El tabaco más largo del mundo

90 Cumpleaños de Fidel Castro

El tabaco más largo del mundo

Etiquetas: 
Fidel Castro, cultura cubana
  • Fidel, ferviente degustador del tabaco cubano, especialmente el Cohíba.
    Fidel, ferviente degustador del tabaco cubano, especialmente el Cohíba.
  • José Castelar, busca romper su sexta marca personal.
    José Castelar, busca romper su sexta marca personal.

Con humildad y empeño el torcedor del tabaco más largo del mundo vuelve a poner sus manos en función de romper su sexta marca personal. Cuando en 2014 José Castelar, más conocido como Cueto, impuso un nuevo record al torcer un habano de 81.80 metros, prometió que esta no sería su última hazaña en el arte que aprendió a los 13 años.

Desde el pasado 2 de agosto en el Pabellón “A” de la Fortaleza San Carlos de la Cabaña un nuevo tabaco renace en las manos de este experimentado hombre de 73 años.

Este es un trabajo delicado, donde no basta con elegir las mejores hojas, se necesita tener talento, dedicación y amor para llegar a la excelencia en uno de los oficios más antiguos de nuestro país.

En 2001 logró su primer record que fue de 11.04 metros marca que reimplantó cada tres años hasta alcanzar los 81.80 metros. A medida que superaba sus propios esfuerzos el hombre habano se fue convirtiendo en leyenda para el mundo. Su imagen es hoy la cara de los tabaqueros cubanos en escenarios internacionales.

Merecedor de cinco records Guinness y el Premio Hombre Habano en Comunicación 2011, el incansable tabaquero pretende llegar en esta ocasión a los 90 metros y dedicar la nueva marca al 90 cumpleaños de Fidel.

Como ha referido en innumerables ocasiones, su orgullo es haber nacido en Cuba, la tierra del mejor tabaco y haber logrado imponer estos records aquí.

En este mes de agosto La Cabaña saborea entre sus murallas un nuevo aroma que asombrará al mundo. Allí el minucioso torcedor abre sus puertas a quienes quieran presenciar el surgimiento de otro súper tabaco cubano. Aquellos que llegan a la Fortaleza en busca de la historia o de una de las mejores vistas de la ciudad no dejan de pasar y conocer al viejo artesano, al talentoso hacedor de tabacos, al record Guinness de Cuba.

Muchos se preguntan si este será su último intento. Para Cueto aun no existen límites, mientras tenga voluntad para torcer y sus manos lo apoyen seguirá superando su propia marca y asombrando al mundo con la habilidad adquirida al paso de los años.