Del barrio viene la cultura

Del barrio viene la cultura

Etiquetas: 
Concierto Abierto, sala Villena, UNEAC, Asociación de Músicos, Guido López-Gavilán
  • Durante la presentación de la orquesta Romance. Fotos del autor
    Durante la presentación de la orquesta Romance. Fotos del autor
  • El profesor y guitarrista Vidal Tarín. Fotos del autor
    El profesor y guitarrista Vidal Tarín. Fotos del autor
  • Durante la presentación de la orquesta Romance. Fotos del autor
    Durante la presentación de la orquesta Romance. Fotos del autor

Para trabajar con niños desde la pedagogía, se necesita en primer lugar, sensibilidad; luego, también el conocimiento es importante. Si agregamos que este enseñar se da con niños comunes de la barriada y desde el ambiente artístico, la ecuación se complica. Pero cuando se reúnen todas esas variables con un ingrediente fundamental que no puede faltar, amor, el resultado es increíble.

Desde este panorama, el profesor y guitarrista Vidal Tarín, logra un sitial de altura con la orquesta Romance, agrupación creada por él hace ya 17 años e integrada por niños de la comunidad de edades comprendidas entre los 10 y 12 años, los cuales pudimos observar su talento y destreza los asistentes a Concierto abierto, espacio auspiciado por la sección de Cultura Comunitaria y la Asociación de Músicos de la Uneac.

Fomentar en estos niños el amor a la música y el rigor que lleva su ejecución, además del impacto que en lo social significa rescatarlos de la mediocridad y la banalidad contemporánea, es objetivo de este proyecto que se inscribe en la noble tarea de potenciar la cultura en la comunidad; de ahí la importancia extrema del trabajo comunitario, es en el barrio donde se certifica el arte al constituir este su principal receptor.

El maestro Guido López-Gavilán, presidente de la Asociación de Músicos, estuvo presente en la velada y expresó que la misma está abierta a todo tipo de iniciativas: “se trata de la cultura del pueblo, esa que es imperiosa y necesaria, lo podemos ver en la conformación de esta orquesta, integrada por niños que serán el relevo de los músicos del mañana”, comentó.

Dio gusto ver a niños que aún la guitarra u otro instrumento les resulta pesado para su pequeño cuerpo pero que el interés y el deslumbramiento por la música supera el escollo. Tal es el caso del pequeño Ernesto Salcedo, estudiante de 5to grado en primaria, quien interpretó a la guitarra la Lección 69, del maestro Isaac Nicola. Asombró la limpieza y maestría de su interpretación, cada nota dada por sus infantiles manos fueron exactas.

El resto de su compañeritos despertaron admiración. Se les vió inmersos, la mirada atenta al atril, hacia el papel pautado que descansaba sobre éste y la grafía en sus pentagramas, donde el desafío de las notas musicales para estos valientes, resulta todo un reto que sus energías vencen.

Un variado programa con obras de compositores cubanos y extranjeros, conformó la agenda de la agrupación, entre ellos, Contigo en la distancia, de César Portillo de la Luz; A mi manera, todo un clásico de la cancionística internacional, autoría de Paul Anka y el danzón Almendra, de Adelardito Váldez.