Entregan Premio Nacional de la Música a Beatriz Márquez y Guido López Gavilán

Entregan Premio Nacional de la Música a Beatriz Márquez y Guido López Gavilán

Etiquetas: 
Músicos, Homenaje, Beatriz Márquez, Premio Nacional de Música
  • Artistas Beatriz Márquez y Guido López Gavilán, Premio Nacional de la Música 2015.
    Artistas Beatriz Márquez y Guido López Gavilán, Premio Nacional de la Música 2015.
  • Gala a Beatriz Márquez, Premio Nacional de la Música 2015. Fotos: Roberto Bello
    Gala a Beatriz Márquez, Premio Nacional de la Música 2015. Fotos: Roberto Bello
  • Gala a Beatriz Márquez, Premio Nacional de la Música 2015. Fotos: Roberto Bello
    Gala a Beatriz Márquez, Premio Nacional de la Música 2015. Fotos: Roberto Bello

Las notas de una grabación de Cecilia de Manuel Corona, una obra inspirada en Santa Cecilia, la patrona de los músicos, inundaron la sala Covarrubias del Teatro Nacional, donde se hizo sentir la melodiosa y bien timbrada voz de Beatriz Márquez para anunciar el comienzo de un espectáculo inolvidable. Le siguieron las cuerdas de la orquesta Solistas de La Habana, en esta ocasión dirigida por Demetrio Muñiz, en el Cómo fue que siempre recuerda la grandeza de Benny Moré y una maravillosa versión del clásico Convergencia, ambas piezas de forma instrumental.

El jurado estuvo constituido por el maestro Juan Piñeira junto a anteriores Premios Nacionales de la Música como el maestro Adalberto Álvarez, Cesar “Pupy” Pedroso, el recientemente fallecido Sergio Vitier y presidido por Digna Guerra, quien se encargó de dar lectura a los numerosos méritos artísticos y profesionales de los Premios Nacionales de Música 2015: Beatriz Márquez y Guido López-Gavilán.

La primera recibió por Julián González, ministro de Cultura el diploma acreditativo del Premio y del presidente del Instituto de la Música Orlando Vistel una bella obra de la artista plástica Zaida del Río.

Un espectáculo concebido por el director artístico Efraín Sabás como versiones de los artistas invitados a interpretar parte del repertorio de La Musicalísima y obras dentro de su estilo y gusto. Las primeras fueron interpretadas por Rachel Valladares, en Despídete de todo mi existir, Félix Bernal, un cantante con estilo y fuerza acompañándose del piano, Geidy Chapman en Se perdió nuestro amor con el acompañamiento de la Orquesta Solista de La Habana. En esta parte, se intercaló una bella coreografía de una pareja del Ballet de la Televisión Cubana dedicada originalmente a la prima ballerina Alicia Alonso, entre otros destacados artistas como Argelia Fragoso y el Coro Entrevoces dirigido por Digna Guerra.

Al mismo tiempo en la sala Dolores el maestro Guido López-Gavilán recibió el Premio Nacional de Música, por Lázaro Expósito Canto, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y primer secretario en la provincia de Santiago de Cuba, y Abel Acosta, viceministro de Cultura. El prominente director de orquesta y compositor, presidente de la Asociación de Músicos de la UNEAC, manifestó: “Este es un compromiso para continuar aun con mayor empeño, la difusión de la música”.

La clausura del Concierto Santiago devino momento especial para la música clásica, con una mezcla de juventud y experiencia: la Orquesta Sinfónica de Oriente, la orquesta Música Eterna, del propio López-Gavilán; representantes de otras agrupaciones instrumentales y de los coros vocales de la ciudad, y la pianista solista invitada Lianne Vega Serrano, que bajo la dirección del maestro Guido, hicieron Fantasía Coral, de Ludwing van Beethoven, y una obra de corte popular de López-Gavilán del Rosario.

Se impone acercarnos con algunos elementos biográficos de los premiados:

Beatriz Márquez

Hija de René Márquez, cantante, guitarrista y compositor de renombre, también conocido como el príncipe del bolero, fue integrante de importantes orquestas como: Boufortique, Neno González, Arcaño, Anckerman, René Touzet, Julio Cueva y la Tanda de Guaracheros.

La formación musical de Beatriz comenzó de niña al cuidado de su padre. A los nueve años de edad inició estudios de piano, solfeo y apreciación musical en el Conservatorio Amadeo Roldán. Posteriormente continuó estudios de Canto y Dirección Coral en la Escuela Nacional de Arte. A partir de 1968 inició su carrera como integrante del grupo Los Barba con los que realizó actuaciones en todo el país por espacio de dos años. En el año 1970 se convierte en solista, debuta con una obra de su padre: Espontáneamente que se convierte en un clásico de su repertorio.

El amplio registro de su voz, melodiosa y natural le ganó el apelativo de la musicalísima. Sus posibilidades vocales le han llevado a interpretar todos los géneros cubanos e incursionar en obras internacionales, aunque su repertorio y estilo lo mantiene en el terreno del bolero y la canción romántica. Obras como: Espontáneamente, Prefiero ser algún recuerdo, Regresa, no más lejos de ti, Perdóname este adiós, Se perdió nuestro amor y Como cada mañana, han permanecido en el gusto y el recuerdo de todos los cubanos.

La mayor parte de sus grabaciones las ha realizado para el sello EGREM como los discos: Espontáneamente, Beatriz Márquez, Regresa, Beatriz canta a Juan Almeida, El motivo de vivir, Llegaste a mi despertar, Se perdió nuestro amor y Vivir cantando, entre singles. La relación de sus últimos discos tiene a: Hablando de Amor con Caribbean Productions, Alas de Corazón y Las más famosas con Bis Music. Ha participado junto a otras artistas en Seis Perlas Cubanas de Cuba Music XXI y en Pepecito Reyes de la Virgin Records.

Guido López-Gavilán

Guido López-Gavilán del Rosario nació el 3 de enero de 1944 en la ciudad de Matanzas. Estudió Dirección Coral en el Conservatorio Amadeo Roldán, donde se graduó de nivel medio en 1966. Recibió varios premios y reconocimientos entre ellos el Concurso 26 de Julio, Concurso de literatura y música infantil La Edad de Oro, el Concurso Nacional de Composición del Ministerio de Cultura, en 1979, y ahora el Premio Nacional de Música 2015. Ya en 2002 había recibido la Medalla Alejo Carpentier.  

Ha participado en relevantes eventos como el III Encuentro Interamericano de Composición, en la Universidad de Indiana, Estados Unidos, 1996; Festival Iberoamericano de Música Contemporánea, España; Festival Franco Donatoni, México; el VIII Foro de Compositores del Caribe. Es Jefe de la Cátedra de Dirección en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Sus obras han sido premiadas en los concursos de composición más importantes de su país. Desde hace varios años, es presidente del Festival de La Habana, prestigioso evento internacional dedicado a la música contemporánea, al que se convoca anualmente. Desde su inicio, es Miembro de Número del Colegio de Compositores Latinoamericanos de Música de Arte. Actualmente es presidente de la Asociación de Músicos de la UNEAC.