El pueblo y sus artistas de Vigilia por Fidel

El pueblo y sus artistas de Vigilia por Fidel

Etiquetas: 
Villa Clara, Fidel
  • Ramón Barredas
    Ramón Barredas

La noche entre el 30 de noviembre y el primero de diciembre de 2016 las cenizas de Fidel Castro llegaron a Santa Clara y pernoctaron junto a las de su hermano de luchas el Guerrillero Heroico Ernesto Guevara de la Serna, en el mismo Sitio Memorial donde reposan los restos del Che y sus compañeros de la guerrilla boliviana.

Exactamente un año después de aquel trascendental acontecimiento el pueblo y los artistas de la capital villaclareña le dedicaron una Vigilia a la memoria del líder histórico de la Revolución Cubana. A eso de las nueve de la noche y en plena gala artística comenzó un copioso y sostenido aguacero.

Dice la sabiduría popular que la lluvia lo limpia todo y hace germinar las mejores causas y así la asumieron los miles de santaclareños, artistas y pueblo, que se reunieron en la Plaza del Che para reeditar aquella primera vigilia que en el mismo lugar se hizo como parte de aquel histórico recorrido de los restos de Fidel por Cuba.

Igual que aquella vez, anoche el cariño y homenaje del pueblo se hizo en el lenguaje de la cultura que se regaló desde todas las manifestaciones y procedencias. Profesionales y aficionados al arte y también estudiantes que se forman en las escuelas que gestó Fidel, para quien la cultura era el arma más resistente y noble.

Un orador recordó las ideas premonitorias de Fidel en sus “Palabras a los Intelectuales” que desde el temprano 1961 se convirtieron en la brújula de la política cultural que emprendió la Revolución Cubana.

Le siguieron músicos de todo tipo, bailarines de cuerpo hablante, declamadores de la razón y la emoción, instructores de arte y otros creadores que vinieron a depositar sus obras nacidas de la musa constante que para ellos es el hombre que dijo y demostró que “lo primero que había que salvar era la cultura como espada y escudo de la nación”.

Ni el devastador huracán de septiembre, ni la lluvia y el tenue frío de la última  noche de noviembre impidieron que los santaclareños recordaran la pausa que Fidel hizo aquí, en aquella primera noche durante su recorrido hacia la inmortalidad. Una vez más juntos los artistas y el pueblo le hablaron a su líder para recordarle que sigue aquí, como aquella noche, y para siempre junto al Che.