Dirección de arte: un debate urgente y necesario

Dirección de arte: un debate urgente y necesario

Etiquetas: 
Concurso Caracol 2017
  • Moderada por Nieves Laferté, el director de arte y escenógrafo Lic. Luis Lacosta,y otro diseñador integral: Carlos Repilado. Foto del autor
    Moderada por Nieves Laferté, el director de arte y escenógrafo Lic. Luis Lacosta,y otro diseñador integral: Carlos Repilado. Foto del autor

“Misión imposible”, debiera titularse este intento de resumir en un artículo relatoría ya no todo el evento teórico del Concurso Caracol 2017, ni siquiera solo su sesión al mediodía del viernes 3 de noviembre, con la que dicho evento cerró con broche de oro. Al ir avanzando del miércoles 1 al viernes 3, por el trabajo personalizado con cada panel y por la calidad de los expertos invitados e intervenciones en general, se logró trascender el programa inicialmente aprobado y que, lo dije entonces, distaba aún del espíritu con que hacía casi un año propuse “Arte de los medios” como tema a debatir ahora, de forma tal que los resultados ya trascendían con creces al programa; sin desdoro de los anteriores, esta última sesión quedó, en sí misma, toda una obra de arte y propició la sólida polémica genuinamente intelectual a la que aspirábamos.

Moderada (más bien yo diría coordinada, dirigida, y muy inteligente y hábilmente) por la Lic. Nieves Laferté, graduada de diseño integral (como se conoce al trabajar escenografía, vestuario e iluminación, para teatro, cine y televisión)y con vasta experiencia sobre todo en el teatro y cine cubanos, demostró lo que logra un buen trabajo en selecto equipo, tanto conmigo en la concepción del evento como con sus compañeros de panel, que no quedaron a la zaga: el director de arte y escenógrafo Lic. Luis Lacosta, y otro diseñador integral: Carlos Repilado, tan reconocido en el diseño de luces, pero con experiencia también en escenografía y vestuario; la magistral intervención del arquitecto Juan García Prieto mostrando y demostrando paso a paso y desde su conceptuación cómo lograr una buena dirección de arte, y las siempre tan provechosasreflexiones de una diseñadora de vestuario de tanta experiencia en televisión, aunque también en cine, como es Piedad Subirats… todos y cada uno de ellos, cada cual desde su propio instrumental, personalidad y vivencias teóricas y prácticas, con lo que llamo la grandeza de la sencillez y excelencia al comunicarse, y más aún al incluir en el proceso el maquillaje, peinado y peluquería y otros pormenores afines (que en verdad son por-mayores) cumplieron ampliamente el objetivo de debatir a profundidad, por primera vez, todas estas artes que en los medios apenas se valoran pero sin las cuales, con todo el rigor que exigen, se frustra la mejor obra en los medios.

Quedó claro que hablábamos de lo que muchos llaman la realización de arte, y otros reconocen como dirección de arte que se especializa en toda la visualidad de la puesta, y a la cual el productor de arte incluye la sonoridad e interviene a seleccionar el reparto para su visualidad. La dirección general atiende además los actores, la edición y el guión; este último fue reconocido como el punto de partida y base cardinal para toda obra, artes todas que merecen (y les dedicaremos) análisis monográficos como este del viernes 3 enfocado en la visualidad de los montajes, lo que ya garantiza zonas esenciales de la calidad final: cualquiera de ellos (un juego de luces, un colorete, un chal, una alcoba en escena, un libro, un sombrero, una sombrilla, un abanico, un tocadiscos, un refrigerador, una corbata…) puede ser personaje y protagonizar determinados montajes, e invariablemente, complemento a considerar en su funcionalidad para los fines y ambientación de cada pieza.

Aún hubiera quedado trunca la concepción integral necesaria si no se hubieran puntualizado los efectos sonoros en la radio, sin la menor duda, otro arte que nos hace visualizar (y así crear) a cada radioyente; la magia con que los comentaristas deportivos en la radio nos hacen ver, sentir, vibrar con cualquier evento del ramo; la visualidad con que crea cada escritor (no solo los dramaturgos y guionistas), la que nos genera la música… de estas y otras muchas maneras, todos comunicamos, que hasta las restantes especies animales sobreviven por sus formas de comunicación, que los humanos podemos perfeccionar en talleres y estudios técnicos de habilitación, mientras su facultad universitariapropicie comunicólogos que piensen la comunicación, su mayor efectividad, en este caso mediante las múltiples artes de los medios y sus tantas otras técnicas, dejando atrás cuestionamientos peyorativos contra el arte (por ejemplo) de la locución por pretender reducirlo a técnica, cuando todo arte tiene sus propias técnicas que le identifican; prejuicios contra los doblajes, las traducciones, que también son artes y bien complejas, el arte que deben tener los animadores… que no todo actor es locutor ni animador, ni viceversa, pero sí hay ejemplos cimeros. Se propuso admitir en los cursos de locución a personal como los chefs de cocina de los medios, y se celebró la presencia y participación de Rolando Núñez, presidente de la Asociación de Artistas Escénicos, como antes hemos conseguido con Música, y aspiramos que todas las asociaciones de nuestra Uneac hagan igualmente suyo el evento Caracol, aun liderado por Cine, Radio y Televisión, enfatizando en el arte de los medios más que en el arte en los medios, porque no se limita a los programas sobre artes visuales o sobre escritores, sino que todas las artes sin excepción, protagonizan ese sistema artístico que identifica a los medios, para orgullo, promoción y cultura integral con que entre todos, podemos crecernos como pueblo al mover en íntima complicidad, el corazón y el pensamiento de cada persona.