Elegantes contrapunteos de guitarras

Elegantes contrapunteos de guitarras

Etiquetas: 
Músicos, III Encuentro de Guitarras IDENTIDADES, sala Villena, UNEAC, Jorge L. Chicoy, Antonio Forcione, improvisación
  • Múltiples son los escenarios que ocupa este festival, IDENTIDADES, y la sala Villena de la UNEAC da deleite de ello. Fotos: Héctor Navarro
    Múltiples son los escenarios que ocupa este festival, IDENTIDADES, y la sala Villena de la UNEAC da deleite de ello. Fotos: Héctor Navarro

Sigue la UNEAC en concierto

Quien busque armoniosas melodías y tenga la necesidad de instrumentar su espíritu con vigorosas y osadas notas, el III Encuentro de Guitarras IDENTIDADES tiene asegurado la completa satisfacción que existe cuando se interpretan piezas con decoro y talento.

Múltiples son los escenarios que ocupa este festival y el jueves en la mañana desde la sala Villena de la UNEAC aconteció un momento lujoso: el taller de guitarras eléctricas con la posibilidad de visualizar juntas, de a golpe y a guitarra limpia, distinguidas figuras como: Jorge L. Chicoy, Antonio Forcione, Emilio Martiní, José Bustillo y Héctor Quintana, quienes interpretaron atractivas piezas y se igualaron ante un público inquieto que los observaba con cautela y admiración.

Los consejos también fueron el plato fuerte de la sesión, entre melodías y acordes, surgían uno tras otro como niños traviesos e inteligentes. Chicoy expresó la importancia de conocer a profundidad su instrumento y su propia voz. “A Carlos Emilio —una de las figura a quien se le dedica esta edición de IDENTIDADES— tú los escuchabas a tres kilómetros y sabías que era él (…) lo mismo pasa con el maestro Pancho Amat”, manifestó Chicoy.

Por otra parte Emilio Martiní comentó acerca de la relevancia de diferenciar las líneas melódicas de los acompañamientos, así como que los sonidos nazcan limpios, pues el mismo utiliza su guitarra con un amplificador y logra claras interpretaciones. “Esta guitarra es una chismosa, se escucha todo al detalle”.

Conocerse a sí mismo es la clave del éxito, esta máxima también se adapta a la música y resulta uno de los consejos de Héctor Quintana: “(…) Sean honestos con ustedes mismos, sean maduros, aléjense de los clichés y siempre sepan hacia donde ir”.

Una de las costumbres que se debe alcanzar en este arte, reside en el hecho de escribirlo todo, pues muchas veces la mente es un torbellino y se vuelve necesario organizar ideas y trazarse un plan de estudio. La disciplina constituye un factor fundamental; tal es así —según comentaba Chicoy— que los grandes guitarristas para triunfar estudian hasta la saciedad y en muchas ocasiones no nacieron con tanto “talento”, mas lo fueron adquiriendo con rigor y duros estudios.

Además para perfilar las técnicas y el dominio de la guitarra existen libros de inagotables conocimientos del pedagogo Emilio Puyol (profesor de Isaac Nicola), sus enseñanzas se estudian en el nivel elemental y medio.

La improvisación tuvo su momento de lujo, no podía marcharse de la sesión sin ofrecer un momento intenso y lleno de aplausos; esta ocasión estuvo a cargo de Chicoy, acompañado de Forcione y Martiní. “Así es cuando mejor está la música, libre”, palabras del propio Chicoy.

Otra de las geniales interpretaciones la desempeñó Forcione con auténtica naturalidad y destreza en sus manos, se adueña de los re, sol, fa, entre otros acordes, conquista la sonrisa y el agrado de muchos.

IDENTIDADES muestra la magia que existe entre el hombre y la música, el eterno romance de los sentidos con ese “algo más” que habita en cada ser, el cual hace capaz de crear nuevas melodías y trasmitirlas al público de manera fascinante.