Esteban Montejo es una presencia que me acompaña

Esteban Montejo es una presencia que me acompaña

Etiquetas: 
revista UNIÓN, Biografía de un cimarrón, UNEAC, Miguel Barnet
  • El número 90 de Unión rinde homenaje a Esteban Montejo, a Miguel Barnet y a los 50 de Biografía de un Cimarrón. Fotos: Roberto Bello
    El número 90 de Unión rinde homenaje a Esteban Montejo, a Miguel Barnet y a los 50 de Biografía de un Cimarrón. Fotos: Roberto Bello
  • El número 90 de Unión rinde homenaje a Esteban Montejo, a Miguel Barnet y a los 50 de Biografía de un Cimarrón. Fotos: Roberto Bello
    El número 90 de Unión rinde homenaje a Esteban Montejo, a Miguel Barnet y a los 50 de Biografía de un Cimarrón. Fotos: Roberto Bello

Hace un año y unos meses escribí mucho sobre Miguel. Lo conocí, tomé su jugo de mango, vi sus perritos y me habló mucho de su vida. Hablamos, él en su sillón y yo en otro. Me enamoré de su obra y de la posibilidad de ser amigo, un amigo que respeto y admiro por su sonrisa y por todo lo que es el libro Oficio de Ángel, que no olvido nunca.

Entonces me graduaba como periodista. Y antes, leí muchos poemas de Miguel y casi toda su narración. Hice cuanto pude para conocer, a través de sus escritos, quién era él.

Los amigos de Miguel siempre me hablaron de Biografía de un Cimarrón. Me contaron que era muy joven cuando Miguel habló con Esteban Montejo, un anciano negro de 103 años de edad que había sido esclavo y cimarrón en Cuba.

Después, en el año 1966 sale Biografía…, la novela testimonio escrita por Miguel sobre la historia de vida que le contó Montejo. Y desde entonces, se habla de Miguel Barnet, para mí, un hombre que escribe prosa haciendo poesía.

Han pasado cincuenta años de aquella primera publicación de Biografía de un Cimarrón, y la revista Unión dedica su número 90 a Esteban Montejo, a Miguel, y a esa novela escrita por Barnet que es de Montejo también.

Este número de Unión tiene textos escritos por la poeta y ensayista Nancy Morejón, la crítica literaria de origen polaco Elizabeta Sklodowska, el periodista Maykel González y entre otros, un texto muy interesante del sociólogo  Frank Pérez Álvarez titulado Prolegómenos.

Frank es amigo de Miguel. Compartieron juntos las contiendas revolucionarias de la década de los años cincuenta en Cuba. Y el resto del tiempo hasta hoy. 

Ellos eran, como dice Frank, dos jóvenes blanquitos de la clase media acomodada que vivían en el barrio habanero de El Vedado, en aquel momento no tan elitista ni exclusivo. Se conocieron en el año 1957 en las aulas de la escuela profesional de publicidad en tiempos donde ambos trabajaban como oficinistas.

Combatieron, lucharon por Cuba, escribieron y ahora Frank Pérez aprovecha el medio siglo de Biografía… para develar historias vividas por su amigo y él, desde aquel primer encuentro como estudiantes.

El resto de los trabajos publicados en Unión son resultados de investigaciones hechas a partir de la publicación de Biografía de un Cimarrón. Y como argumentos de algunos de esos escritos, se plantea que esa novela es una biografía y a su vez es la autobiografía de Barnet, contada desde la experiencia de Esteban.

Biografía… es una novela de consulta por su forma testimonial, mas no es una fórmula para hacer testimonios. La historia de vida que cuenta Miguel en su libro fue su estrategia, una prolongación de tiempo planificado a veces y otras improvisadas para que Esteban le hablara y él grabara en su casetera antigua. Miguel esperó, fue cauteloso, y obtuvo estos relatos que son la escuela para quienes escriben testimonios.

La revista Unión hace un homenaje a la novela de Miguel y a su protagonista, un hombre que Miguel tiene en fotos, y a quien probablemente le reza, le agradece, y todos los días le pide fe y le da gracias.