Encuentros Villanueva en la UNEAC

Encuentros Villanueva en la UNEAC

Etiquetas: 
Escénicos, UNEAC, Premios Villanueva de la Crítica
  • El diálogo con los directores laureados tuvo como sede la Sala Villena de la UNEAC. Foto: Héctor Navarro
    El diálogo con los directores laureados tuvo como sede la Sala Villena de la UNEAC. Foto: Héctor Navarro

La crítica sin la ética, nula es
José O. Suárez Tajonera

Encuentros Villanueva. Diálogo de la crítica con los directores laureados con el premio homónimo, es el espacio que, auspiciado por la sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artes Escénicas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), tiene como sede la sala Martínez Villena de la cincuentenaria institución cultural.

Con el propósito de visibilizar aún más los espectáculos ganadores del Premio Villanueva, que selecciona —con una frecuencia anual— los montajes más destacados de cada año, la sección anfitriona organiza los Encuentros Villanueva. Como inicio de esta serie de diálogos, las agrupaciones invitadas fueron Argos Teatro, de La Habana; y Teatro de las Estaciones, de Matanzas, que recibieron —en la más reciente edición— los Premios Villanueva con las obras Diez Millones y Los Dos Príncipes.

El crítico y ensayista Norge Espinosa Mendoza, miembro de la sección convocante, pronunció las palabras de apertura de la primera sesión de trabajo de los Encuentros Villanueva; posteriormente, explicó que dicha actividad deviene una necesidad intelectual, y responde a un acuerdo adoptado por su nueva junta de gobierno. El objetivo fundamental de esos encuentros es intercambiar puntos de vista —no siempre coincidentes o convergentes— entre los críticos, dramaturgos y directores de compañías teatrales.

Por otra parte, destacó la función clave desempeñada por la crítica en el campo de las artes escénicas: basar sus criterios en sólidos elementos de juicio, presididos por la ética, así como eliminar el discurso lisonjero o agresivo y todo aquello que no sea esencial en el análisis de la obra que es objeto de estudio por parte de la crítica especializada.

En ese contexto, se le rindió tributo a la memoria del crítico y periodista Amado del Pino (1960-2017), a quien se le dedicara ese primer encuentro por haber desempeñado una función decisiva en el mundo de la crítica teatral, principalmente desde la prensa plana y digital, tanto en nuestra geografía insular, como fuera de ella.

En su puntual intervención, el maestro Carlos Celdrán, Premio Nacional de Teatro, aclaró que Diez millones es un texto autobiográfico, narrativo, que lleva a escena la relación con sus padres y con el medio socio-familiar en que se desenvolviera durante sus años mozos; experiencias y vivencias infanto-juveniles registradas en un diario personal  El texto carece de máscaras y de retórica, y está signado por un gran calado psicológico, porque esa es —según Celdrán— la vía idónea para recuperar la memoria de los tiempos pretéritos, acotó.

Desde una óptica objetivo-subjetiva por excelencia, y un marcado acento afectivo-emocional, la vicepresidenta de la sección de Crítica e Investigación Teatral narró la honda impresión que, como espectadora, le provocó la escenificación de Diez millones por parte de los actores de Argos Teatro, ya que —a través del desarrollo de la acción dramática— evocó a su familia, a su progenitora, así como los avatares que atravesara su núcleo familiar durante la época socio-histórica que Celdrán recrea en esa puesta en escena.

Con apoyo en una conversación con el director de Los dos príncipes, Norge Mendoza Espinosa y los críticos que participaron en ese coloquio vespertino, conocieron las motivaciones fundamentales que aguijonearan la mente y el alma del dramaturgo yumurino para escribir esa obra, inspirada en el poema homónimo de José Martí, y al mismo tiempo, la gran satisfacción intelectual y espiritual que le produjera el montaje de esa obra, dirigida a la grey infanto-juvenil..

Por último, se estableció un fructífero diálogo entre los críticos y los directores de las agrupaciones Argos Teatro y Teatro de las Estaciones; intercambio que enriqueció —con creces— la línea temática desarrollada en esa ocasión.