En el Memorial: oportunidad de las grandes

En el Memorial: oportunidad de las grandes

Etiquetas: 
: Plásticos, Memorial José Martí
  • Entre lienzos y esculturas inició el pasado viernes 5 de enero y cierra el próximo 23. Fotos del autor
    Entre lienzos y esculturas inició el pasado viernes 5 de enero y cierra el próximo 23. Fotos del autor
  • Entre lienzos y esculturas inició el pasado viernes 5 de enero y cierra el próximo 23. Fotos del autor
    Entre lienzos y esculturas inició el pasado viernes 5 de enero y cierra el próximo 23. Fotos del autor

Dicen que las oportunidades no tocan dos veces la misma puerta. Pero en el Memorial y con el coleccionista Luciano Méndez, las oportunidades nos sorprenden una y otra vez.

Esta vez, por casi tres semanas, tenemos la dicha de disfrutar de 27 piezas, 11 lienzos y 16 esculturas, de cuatro grandes creadores cubanos, merecedores del Premio Nacional de Artes Plásticas: Alfredo Sosabravo (1930); Manuel Mendive (1944); Pedro Pablo Oliva (1949) y Roberto Fabelo (1951).

De Sosabrabo se exponen tres lienzos facturados entre 1996 y 2016: Damas del Sombrero, Ligera como el viento e Inquietud; suficientes para atemperar la inquietud cromática y la iconografía peculiar de este poeta que pinta y sus cuatro esculturas en el mismo código.

A su lado, nos sumerge el imaginario afrocubano de Mendive. Sus reconocibles esculturas de técnica mixta Mi energía y Yo, Un ave muy extraña, Oshé de Changó y El recuerdo. Entre Madre de agua, Aguas claras y El Ensueño, fluye la mágica sabia sobre lienzos.

Es admirable la armonía temática y formal de las esculturas y los lienzos. En especial, las de Pablo Oliva y Fabelo.

Del primero se nos presentan un gran lienzo de su conocida Serie Sillones de mimbre y dos de la Serie Navegantes. Impresionantes resultan las esculturas del pinareño, sus Nueva Historia para Caperucita Roja, Viajeros y la Gran Carroza, son como saltos a la tridimensionalidad de sus viajeros personajillos de sus cuadros; nota aparte para la majestuosa Muchacha condenada a vivir con una piedra en la cabeza del 2010.

De Fabelo, nos comparten siete piezas —entre 2007 y 2015— que catalogan su personal mitología, de sirenas, rinocerontes gallos y saltamontes. Los lienzos: Viaje fantástico en el gallo blanco, Sirena y Rinoceronte amarillo. Sueño de navegantes es un gran caldero lleno de sus sirenas, otro Rinoceronte amarillo pasta entre las espinas del caracol de una sirena y una gorda masona, toma un gran gallo para su Viaje fantástico. Solo de su antropomórfico saltamontes no encontramos equivalente bidimensional.

El empresario Luciano Méndez se radicó en Cuba desde principio del 2000 y desde entonces se enamoró del mundo cultural isleño, prueba de ello es su importante colección que incluye a unos 60 artistas cubanos. Entre ellos y además de estos cuatro, conserva piezas de otros consagrados como Gilberto Frómeta y Moisés Finalé, de otros de una generación “intermedia” y que ya han cosechado éxitos como Carlos Guzmán, Ernesto Rancaño y Kcho, más de otros más jóvenes, como Eduardo Méndez Navarro, Gabriel y Leticia Sánchez Toledo.

El también el director del Banco Sabadell en Cuba, ha venido compartiendo desde el 2013 con los que gustamos del arte. Primero fueron once, luego fueron 20 y a finales del 2014, 20 piezas de 18 artistas. Siempre en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución.

La muestra cuenta con la asesoría del reconocido documentalista y fotógrafo cubano Roberto Chile, quien no perdió la oportunidad de captar con su lente las valiosas piezas expuestas.

Esta oportunidad, Entre lienzos y esculturas, inició el pasado viernes 5 de enero y cierra el próximo 23, no se la pierda.