Escritores radiales a debate

Escritores radiales a debate

Etiquetas: 
Caracol 2015, radio, Audiovisuales, realizadores radiales, dramatizados radiales, Medios audiovisuales y radio, nuevas tecnologías, Radio Progreso, Orieta Cordeiro, Héctor Armas Duque, Joaquín Cuartas, Alberto Luberta, FAMCA, escritores radiales, Héctor Pérez Ramírez
  • La antepenúltima cita del evento teórico, Caracol 2015 cerró con el homenaje sobre talento radialista Héctor Pérez Ramírez.
    La antepenúltima cita del evento teórico, Caracol 2015 cerró con el homenaje sobre talento radialista Héctor Pérez Ramírez.

Conocer las maneras en que los medios tradicionales se han apropiado de las nuevas tecnologías fue tema central del evento teórico en su recién concluida edición del Caracol 2015. La sesión vespertina del pasado jueves 5 se adentró en una polémica pregunta que mucho ha desandado en el imaginario de los realizadores radiales cubanos, ¿escritores o guionistas? ¿Cómo utilizan esos avances tecnológicos?

Más allá de ponencias, los interlocutores, todos reconocidos íconos de la radio cubana como Orieta Cordeiro, Héctor Armas Duque, Joaquín Cuartas y Alberto Luberta expusieron sus vivencias de cuánto han ayudado los ordenadores, las posibilidades de Internet en el enriquecimiento de las propuestas radiales pero también de la necesidad de seguir consultando los textos de las bibliotecas y sobre todo, contraponer fuentes, hasta obtener el producto más acabado para transmitir a los oyentes.

Divididos en los criterios, Cordeiro y Armas Duque defendieron lo crucial de contar con la tecnología para la creación artística. “Para hacer mis libretos, para mandar mis trabajos a los asesores, todo se hace más fácil gracias a las computadoras. Hace 46 años tengo guardada mi máquina de escribir Remington, para guardar la historia, pero por ejemplo, en mi trabajo docente en FAMCA necesito la computadora para las conferencias”, aseguró Orieta.

Por su parte, Cuartas confesó requerir de horas de investigación “consultando los periódicos El Mundo, El Diario de la Marina y otros en la Biblioteca Nacional para la preparación de mis novelas de época”, textos que no se encuentran online. Mientras Luberta aseveró que su matrimonio con las máquinas de escribir no acabará y es tan fiel como en la vida misma.

Al abrirse el debate las reacciones fueron inmediatas; los realizadores ofrecieron sus valoraciones sobre el tema mostrando las amplias posibilidades y peligros del medio radial aliados a la tecnología.

La asesora y directora de programas, Lupe Fuentes, explicó sobre su profunda inquietud por la preparación de algunos creadores que no cuentan con la solidez cultural como para analizar las fuentes de información, contrastarlas, consultas varias y descartar aquellas que no ofrecen veracidad. “A veces, un joven sin conocimiento amplifica un texto y las palabras son como caballos de Troya que se quedan en la conciencia de los radioescuchas. Mi miedo es la falta de instinto. De ese que debemos tener lo que trabajamos para los medios”. 

Asimismo, la escritora Soledad Cruz llamó la atención sobre la necesaria alfabetización tecnológica. “Porque a veces está el recurso y no la mentalidad, se está aferrado a los viejos códigos”. Esto no ha detenido la evolución del medio, aún cuando mucho se ha avanzado mucho en cuanto a la tecnología, la radio sobrevive y también sus escritores.

Según Cuartas, “para escribir radio el creador tiene que tener una visión teatral”. Y es que más allá de la vieja discusión de si son libretistas o escritores, los artistas que entregan su obra a un público siempre agradecido tienen la intención de enamorar, seducir, emocionar. Por ello se hace imprescindible preparar a jóvenes en la especialidad de guion, una de las carencias con la que todavía cuenta la FAMCA (Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual) del ISA.

En los albores del análisis Armas Duque sentenció: “la computadora o la máquina de escribir solo son herramientas, lo importante lo pone el creador”.

Para cerrar la tarde, un homenaje al “realizador incomparable de Radio Progreso”, recientemente fallecido, Héctor Pérez Ramírez. La presentación de un documental dirigido por su hijo mostró el amplio tesón por la radio y en especial por las dramatizaciones, de las que nunca pudo desprenderse. La sala Villena acogió a familiares y amigos, todos conmovidos al ver en imágenes el talento de un radialista apasionado como Héctor.