De las plataformas tradicionales a las lecturas multipantallas

Caracol 2019

De las plataformas tradicionales a las lecturas multipantallas

  • El evento teórico del Concurso Caracol de la UNEAC se extenderá hasta este 15 de noviembre. Foto UNEAC
    El evento teórico del Concurso Caracol de la UNEAC se extenderá hasta este 15 de noviembre. Foto UNEAC

El evento teórico del Concurso Caracol de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba abrió con la conferencia magistral de Víctor Fowler sobre las transformaciones que experimenta la producción televisiva debido a los trepidantes avances en las Tecnologías de la Información y la Comunicación y las nuevas formas de consumo que emergen con ellas.

«La televisión experimenta la dicotomía entre ser un objeto global común y a la misma vez ser un violento terreno de batalla cultural en lo que Pierre Bourdeau llamaba las guerras simbólicas. Lo que está sucediendo hoy con el fenómeno de la convergencia digital se deriva del encuentro entre la televisión y la Internet. La televisión —no se puede olvidar— es un espacio de entretenimiento, pero también es un negocio» explicó el poeta, ensayista, crítico y narrador cubano.

Los modos de producción en función del ciberespacio se transforman a la par de la diversidad de gestión del marketing y la promoción. Las multiplataformas asumen el reto de dispersar el contenido a través de las diversas burbujas que separan a unos usuarios de otros, diferenciados no solamente por sus preferencias sino también por los sitios que frecuentan en la red de redes.

Fowler nos advierte el cómo «la producción de una telenovela va acompañada de una página web, la creación de un blog, un sitio de Facebook, Instagram, el establecimiento de una zona Twitter, todo un dispositivo que está conectado —en los mejores casos—con lo que está aconteciendo en los capítulos de la novela. La primera vez que lo vi fue en el sitio web de CSI, donde era posible desde el merchadising tradicional para comprar camisetas y otros artículos hasta un juego online».

El feedback de las audiencias denominadas nativas se materializa en fan fictions, foros, web series inspiradas en productos audiovisuales y toda una serie de contenidos que son creados por los que el investigador Néstor García Canclini denominó prosumidores. La línea divisoria entre emisor y receptor en la forma tradicional de la comunicación masiva se desdibuja con la aparición de las TIC´s.

El también congratulado con el premio Luis Rogelio Nogueras expresó: «Uno de los modos de entender la televisión ha sido la fragmentación de las audiencias que tiene relación con la aparición de nuevos sujetos sociales. A esto se suma otra fragmentación que está atada al desarrollo de las nuevas tecnologías. Hoy en día se puede observar audiovisualidad en la pantalla del televisor, en la tableta, en la computadora y en el celular. Son pantallas distintas, para situaciones de cotidianeidad distintas.

«Los textos no son una obra completa, sino que están siendo constantemente rehechos por el lector. En la televisión, hasta cierto punto, como sucede en los programas policiales, el escritor pone una serie de agujeros que el televidente debe rellenar, también sucede que hay ciertos agujeros que el propio autor no controla».

El encuentro a su vez propició el debate con otros especialistas de la comunicación y la producción audiovisual. Rigoberto Jiménez, encargado de la Cátedra de Televisión y Nuevos Medios de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, apuntó que «todas las formas de producción de contenido en estos momentos son legítimas. Sólo tenemos que asumirlas como productores de contenidos y como espectadores. Los géneros son géneros prestablecidos desde hace mucho tiempo en la televisión tradicional. Son los formatos los que están cambiando producto de la multipantallas. También están cambiando las figuras que crean los contenidos. En la cátedra ha emergido el perfil del productor creativo que es la cabeza pensante del contenido, que busca equipo para producirlo y producirlo en función de las distintas plataformas».

«El primer reto es informatizar la sociedad. Uno de los logros en que está inmersa la radio cubana es que se puede escuchar en Internet en tiempo real. Estamos trabajando lo que se llama redacción digital en todos los medios del país para mejorar el contenido en la pantalla y adaptarlo a la web y las redes sociales. Un ejemplo de ello es el concurso Adolfo Guzmán, donde se lanzó una estrategia en Internet que le permitió insertarse en las distintas variantes de promoción de contenidos con las que contamos hoy». Enfatizó Caridad Rojas Zayas, directora de Comunicación de la Televisión Cubana.

Dagmar Herrera, jefa de la disciplina de la Comunicación Audiovisual de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana expresó: «Cada vez son más fragmentadas las audiencias que, a su vez, se van construyendo sus propios discursos. En esas multipantallas de las que nos hablaba Omar Rincón, en esa posibilidad de que cada cual tenga su forma de expresarse en lugares diferentes, se cuentan las historias con las herramientas disponibles. Debe entenderse al lenguaje audiovisual, no la radio, la televisión o el cine como núcleos independientes, sino como un lenguaje que sirve de plataforma para conversar y dialogar a partir de las nuevas tecnologías».

El evento teórico del Concurso Caracol de la UNEAC se extenderá hasta este 15 de noviembre. Este jueves se realizará un panel sobre las nuevas medidas en el audiovisual cubano y su incidencia en la creación artística de la mano de Rolando Pérez Betancourt, Claudia Calviño, Enrique Álvarez y Tania Delgado. El viernes a la 10 de la mañana estará sesionando el panel sobre la crítica de los medios y sobre los medios que contará con la presencia de las especialistas Rosa Miriam Elizalde, Maribel Acosta Damas, Paquita de Armas Fonseca y Sahily Tabares.