El gallo en la vida de Zaida del Río

Entrevista

El gallo en la vida de Zaida del Río

Etiquetas: 
Plásticos, exposición, mujeres creadoras, pintura cubana, entrevista
  • Zaida del Río, artista inquieta y multifacética, expresa en su trabajo la belleza de sentir la vida. Foto: Roberto Bello
    Zaida del Río, artista inquieta y multifacética, expresa en su trabajo la belleza de sentir la vida. Foto: Roberto Bello
  • Zaida del Río, artista inquieta y multifacética, expresa en su trabajo la belleza de sentir la vida. Foto de la autora
    Zaida del Río, artista inquieta y multifacética, expresa en su trabajo la belleza de sentir la vida. Foto de la autora

La más reciente obra de la artista de la plástica Zaida del Río, está abierta a la apreciación del público durante el mes de mayo en el Lloydʼs Register, justo en calle B entre 13 y 15 del municipio capitalino de Plaza de la Revolución. Nuestra web conversó con la prolífica pintora, miembro de la UNEAC, sobre este nuevo proyecto, que nace en su vida profesional de más de seis décadas, como punto de continua de creación.

¿Por qué la exposición Pica mi gallo?

Mientras más tiempo pasa, de trabajo como artista, de estudiar distintas culturas, en mi profesión y en mi propia vida —porque hay un trabajo profundo con uno mismo, soy budista—; aprendo que los grandes triunfos son con uno mismo, con el espíritu.

Nunca imaginé tocar la cultura china, aunque hace algún tiempo practico Tai Chi, Chi Kung, Yoga y otros tipos de ejercicios que he tocado en mi obra… Llegó el año del gallo en el 2017 y quise homenajear al Gallo de fuego, porque el gallo ha aparecido siempre en la historia de la pintura universal y cubana con Mariano y Abela, siempre ha sido representado porque es un animal muy bello en su plumaje, es quien anuncia el sol, la llegada de la luz a la tierra con toda su belleza y el sol es la energía Yan, la energía vital.

¿Porqué titular la expo Pica mi gallo?

Pica sale de mis clases de danza, porque hace mucho tiempo yo también recibo clases de danza contemporánea, y cuando uno basa hacer el piqué, te dicen… ¡pica!, aunque también es una frase cubana en las guarachas y en las peleas de gallo que han sido tradicionales en América y en el mundo, además utilizada para alentar a una persona al hacer un examen. Analogía de qué te salga bien, imperando, echa palante, ¡vamos, palante!”.

¿Por qué 21 obras como la exposición de La Danza Cósmica de Shiva, la diosa hindú… pasa algo con este número?

Me gusta el número 21, es interesante que lo preguntes, porque también he estudiado la numerología, y hay números que me gustan mucho como el 21 que representa el mundo en el Tarot de Marsella, la realización, la comunión de todos los seres como si fueran uno. Me gusta también el 17 que es la estrella y el 19 que es el sol, son mis números preferidos en cuanto a exposiciones si se trata de una serie”.

¿Qué propone la serie Pica mi Gallo?

Son obras en distintos soportes, collage con papeles chinos funerarios que he traído del Barrio Chino de New York, me gusta visitar los Barrios Chinos que existen en el mundo como el de Cuba; también hay dibujos, acrílicos sobre tela y óleo sobre tela… soportes bidimensionales en distintos formatos y distintas técnicas. A mis obras se suma un gallo del artista Fuste muy lindo, a su estilo, que me lo dedicó”.

¿Quiere que el público conozca más de la cultura china?

Digamos que es un granito de arena, porque estoy dedicando la exposición a Kwan Yin, que es una de las diosas importantes, de la gran compasión, de la fertilidad y de la cosecha, ella tiene series de Tai Chi, artes marciales; ella es muy importante en la cultura china y aquí se conoce poco. El Barrio Chino ha sido un rescate muy lindo, hacer Tai Chi es un buen ejercicio para todas las edades, porque trabaja los cinco elementos, los órganos internos, es toda una filosofía y una manera de trabajar sobre la salud, quisiera que pudieran practicarlo todos.

En una entrevista a Amaury Pérez expresaste: “(…) yo creo que no hay edad para la creación”. ¿Qué otros proyectos agolpan el 2017 de Zaida del Río?

