Efectuado en la UNEAC III Encuentro Villanueva

Efectuado en la UNEAC III Encuentro Villanueva

Etiquetas: 
Escénicos, Jornadas Villanueva, sala Villena, teatro cubano
  • Al centro Carlos Díaz, director de Teatro El Público junto a Marilyn Garbey, teatróloga y el crítico, Norge Espinosa. Fotos de la autora
    Al centro Carlos Díaz, director de Teatro El Público junto a Marilyn Garbey, teatróloga y el crítico, Norge Espinosa. Fotos de la autora
  • La teatróloga Vivian Martínez Tabares, Oriol González, director de Teatro de los Elementos y el crítico, Norge Espinosa. Fotos de la autora
    La teatróloga Vivian Martínez Tabares, Oriol González, director de Teatro de los Elementos y el crítico, Norge Espinosa. Fotos de la autora

Nuevamente los Encuentros Villanueva en la UNEAC

Los dramaturgos Carlos Díaz, director de Teatro El Público y Oriol González, director de Teatro de los Elementos, fueron los invitados el pasado viernes a la tercera edición del Encuentro Villanueva que organiza periódicamente en la sala Martínez Villena la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC.

Merecedores este año del Premio Villanueva de la Crítica con las obras Harry Potter: se acabó la magia y Montañeses, respectivamente; correspondía a ellos participar en dicho espacio, encaminado a propiciar un diálogo con los ganadores del mencionado certamen, auspiciado anualmente por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

La teatróloga Vivian Martínez Tabares, encargada de presentar a Oriol González, trasladó a los asistentes la inolvidable experiencia vivida por ella en marzo de 2016, cuando pudo disfrutar del estreno de Montañeses en el escenario natural de la comunidad de Jovero, en el Escambray cienfueguero, donde radica el colectivo artístico desde hace más de dos décadas.

De “sui géneris, incisivo, sobrecogedor, trágico y mágico, a la vez”, calificó el espectáculo en el que dijo reaparecen características del teatro desarrollado años atrás por el Grupo Escambray, e insiste en la necesidad de preservar la memoria histórica y el debate sobre la identidad.

Al intervenir en el Encuentro, Oriol González se remitió al origen itinerante de Teatro de los Elementos en 1991, con asentamientos por períodos más o menos extensos en comunidades con una cultura peculiar, como el capitalino barrio de Romerillo; el poblado de Jacksonville, en la Isla de la Juventud y el de Barranca, en el oriente cubano.

En el territorio del Escambray y en la labor del colectivo que dirigiera inicialmente Sergio Corrieri, situó el dramaturgo el marco antropológico de Montañeses; obra que también se nutrió de sus vivencias personales durante la Lucha Contra Bandidos (LCB), en esa zona del país.

Como un conflicto civil que no se ha representado en toda su magnitud en el cine y la televisión, calificó González aquellos acontecimientos que dejaron allí huellas culturales y económicas indelebles hasta nuestros días, como lo es el desarraigo apreciable entre los más jóvenes habitantes de la región, fundamentalmente.

Por ese cauce fluye la trama de la obra, proyecto aún abierto que va enriqueciéndose en cada puesta en escena con las sugerencias del público, en su mayoría vecinos de esa zona montañosa que guardan numerosos recuerdos de la LCB y de los tiempos en que la guerra no había trastocado la existencia de quienes allí vivían.

El dramaturgo adelantó que la próxima propuesta de Teatro de los Elementos será un mega espectáculo que se desarrollará en un espacio abierto y estará dirigido al público joven.

La también teatróloga Marilyn Garbey fue la encargada de presentar a Carlos Díaz e introducir el debate sobre Harry Potter: se acabó la magia, pieza cuya escritura basada en cuestionarios aplicados a jóvenes actores le fue sugerida por el propio director de Teatro El Público a Agnieska Hernández.

El Premio Nacional de Teatro 2015 confesó su predilección por las nuevas generaciones de artistas debido a su entrega absoluta al trabajo, el modo en que lo disfrutan y la posibilidad de trasladarle olvidadas tradiciones que dieron lustre a la escena nacional.

Sobre los sueños de los actores noveles y las dificultades que encuentran actualmente para hacerlos realidad, versa la obra ganadora del Premio Villanueva de la Crítica 2017, en la cual se puso nuevamente de manifiesto la capacidad de Carlos Díaz para seducir al espectador por descarnada que sea la trama.

Presentes en el Encuentro, los críticos Norge Espinosa y Yuris Nórido subrayaron el talento de este dramaturgo para trabajar al unísono con la dureza de una verdad y las texturas artísticas que la hacen ganar otro vuelo sobre el escenario.

Como proyectos de Teatro El Público, su director dijo encontrarse ocupado en la reescritura de Orlando de Virginia Woolf.