El Formell de todos

El Formell de todos

Etiquetas: 
Músicos, Juan Formell, música popular cubana, Los Van Van
  • Se mantuvo siempre en el gusto popular y no existe fiesta en la Isla, sin que suene el tren Cuba.
    Se mantuvo siempre en el gusto popular y no existe fiesta en la Isla, sin que suene el tren Cuba.

Juan Formell creó el ritmo songo, potenció la timba brava, cantó a la trova, a la mujer, al amor, a su pueblo, a las costumbres de su tiempo. Una música que le dio un pasaporte para todo el mundo. Sus canciones atravesaron fronteras y geografías.

Hace dos años, el 1 de mayo del 2014, falleció. Una de sus últimas presentaciones en televisión fue en Tele Sur (Venezuela), en la entrevista del locutor cubano Rey Gómez, Formell comentó acerca del aporte, a partir de la década de 1990, recibido por el boom creado por NG la Banda, que en alguna medida influyó a Los Van Van.

Formell parecía recuperado de sus problemas de salud, pero lo perseguía una cirrosis hepática, enfermedad que también padeció el Benny Moré. En su última etapa, en uno de mis encuentros con el músico, me reveló su alegría por todos los éxitos alcanzados en los últimos tiempos. El otorgamiento del Doctorado Honoris Causa en Arte, galardón que recibió en el Teatro Auditórium Amadeo Roldán. Leo Brouwer expresó en la entrega del título: “sentía mucho orgullo en felicitar a un músico que ha dado tanta alegría al pueblo bailador, una referencia de la música popular cubana del siglo XX y del XXI”.

Los Van Van recibieron el Premio al Artista de la World Music en la exposición de WOMEX, que se celebró del 23 al 27 de octubre de 2013 en Cardiff, Gales, Reino Unido. Fue la primera vez que músicos cubanos reciben este premio. “Todos los premios –me dijo Formell– siempre son méritos a la música cubana, al trabajo sostenido de nuestros músicos con la rica música nacional que nos identifica”.

En una entrevista a la periodista Yelanys Hernández, Formell declaró: “hay otro mundo que me gustaría conquistar, el continente asiático: Japón, China y Vietnam, donde la gente ni siquiera habla nuestro idioma. Esas cosas me atraen más que fajarme con el público de Miami”.

De cualquier manera, le hice saber a Formell de los festivales de salsa y las escuelas de baile cubano que ya existían en China.

Los Van Van hicieron todo lo que se pudo hacer, fueron los máximos representantes de la música bailable y la sabrosura cubana. Se presentaron en grandes universidades y conservatorios, en Berkeley, en Chapelle de Lombard y Olympia de París, en el Festival de Hollywood Bowl, en  Martitime Hall, Lehman College, Gran Avenue de Los Ángeles, Muñus Marín de Puerto Rico, entre otros escenarios.

Aparecieron en periódicos y revistas como: The New York Times, The Japan Times, Nuevo Herald, The Times, Daily News, Granma, Salsa Cubana, Tropicana Internacional, Ritmo, Música Cubana, Musicalia, Revolución y Cultura, La Gaceta de Cuba, Cuba Internacional, Sol y Son, entre otros; y poseen cinco Girasoles Opina1 de la popularidad y Formell, dos como compositor. “Ese es el mejor premio, el del pueblo.”

En el momento de máxima crisis, supo echarse al hombro casi toda la música bailable. Se mantuvo siempre en el gusto popular y no existe fiesta en la Isla, sin que suene el tren Cuba. Tuvo fe en la música y en sus bailadores, pues sabía que la música es la columna vertebral de la cultura cubana a la hora de afirmar su identidad.

Juan Formell y Los Van Van están situados entre los clásicos populares como Arcaño, Richard Egües, Regino Frontela Fraga, Rolando Valdés, Jorrín y con otros grades como Matamoros, Ignacio Piñeiro, Arsenio Rodríguez, Pérez Prado, Ñico Saquito, entre otros.

1 Premio de la Revista Opina