechazado en el pasado a otras instituciones que intentaron exhibir su obra, sin embargo decidió que Cuba era el lugar correcto para una de sus creaciones.

Y no fue el Museo Nacional de Bellas Artes tampoco el sitio donde decidió ubicar su creación desde enero pasado, sino que apostó por liberar la pieza, hacerla efímera y dependiente del clima, la comunidad y su gente.

C# es el título de la instalación que Hammons regaló a Cuba. Su nombre tiene doble sentido en idioma inglés, al referirse al Do sostenido, pero también juega con la fonética, pues la pronunciación inglesa es equivalente a "ver con atención" o "mirar con agudeza".

¿Y qué pretende David Hammons que veamos en su pieza?

La delgada línea entre el amor y el odio. El fino hilo que separa a los sentimientos y los hace tan difíciles de definir, y es quizás, por eso, que nos ruega que sea con agudeza.

La instalación es una hebra de hilo de pescar atada a los postes eléctricos que se encuentran alrededor del Parque Trillo en La Habana Vieja y que toman vida propia al seguir una ruta que el artista definió al momento de su montaje. Cuando el sol la ilumina, la delgada línea se hace perceptible, pero en otros momentos hay que sostener la mirada para encontrarla y seguir el camino propuesto por Hammons.

Lo más impactante es que el creador dejó su pieza a merced del tiempo. Depende de las condiciones climáticas, de los papalotes que en algún momento tropezarán con la hebra o del destino que tengan los postes eléctricos en unos años.

La mayoría de las personas que van al Parque Trillo y sostienen la mirada para encontrar C#, de seguro no imaginan la impresionante carga simbólica en su aparente simple existencia.

C# es uno de los pocos proyectos del Museo Nacional de Bellas Artes cuyo fin estará dictado por la temporalidad y lo efímero de la obra en sí misma. Pero si vamos al Parque Trillo y sostenemos la mirada, encontraremos la delgada línea que separa el amor y el odio y se hará claro el mensaje que David Hammons nos lega.

 

Por: Ernesto Guerra