Documental sobre el crítico Roger Ebert en la Televisión Cubana

Documental sobre el crítico Roger Ebert en la Televisión Cubana

  • El documental La vida misma, segunda parte (Life Itself, 2014) de Steve James rememorará imágenes icónicas del crítico Roger Ebert este miércoles en el Canal Educativo.
    El documental La vida misma, segunda parte (Life Itself, 2014) de Steve James rememorará imágenes icónicas del crítico Roger Ebert este miércoles en el Canal Educativo.

Cuando se intenta un recuento de la crítica cinematográfica, debe reservarse un lugar especial para Roger Ebert, recordado siempre por su aspecto obeso y su hablar incisivo. Su trabajo comienza en la ya lejana década del sesenta y en 1967, ya asentado, mantuvo una columna semanal en Chicago Sun-Times. Es conocido como uno de las exégetas de El ciudadano Kane, el clásico de Orson Welles, de la cual escribió un libro impecable. Se alzó, en 1975, con el codiciado Premio Pulitzer. Su fallecimiento, ocurrido en 2013 producto del agravamiento de un cáncer tiroideo, fue un duro golpe para la comunidad crítica y cinéfila. El documental La vida misma, segunda parte (Life Itself, 2014) de Steve James, se adentra en la terrible y dolorosa etapa de enfermedad de Ebert, cuando su imagen se volvió un tanto grotesca, luego de la supresión de la mandíbula inferior tras diversas operaciones. En el filme, que se proyectará en el atractivo espacio de Pantalla documental este miércoles en la noche, por el Canal Educativo, que además cuenta con la producción de Martin Scorsese, se rememoran imágenes icónicas del crítico, con su sistema de pulgar hacia arriba o pulgar hacia abajo, para dar a conocer a los espectadores su veredicto de tal o más cual película.

Aunque sigue las dos subtramas: la vida en retrospectiva de Ebert y su triste enfermedad, el filme logra equilibrarse con los testimonios, tanto de realizadores como Werner Herzog o el propio Scorsese y familiares del crítico. No todos los momentos están logrados, si bien se pasa del rigor de su trabajo a su estado de salud, giro que introduce más de un momento de fácil sensiblería, pero es válido el trabajo, sobre todo en el sentido de homenajear, cosa poco frecuente, la labor de un crítico, sea cual sea su connotación y trascendencia.

El furor, fanatismo excesivo y desmesura que ha causado el director norteamericano Quentin Tarantino, es poco frecuente en un marco donde los actores por lo general ganan todos los favores del público fanático. En ese sentido, cabe esperar que cada película suya tenga tanta expectativa, y sus productores habituales, los magnates hermanos Weinstein, complazcan todos sus caprichos. Para su último trabajo, que tendrá su estreno en televisión en el espacio de La séptima puerta, este viernes a las 10:00 p.m., por Cubavisión, y que lleva por título Los ocho furiosos (The hateful eight), el director extendió el formato a 70 mm, una expansión poco usada, por su elevada cuantía. Se trata de un western nevado, con un elenco de lujo donde se repiten varios actores del catálogo Tarantino, como Samuel L. Jackson, Tim Roth, Kurt Russell o Michael Madsen, con un desenvolvimiento muy al estilo de los trabajos anteriores de este director, estereotipados en el buen sentido de la palabra.

Con un guion genial, no se trata, para nada, de la mejor película de Tarantino, quien debió haberse sentido muy mal al ser excluido de las nominaciones a mejor director en los premios Oscar este año, además de no aparecer con su filme entre las diez seleccionadas para mejor película del año en ese mismo certamen. El largometraje ha tenido que conformarse con la nominación a Mejor banda sonora, elaborada por el destacado compositor Ennio Morricone, y Mejor actuación de reparto para Jennifer Jason Leight, que sin dudas realizó un trabajo desbordado e impecable. Tarantino, que ha repetido a la prensa que su retiro del cine se efectuará luego de su décima película (esta es la octava) ha gozado de éxito en taquilla, con este título que llega, esta semana, a la pantalla chica en nuestro país.

En el espacio que todos los jueves (Canal Educativo, 9:30 p.m.) privilegia al cine cubano de todos los tiempos, escrito y dirigido por Luciano Castillo, se repondrá el largometraje Hasta cierto punto (1983), de Tomás Gutiérrez Alea. El filme cuenta la historia de amor entre una obrera del puerto de La Habana y un guionista de cine, que trabaja en un proyecto sobre la supervivencia del machismo en la sociedad cubana. Con ciertos excesos típicos de la época, el filme termina siendo un trabajo de consulta obligado, para atender la producción cubana de la década de esa década y los debates que los intelectuales llevaban en sus agendas. Inspirado posiblemente en los trabajos de Sara Gómez, la película implicó un largo trabajo de investigación, sobre un tema bastante lejano del marco de acción de los realizadores (Titón y Juan Carlos Tabío), con un resultado desigual que le hacía repetir a su director que era una cinta lograda “hasta ciento punto”.

Con la invitación a ver estas películas, que constituyen algunas de las más interesantes de esta semana cinematográfica en la Televisión Cubana, cerramos este comentario, hasta la semana próxima.