En la Galería de la UNEAC, Villa Manuela, sita en la sede nacional, en 17 y H, para el mes de octubre tendremos la expo de retratos sobre Antonio Maceo y Ernesto Ché Guevara de la Serna con mis mujeres pájaros que es mi mundo, titulada Estrellas de junio, debido a los nacimientos de ambos, dos figuras de nuestro país, de Latinoamérica y del mundo, nacidas en junio como yo. Quiero hacer un video-arte pintando como una mambisa con música de Silvio Rodríguez, músicas que conmovieron a Cuba y todo un continente, que son de la Revolución y de la Historia de Cuba.

Acabo de presentar en la Feria Internacional del Libro de La Habana, un libro de poesías por Ediciones Matanzas titulado De la Habana a Matanzas, y ya estoy entregando a la UNEAC otro libro de poesías dedicado a la Estrella Solitaria de nuestra Bandera que se llama Ganga Carire, en congo quiere decir estrella luminosa, porque hay poemas que allí forman métricas de décimas, sonetos y prosas a los cimarrones; también tengo otro libro nombrado La grieta entre los mundos, de Villa Clara, por lo que lo lanzaremos por allá; estoy publicando otro libro con algunos poemas inéditos; a la par de hacer esculturas en cristal de murano, en bronce y un mural de casi tres metros de alto en cerámica para donar a la cuidad de Matanzas, que algunos artistas en conjunto al Taller de Lolo queremos colocarlo en el borde del río donde está Ediciones Vigía.

La exposición que hice el año pasado Campeonas Olímpicas, estuvo en la UNEAC de Matanzas y ahora se exponen en Santa Clara, Sagua la Grande, Remedios, Manicaragua y de regreso de Villa Clara, pasará por Jagüey y Colón.

Estoy haciendo un trabajo comunitario con el teatro Los elementos, en Cumanayagua y con Nelson Domínguez, donde doy clases a los niños a través de la lectura de un cuento o un poema que puedan ilustrar los adultos mayores.

Acabo de grabar un disco en la ciudad de Miami que se llama De mi padre lo aprendí, de autores de las antiguas Villas, Eusebio Delfín, Rodrigo Prats, Benny Moré, Corona y Meme Solís, con Lázaro Orta al piano que pronto se presentará en Cuba.

Estoy retomando el disco que estaba grabando con el Sexteto Habanero, que se llama Por esta vez… ya no cantaré más, a no ser que me lo pidan; es todo lo que puedo hacer en cuanto a la inquieta persona que soy, que me gusta tocar mundos y si uno tiene un poco de energía y talento para hacerlo, ¿pues por qué no?”.

“(…) aflorar belleza física y espiritual en cualquier momento y lugar será siempre mi propósito”… dijo en una entrevista. ¿Cuál es la máxime de su obra?

La belleza siempre ha sido importante, los seres humanos seguimos la belleza; y es que entre tantas guerras y tantas cosas difíciles un poco de belleza siempre viene bien, una rama delicada, una voz que habla de amor, una frase de cariño y hasta una sonrisa viene bien. A mí me gusta al menos con mi obra dar un toque de belleza y el que tenga algo mío o el que se acerque a algo mío, diga: ¡Qué lindo, qué delicado!

Tengo pensamientos delicados al poner un flor en un vaso, y sueño a través de… yo tengo ojos para ver la belleza donde quiera que esté, en las obras de los hombres, en la naturaleza, en todo lo que existe.

Yo persigo la belleza, para mí es lo más importante, aunque belleza no quiere decir tontería. La belleza que yo expreso, es una belleza de sentir la vida, amarla, conocer la tierra, sembrar una planta con mis manos y de participar en la vida como un árbol más, un pájaro más, una flor más o una persona más que tenga un tiempo limitado por la energía universal de estar aquí, y mientras esté, quisiera estar trabajando y haciendo cosas bonitas.

La muestra Pica mi gallo con una técnica mixta sobre lienzo, entrelaza líneas y colores… para contar historias y dar movimientos a seres aparentemente inanimados con una gran fuerza dramática que transmiten emociones; como una nueva zona de experimentación personal y de creación cultural, parte del indisoluble trabajo diario de Zaida del Río, de su visión femenina y sensibilidad.