Entregan Premios Villanueva a mejores espectáculos y obras presentadas en Cuba

Entregan Premios Villanueva a mejores espectáculos y obras presentadas en Cuba

Etiquetas: 
Escénicos, sala Villena, Premios Villanueva de la Crítica
  • Los miembros de la compañía Acosta Danza reciben el Premio Villanueva por la coreografía Twelve. Foto: Rubén Ricardo Infante
    Los miembros de la compañía Acosta Danza reciben el Premio Villanueva por la coreografía Twelve. Foto: Rubén Ricardo Infante

La sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) acogió la entrega de los Premios Villanueva, un galardón que concede cada año los miembros de la Sección de Crítica e Investigación Escénica de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC.

El poeta y crítico Norge Espinosa, presidente de la referida sección de Crítica e Investigación Escénica, realizó un recorrido por el quehacer de las artes escénicas en la Isla durante el año que recién culminó.

Mientras que uno de nuestros críticos más veteranos, Roberto Gacio, hizo referencia a la obra y trascendencia de Francisco Morín, director de la puesta Electra Garrigó de Virgilio Piñera, una de las que piezas que celebrará en el 2018, 70 años de su estreno.

Obras extranjeras, algunas de las cuales formaron parte de la programación en el Festival de Teatro de La Habana y las demás se presentaron a lo largo del año. Ellas fueron: Inútiles, de Teatro Sur, de Chile; El efecto de Serge, Philippe Quesne Vivarium Studio, Francia; Bajo sus pies el paraíso, La Compagnie de SOI Radhouane El Meddeb, Francia; La arquitectura del silencio, Teatro del Ghetto, México; Lupa. Mundos para mirar, Lupa. Compañía de Muñecos, Argentina y No hay flores en Estambul, Iván Solarich y Mariano Solarich, Uruguay.

En el caso de las menciones cubanas se reconoció a: Patakín, de Raíces Profundas; Cuatro, de Teatro Coreográfico, de Yadiel Durán y Teatro de las Estaciones; La Cita, Centro Promotor del Humor y Zona, de Teatro de la Fortaleza.

Por su parte, Twelve, coreografía de Jorge Crecis presentada por Acosta Danza; Afrodita, ¡oh, espejo!, coreografía de Rosario Cárdenas para la Compañía Rosario Cárdenas; El  Espejo, Proyecto La Perla; Jacuzzi, Trébol Teatro y Departures, de El Ciervo Encantado merecieron los premios en la categoría de espectáculos y obras de mejor factura que tuvieron sus presentaciones en el año.

La coreografía Carmina Burana, de George Céspedes sobre la música de Carl Off, presentada por Danza Contemporánea de Cuba junto a coros y orquesta en el Gran Teatro de La Habana; por la excepcionalidad de su ambiciosa y lograda concepción espectacular.

Durante la tarde se dedicó un momento para recordar el legado de Rolando Núñez, actor que presidía la Asociación de Artistas Escénicos y a Desiderio Navarro, hombre imprescindible para el conocimiento de buena parte de la teoría teatral, gracias a sus traducciones de distintos textos.

Después de entregados los Premios Villanueva, Espinosa recordó algunas de las efemérides del año que comienza, donde el Gran Teatro de La Habana cumplirá 180 años y Teatro Estudio nació hace seis décadas.