Dos compañías de Cienfuegos actuarán en evento continental del monólogo

Dos compañías de Cienfuegos actuarán en evento continental del monólogo

Etiquetas: 
Escénicos, Teatro Guiñol, Cienfuegos
  • Montaje del Guiñol Cienfuegos. Foto del autor
    Montaje del Guiñol Cienfuegos. Foto del autor

Las compañías escénicas Velas Teatro y Guiñol Cienfuegos, ambas de la Perla del Sur, son los dos colectivos locales que subirán a escena durante el próximo IV Festival del Monólogo Latinoamericano y Premio Terry, evento que tendrá por sede a esta ciudad entre el 12 y el 16 de febrero.

Velas Teatro presentará en dicho foro continental su más reciente creación: el unipersonal La voz humana, primera vez que la compañía teatral adapta al célebre creador francés Jean Cocteau (1899-1963).

Esta versión al mando de la directora artística Daysi Martínez es defendida por la actriz Adnaloy Pérez Aramillo, al frente de la estructura escénica de la provincia.

El poeta, novelista, dramaturgo, dibujante, pintor, diseñador, crítico literario, ensayista y cineasta galo Jean Cocteau escribió este monodrama hace 89 años, pensado para su interpretación por parte de su muy querida cantante Edith Piaf quien, a la larga, nunca quiso estrenarlo, pues no aceptó el reto de subirse al escenario sin músicos y con tanta demanda dramática de una pieza con la particularidad de anclar el desarrollo de la trama a una conversación telefónica, lo cual dificulta su transposición escénica.

No obstante el rechazo de la Piaf, La voz humana adquirió notable éxito internacional, de manera progresiva. Fue adaptada a la ópera y al cine, al tiempo que continúa representándose en los escenarios de todo el planeta.

Juanín y Tun Tún, el montaje que propondrá Guiñol Cienfuegos, “es una obra pensada para ese niño receptor, necesitado de la fantasía del teatro y de la preparación para el futuro que le puede deparar este arte, pues habla de los oficios y de cómo nosotros tenemos la responsabilidad en la forja de una opinión pública que los defienda y valore. Ser panadero, como limpiar la ciudad u otros muchos, es un oficio muy bueno. Y todo aquel que desarrolle una labor de utilidad social resulta de suma importancia para el desarrollo colectivo”, sostuvo Daimanis Blanco Serra, director general de la compañía infantil.

Él añadió que resulta una obra “muy cubana, divertida, de notable atractivo visual, que confiere un carácter más contemporáneo a El panadero y el diablo, texto de Javier Villafañe devenido en clásico imprescindible del teatro de títeres, en el cual se basa el trabajo”.

Javier Villafañe (1909-1996) fue un poeta, narrador, ensayista, pensador y titiritero argentino, quien alcanzó notable fama. Llegó con sus muñecos a los más apartados sitios del mundo y muchos decidieron convertirse en titiriteros al quedar rendidos ante el encanto de su actuación.