El nominado Enrique Bonne

El nominado Enrique Bonne

Etiquetas: 
Asociación de Música de la UNEAC, Músicos, Premio
  • Enrique Bonne Castillo.
    Enrique Bonne Castillo.

Hace mucho tiempo que merece Enrique Bonne Castillo, el Premio Nacional de Música. Lo merece por la huella que ha dejado en la historia musical de Cuba, por el ritmo Pilón, aquel que creó casi oníricamente en los remotos parajes de Piloto del Medio al escuchar el tap tap de los maderos amelcochados con el café recién tostado.

Lo merece por haber dirigido, durante tanto tiempo y con tanto acierto, los carnavales santiagueros, suerte de emporio danzario-musical que ha dado a la nación no pocos patrimonios de valía. Lo merece por su labor en la radio y la televisión oriental siempre promoviendo lo mejor de nuestro acervo musical. Lo merece por la labor ingente que desplegó dotando las vitrolas orientales de los mejores intérpretes de la música popular.

Lo merece por su trabajo al frente de la extinta Asociación Cubana de Autores Musicales siempre defendiendo los intereses de los creadores. Por su labor al frente de la UNEAC santiaguera y su participación en cuanto consejo, comisión o asesoría se le ha pedido por años en los menesteres de la Cultura.

Se lo merece por su extensa producción musical en todos los géneros, tesoro difundido en las mejores voces de Cuba y el continente de todos los tiempos. Por sus inigualables boleros y guarachas, por el Pilón.

Se lo merece por los Tambores de Enrique Bonne, agrupación de percusión inigualable que desacralizó instrumentos y puso —y pone— a bailar a media humanidad.

Por su cubanía sin tacha, por su espíritu noble, por su talento sin par, por ser un símbolo vivo de nuestra cultura nacional.

Por todo eso y más, Enrique Bonne se merece el Premio Nacional de Música.

Entonces ¿Qué estamos esperando?