Develan tarja en la UNEAC a José Rodríguez Feo

Momentos significativos de la UNEAC en el 2015

Develan tarja en la UNEAC a José Rodríguez Feo

Etiquetas: 
Escritores, José Rodríguez Feo, Orígenes, UNEAC, Homenaje
  • Antón Arrufat y Abel Prieto fueron los encargados de develar la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo. Foto: Roberto Bello.
    Antón Arrufat y Abel Prieto fueron los encargados de develar la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo. Foto: Roberto Bello.
  • Antón Arrufat y Abel Prieto fueron los encargados de develar la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo. Foto: Roberto Bello.
    Antón Arrufat y Abel Prieto fueron los encargados de develar la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo. Foto: Roberto Bello.
  • Antón Arrufat y Abel Prieto fueron los encargados de develar la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo. Foto: Roberto Bello.
    Antón Arrufat y Abel Prieto fueron los encargados de develar la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo. Foto: Roberto Bello.
  • Miguel Barnet, presidente de la UNEAC. Foto: Roberto Bello.
    Miguel Barnet, presidente de la UNEAC. Foto: Roberto Bello.
  • Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Foto: Roberto Bello.
    Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Foto: Roberto Bello.

Como parte de las actividades del evento Orígenes de un Ciclón, en homenaje a la figura de José Rodríguez Feo se muestra a partir del 11 de noviembre una tarja a su nombre en la entrada de la biblioteca de la UNEAC, en honor a toda su labor realizada como editor, traductor, crítico y antologador de dos de las más importantes revistas de la lengua cubana: Orígenes y Ciclón.

Las palabras de presentación estuvieron a cargo del escritor y guionista Senel Paz. El homenaje estuvo precedido por figuras como Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, el escritor Antón Arrufat, Premio Nacional de Literatura en el 2000, Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estados y de Ministros, Julian González Toledo, Ministro de Cultura, Eduardo Heras León, Premio Nacional de Literatura 2015, Pedro de la Hoz, vicepresidente de la UNEAC, Luis Morlote, vicepresidente primero de la UNEAC, Roberto Fernández Retamar, entre otras personalidades. Antón Arrufat y Abel Prieto develaron la placa que marca ahora la entrada a la Biblioteca José Rodríguez Feo.

Para los que los conocieron fue un hombre inmenso, de gran cultura y con el deber afanoso de mostrar lo mejor de la literatura universal en Cuba. Los que no tuvieron el placer, cuentan con toda su obra, sus valiosas investigaciones y su gran erudición plasmada en prestigios textos. La cultura de nuestro de país se enrique con su nombre y la UNEAC rinde tributo, pues los hombres de bien merecen honores.

“Develar esta tarja no lleva palabras. Lleva que estemos aquí, los amigos de Pepe que lo conocimos y los que no; los admiradores de su obra y de su quehacer, dispuestos a recordarlo. Para él, esta tarja posiblemente sea un divertimento, una oportunidad de reunirse con nosotros a través de nuestra evocación, y ahora mismo debe estar en este grupo , invisible, y mirará la placa con ironía y dirá algo sarcástico o irreverente a la vez que agradecido. Luego se irá al comedor, de brazo con Norge Espinosa,  a ver cómo prepararon hoy el huevo, andando ligero en sus popis medio sucios a los que tenía como la más maravillosa posesión que hubiera tenido nunca.

Creo que ya se han citado y abundado en las razones que justifican y hacían necesario este homenaje. Se habrán exaltado tanto su obra como sus cualidades humanas, su personalidad de diablillo bondadoso, de ángel travieso. Es fácil resumirlo todo en una frase: Pepe era Pepe. La tarja nos lo recordará a diario y lo dará a conocer a quienes visiten este sitio, pero sobre todo, y esto me parece lo más importante, nos salva a todos de la desmemoria, de la ingratitud. En este sentido es más importante para nosotros que para él y también es una nueva prueba  de amistad que nos dedica.

Yo conocí a Pepe en Madrid en 1985, en mi primer viaje al extranjero. Tomábamos cervezas en un café que daba a la Plaza del Sol, invitado por él, picábamos de algunos platos e iniciamos una conversación sobre cine, literatura y los que no estaban presentes que no terminó nunca y que sirvió para que nos incluyera a Rebeca y a mí en el selecto y secreto listado de los préstamos especiales. Videoteca en casa y biblioteca en la UNEAC, Pepe se dio así mismo el gusto de promover, dirigir y controlar las mejores lecturas que se hicieron en La Habana durante muchos años. Fue su lucha particular contra el bloqueo y eso que ahora llaman consumo audiovisual. Lo podemos considerar como el antecedente histórico del paquete, del buen paquete cultural pero también de lo último que sonaba. A veces aplicaba métodos de torturas, como dejarte un libro solo por una noche, para al otro día cuando llegabas ojeroso a entregárselo sin haberlo terminado dejártelo por una semana.

Esta biblioteca la dejó como símbolo de sus empeños como promotor de la lectura, y como prueba de su admiración y culto por el talento y el esfuerzo de los escritores cubanos y los amantes de la literatura en general. No fue una pose del mecenas que también era para permanecer en nuestro recuerdo, fue un regalo de despedida y una invitación permanente hacia los libros. Al develar esta tarja celebramos su gesto y le decimos y nos decimos que sigues con nosotros, en la lucha, y también le pedimos que nos permita dedicarle una de las cuatro esquinitas a Norge Espinosa, a quien debemos todo esto, que haya alertado del olvido y hubiera destapado la olla de nuestro cariño por ti, Pepe, y en recompensa te lo entregamos como amigo para siempre. Muchas gracias. Gracias a Pepe, gracias a Norge, gracias a ustedes, y a la pared que aguanta la tarja.”

Senel Paz