“El Che dejó una huella imperecedera en las relaciones cubano-africanas”.

“El Che dejó una huella imperecedera en las relaciones cubano-africanas”.

Etiquetas: 
Asociación de Escritores, sala Villena, Comandante Ernesto Che Guevara
  • Darío Urra Torriente y Oscar Oramas, junto a invitados al espacio. Fotos: Luis Bruzón
    Darío Urra Torriente y Oscar Oramas, junto a invitados al espacio. Fotos: Luis Bruzón
  • Darío Urra Torriente y Oscar Oramas, junto a invitados al espacio. Fotos: Luis Bruzón
    Darío Urra Torriente y Oscar Oramas, junto a invitados al espacio. Fotos: Luis Bruzón

“Al igual que mi colega y amigo diplomático Oscar Oramas, tuve la oportunidad de compartir con el Che durante su visita a Argelia, a principios de los años sesenta del pasado siglo. Cuando en esta conferencia uno de los puntos tratados fue el relacionado con su visita a Zaire –y si aprecias en un mapa la posición de Zaire es casi la misma a la de Bolivia, rodeada por nueve países--, y al continente africano en general, su pensamiento de liberación nacional era el mismo: liberada África, pasar a América Latina. Aspiraba a la formación de un hombre nuevo, digno, justo y solidario. Incluso, cuando escucho los discursos e intervenciones del presidente boliviano Evo Morales, siempre, siempre quien me viene a la mente es el Che. Es que me digo: ¡Si el Che estuviese vivo! ¿Cómo actuaría en estos momentos? El Che es y siempre será un hombre a admirar en todo sentido y en todo momento de nuestras vidas: en la acción, en la palabra…Lo único que siento es el no haber podido profundizar más en mis relaciones con ese gran revolucionario”.

Así expresó en contacto especial concedido a este Sitio Web el ex representante diplomático en África, Darío Urra Torriente, Vicepresidente de la Sociedad de Amistad Cuba-África, durante el homenaje que se le tributase al inolvidable Guerrillero Heroico con motivo del Día de África, efectuado en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Junto al también ex diplomático Oscar Oramas, Urra Torriente compartió sus recuerdos, anécdotas y experiencias durante un conversatorio que reunió a un auditorio numeroso de escritores, artistas, ex funcionarios y representantes diplomáticos cubanos, al igual que de embajadas acreditadas en nuestro país, y cuyo tema principal versó sobre la intensísima actividad del Che en sus funciones como Ministro de Industrias y como representante de la joven Revolución caribeña, al igual que las incidencias que para él tuvieron sus reuniones con líderes gubernamentales y representantes populares de ese continente.

“Aquel periplo del Che por varios países de África, contribuyó a que Cuba y su proceso revolucionario desarrollara y fortaleciera las relaciones cubano-africanas en todos los planos, y conociera a sus jefes de estado y de gobierno. Durante ese periplo se suscribieron importantes acuerdos comerciales y de programación científico-técnico, entre ellos, con la República Árabe Unida, Sudán, Argelia, Mali, Congo y Tanzania. Producto de esa visita viajaron al África los primeros técnicos civiles y militares cubanos a solicitud de sus respectivos gobiernos (…) En su batalla mediática para dar a conocer la imagen de la Revolución cubana, el Che ofreció charlas, entrevistas en cada uno de los países que visitó (…) Al igual que anunció la creación de la agencia Prensa Latina (PL). Partió de El Cairo el 12 de marzo de 1965, con destino a Cuba vía Praga, para permanecer quince días (dentro de una agenda apretadísima) para ver a su esposa e hijos. El primero de abril retornaría a Dar-es-Salam para, desde la frontera con Tangañica, penetrar en las inmensas selvas de El Congo y unirse a su Ejército de Liberación, en ensayo previo a lo que sería más tarde Bolivia.

“A nuestro juicio, el Che fue un precursor de las relaciones con África, contribuyó a lograr un mayor y mejor conocimiento de sus realidades, y se establecieron las bases futuras en aquella época para el desarrollo y fortalecimiento de las relaciones con los países africanos desde el punto de vista político, económico y comercial, al igual que militar después. El Che fue el portador del mensaje de la Revolución cubana en ese continente para dar cumplimiento a la deuda que Cuba tiene con África por su participación en nuestras guerras de liberación nacional contra el régimen colonial español y en la conformación de nuestra identidad (…) A 53 años del último periplo del Che por los países africanos hay que reafirmar que dejó una huella imperecedera en las relaciones cubano-africanas.

Seguidamente hizo mención al fragmento de un discurso del Líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz, sobre el Che:

“Su inteligencia multifacético era capaz de emprender con el máximo de seguridad cualquier tarea en cualquier orden; en cualquier sentido (…) De la misma manera que dirigió brillantemente a los soldados en el combate; de la misma manera que fue un modelo de trabajador al frente de las funciones que se le asignaran (…) Para él no hubo un día de descanso”.

Finalmente, el ex diplomático Oscar Oramas manifestó que:

“Hoy, el Che está más vigente que nunca. El colofón de su pensamiento a la vez de brindarnos métodos e infinidad de experiencias, en la actualidad perdura para continuar siendo un instrumento de lucha para todos los pueblos del mundo y, en especial, de América Latina. Asimismo considero que nuestros medios de comunicación debieran reforzar las informaciones, los análisis, los estudios relacionados con el pensamiento del Che. Hacerlos más sistemáticos”.

A África han marchado también nuestros médicos, nuestro digno Ejército de Batas Blancas, a brindar su ayuda humanitaria en el campo de la salud solidaria y desinteresada en varios países. Ante la presencia de la enfermedad del Ébola, en fecha reciente [1], hacia ese continente marcharon nuestros representantes del sector de la salud pero, en esta oportunidad, llevando con ellos dos improntas: la del Guerrillero cubano-latinoamericano-africano, y la del Líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz. Dos razones para hacer valedera aquella frase martiana de que Patria es Humanidad, y de que Cuba y su pueblo continuarán siendo un digno legado para todos los pueblos en cualquier momento y en cualquier época.

Notas:

[1] Esta idea visionaria del Che, expresada en 1960 y coincidente con la de Fidel, se hizo realidad años después con el Contingente Henry Reeve, que recibió este 26 de mayo el premio que la Organización Mundial de la Salud (OMS) entrega a Cuba, en reconocimiento a su labor solidaria en casos de desastres.