El cine de la Historia del cine en la Televisión cubana

El cine de la Historia del cine en la Televisión cubana

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, televisión cubana, historia
  • El Doble tiene como protagónicos a Jesse Eisenberg y Mia Wasikowska.
    El Doble tiene como protagónicos a Jesse Eisenberg y Mia Wasikowska.

Uno de los grandes logros del programa Historia del cine, con una larga existencia al aire, es hacer de la historia misma del cine un lugar lo suficientemente amplio, heterogéneo y diverso, que escape de las posiciones ortodoxas que lo han limitado a la gastada perspectiva de cine de autor. Gracias a esa perspectiva, es posible entender que este lunes se haya disfrutado de un filme como El tercer sexo (Anders als du und ich, 1957), del director alemán pro-nazi Veit Harlan por Cubavisión. Dentro del amplio espectro del cine del Tercer Reich, hoy bastante olvidada, no debe dejar de mencionarse una pieza de culto como El judío Suss (Jud Suss, 1940), del propio Harlan, de marcado contenido antisemita, que sirvió de instrumento durante los años de guerra para alimentar el odio racista. Muy diferente es El tercer sexo, donde no existe mediación ni metáfora para plantearse el tema de la homosexualidad en una Alemania que si bien había superado la experiencia hitleriana una vez terminada la guerra, no había cerrado el debate con ciertos temas de carácter moral, como es el caso que ocupa la película. Enfocada en la homosexualidad masculina (el lesbianismo no acarreaba, en una sociedad tan marcadamente falocéntrica, ningún debate), el filme acude a orgías y otras escenas y diálogos bastante osados para la época.

Otra interesante película, poco conocida, viene a ser El doble (The Double, 2013) del inglés Richard Ayoade, que estrena Letra fílmica este martes en la noche por el Canal Educativo 2. Basada en una también olvidada novela homónima de Fiódor Dostoyevski, publicada en 1848 y juzgada como un plagio de El capote, la genial pieza de Gogol, se adelanta a la paranoia que tendría, años después, un emblema en Kafka. La adaptación contemporánea trata de atrapar el espíritu de la obra, en la cual un burócrata ve a aparecer a un doble suyo en su propia oficina y concluye que la finalidad es correrlo de su puesto de trabajo. Junto al protagónico, Jesse Eisenberg, bastante desenvuelto, vemos emerger a una siempre sólida Mia Wasikowska, en un filme que no hace tanto énfasis en lo escandaloso del conflicto como en los detalles escalofriantes, al punto de girar más hacia Poe (léase Willian Wilson) que hacia Kafka y sus castillos.

Otra joya de la Historia del cine podrá verse en Senderos del oeste, el miércoles en la tarde por Cubavisión. Se trata de La pradera sin ley (Man without a star, 1955), del siempre bien ponderado King Vidor. No faltarán los elementos típicos que han ensalzado al género y los han vuelto tan iconográfico. En este caso, un veterano vaquero interpretado por Kirk Douglas conoce a un joven inexperto (William Campbell) a bordo de un tren con destino a Wyoming. El conflicto surge, no podía ser de otra manera, cuando se instalan en un rancho de ganado liderado por una mujer interpretada por una bella y carismática Jeanne Crain. Un hombre marcado por su pasado viaja sin rumbo en busca de la estrella que ilumine su vida. Pero esa estrella se convertirá en un premio demasiado costoso para un hombre de vida sencilla. Excelente película, subvalorada por la crítica, que demuestra el pulso de un maestro como Vidor en el género de prueba del cine: el western.

La séptima puerta, que tiene su espacio cada viernes por Cubavisión, estrena la tercera película de Asia Argento, la hija del célebre director italiano Darío Argento. Incomprendida (Incompresa, 2014) narra la historia de una niña de tan solo nueve años de edad, víctima de la separación de sus padres (dos personajes famosos e iconoclastas) y que se ve precisada a deambular por calles italianas en plenos 80. Pareciera por momentos que la directora nos contara su propia infancia, pero deja espacio para que se rebele un personaje prototipo con el que puedan identificarse los niños en cualquier confín del planeta.

Cara contra cara (Face!/Off, 1997) fue una película muy vista en el mundo a finales de los noventa, con un éxito comercial estrepitoso. Con una trama policial de preceptos de la ciencia ficción (policía y criminal intercambian rostros, literalmente), su director, el hongkonés John Woo saltó a la fama internacional empujado por una fórmula que ha dejado un saldo positivo en la academia y un par de actores de privilegio: John Travolta y Nicolás Cage. El filme, que podrá verse en la madrugada del sábado por Multivisión, encarna la mítica confrontación entre el bien y el mal, pero en el terreno simbólico, muestra la posible permutabilidad de los opuestos, y la tensión entre verdad y simulacro. Thriller de lujo, de la mano de un maestro que ha sabido moverse por clave diferentes del llamado cine de acción, siendo, a la vez, un director muy personal.