Elogios para Encarnación de Armas

Elogios para Encarnación de Armas

Etiquetas: 
Escritores, poesía cubana, Feria Internacional del Libro 2017, Mayabeque
  • La primera cubana ganadora del Premio Cucalambé en 1994.
    La primera cubana ganadora del Premio Cucalambé en 1994.

La 26 edición de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017 en la provincia de Mayabeque celebrada entre el 29 de marzo y el 2 de abril en la localidad cabecera San José de las Lajas estuvo dedicada a la poetisa, miembro de la UNEAC, Flora Encarnación de Armas Medina.

Durante los homenajes a esta mujer de cabellos rubios nacida en Majana, municipio de Jaruco el 18 de agosto de 1933, varios miembros de la organización que agrupa a la vanguardia intelectual y artística cubana tuvieron palabras de Elogio para la primera cubana ganadora del Premio Cucalambé en 1994.

Juan Carlos García Guiridi: “En el occidente cubano no se puede hablar de poesía sin menciónala, su nombre no se le puede reducir al territorio mayabequense”.

Ya en los años sesenta del siglo pasado cuando Encarnación era apenas una treintañera, su obra era alabada por los grandes maestros de la décima en Cuba, entre ellos Hipérides Zerguera, Evelio Orta, Marcelino Ortiz Ramos y Miguel Alfonso Pozo, el legendario y polémico (Clavelito), entre otros.

Revistas como Panorama, Iris, Zigzag y Décimas cubanas (publicación bimestral del directorio del consumidor) recogían sus obras. Apelando a ediciones alternativas dio a conocer varios trabajos suyos. Si bien desde entonces cultiva con acierto el verso libre, el soneto y el romance, es a través de la décima que consigue establecerse de manera definitiva en la literatura.

Con Tengo un ala (1990), logró dar el gran salto, pues establece con él lo que será su “Yo” definitivo.

Ester Trujillo: “Recuerdo cuando yo vivía en Caraballo, Jaruco y pertenecía a un grupo de música campesina que dirigía Vicente Lauzardo, muchas veces encarnación cantó y recitó décimas junto a nosotros. Conservo incluso las que le dedicó mi hermano Osvaldo Trujillo”.

Andrea García Molina: “Yo recuerdo que cuando nos convertimos en Provincia La Habana, éramos un grupo de muchachos hacedores de versos, que aspirábamos a tener un espacio dentro de la literatura en el territorio y en el país. Encarnación nunca tuvo una frase hilarante para ninguno de nosotros, aun cuando dábamos tropezones y cometíamos errores, al contrario siempre nos alentaba”.

Yo que no soy decimista ni tengo el último verso, pero le quiero decir:

Encarna, cuantos capullos

de su rosal han surgido,

los cuales han merecido

de su vida sus orgullos.

No son de nadie, son suyos.

Nadie se lo quitará.

Porque en el mundo no habrá

quien pueda sustituir,

el orgullo de decir,

Encarna: felicidad.

Julia Cabalet: “A Encarnación no la conocíamos, sin embargo escuché a varios escritores hablar de ella. En una ocasión Reynaldo Medina, quien dirigió la editorial Montecallado, me comentaba que le habían solicitado una antología poética, que ella no había podido entregar, pues su máquina de escribir se había roto y no tenía solución. Como los escritores somos solidarios, le pedí a Encarnación que nos trajera los textos para la biblioteca de San José de las Lajas y allí los digitalizamos y se los entregamos contenidos en un CD y de esta cooperación nació Para después de Mañana”.

Reynaldo Medina: Al igual que el Ballet, tiene su Prima BalerinaAssoluta, las letras de Mayabeque tienen su Prima Poetiza Assoluta. Esa es Encarnación de Armas Medina y así lo aseguran todas las joyas del verso en el territorio, muchas de las cuales han sido sus alumnas durante los años que contribuyó al desarrollo de los talleres literarios.

Yosnel Salgueiro: Cuando conocí a Encarnación, me percaté de la ternura y la delicadeza con que hacía cada señalamiento y es que su corazón hay una pedagoga, una educadora. Yo recuerdo un cuaderno dedicado a los niños que se llama Llave de Cristal y Espuma, pues hay una faceta menos conocida de su obra que dedica a los niños y a los jóvenes. Nosotros en el disco Irreverente, un proyecto de la Asociación Hermanos Saíz para musicalizar la obra de varios poetas mayabequenses, escogimos dos décimas de su libro Tengo un Ala.

Diosdado Padilla: “Recuerdo que cuando yo conversaba con Rafael Rubiera, para mí el segundo decimista en Cuba, después de Naborí, y hacíamos alusión a las mujeres postizas, uno de los primeros nombres que pronunciaba el poeta era el de Encarnación de Armas. Luego trabajé con ella en el Programa Campesino de la Emisora Radio Jaruco, donde se ha desempeñado como asesora por mucho tiempo y sus señalamientos oportunos han contribuido a mejorar la calidad de mis versos”.