Ébanos, lirismo y narrativa en triada perfecta

Ébanos, lirismo y narrativa en triada perfecta

Etiquetas: 
Escritores, jueves literario, poesía, UNEAC, sala Caracol
  • Los invitados destacan con su prosa en la literatura cubana contemporánea. Fotos del autor
    Los invitados destacan con su prosa en la literatura cubana contemporánea. Fotos del autor
  • Los invitados destacan con su prosa en la literatura cubana contemporánea. Fotos del autor
    Los invitados destacan con su prosa en la literatura cubana contemporánea. Fotos del autor
  • Los invitados destacan con su prosa en la literatura cubana contemporánea. Fotos del autor
    Los invitados destacan con su prosa en la literatura cubana contemporánea. Fotos del autor

Poesía y narrativa desde el color negro, entiéndase que los cultores de estas –tres importantes escritores– son de pigmentación oscura en su piel, deleitaron a los asistentes al espacio Jueves Literario, este 14 de julio en la sala Caracol de la Uneac.

Pero la cita no los convocó por el arropar natural de sus pieles, sino, por el significativo papel en la literatura cubana contemporánea de los creadores Rito Ramón Aroche, Leonardo Guevara y Alberto Guerra, quienes desde el verso y la prosa realizan una loable labor en las letras cubanas del momento.

Abrió la velada el poeta Leonardo Guevara, cubano residente en los Estados Unidos pero que su corazón y verso es raigalmente criollo como las palmas. Por supuesto, recoge en sus poemas el decir de la experiencia de un emigrado en un país que, según expresó ¨tienes que cambiarlo todo y perder tu patria, porque no eres de allí ni de aquí¨.

Textos del cuaderno La maquinaria – raro volumen que mezcla la poesía y la prosa– fueron leídos por  Guevara, entre ellos, El civilista, poema dedicado a un mendigo; otro poema que recoge la cara oscura de la emigración en un país que desplaza al hombre por el capital; Todavía pegado al ego, poema donde dialoga el poeta consigo mismo; El parque bote, versos dedicado a las personas que emigran dado el desespero y luego no les resulta como a su hermano Ariel, desparecido hace diez años en las aguas del Estrecho de la Florida; País, deuda de gratitud con la patria que lo vio nacer y a la cual no renuncia aunque esté lejano y, La palabra, poema en que discursa sobre la experiencia de la palabra en su acontecer poético.  

Rito Ramón Aroche, es un poeta más que conocido en el panorama literario de Cuba. Gusta de la experimentación y su verso es sintético, con economía de palabras y recursos pero cargado de mensajes. Uno de los temas de sus libros es la marginalidad. Leyó poemas de varios volúmenes escritor por él, entre ellos Puerta siguiente, El libro de los colegios reales, Historias que confunden y Límites de Alcanía. De los poemas escuchados figuró La ventana, dedicado a ese grande de la poesía cubana que fue Ángel Escobar; otro está contenido en el libro Historias que confunden, textos dedicado a su abuela que reúne frases y dichos de esta, sobre el cual el poeta discursa.

Finalizó el espacio la lectura de un cuento del narrador Alberto Guerra, conocido por su libro Blasfemias del escriba de cuento y la novela La soledad del tiempo. Guerra se dio a conocer entre la oleada de la generación literaria Los Novísimos e hizo época junto a los también narradores Alberto Garrandés y Alberto Garrido. Ha sido multipremiado con importantes premios de narrativa en el país. Leyó un cuento inspirado en Marianao, lugar donde reside y donde inició su vida literaria. El texto narra la llegada de una anciana emigrada en los Estados Unidos y su reencuentro con un viejo amor.

Los escritores fueron presentados por el poeta y narrador Alberto Marrero, presidente de la Sección de Narrativa de la Asociación de Escritores de la Uneac.