Esther García Mariño: Fieles a la memoria de Octavio y al documental

Esther García Mariño: Fieles a la memoria de Octavio y al documental

Etiquetas: 
Escritores, Productora Octavio Cortázar, Centro de Desarrollo del Documental Hurón Azul, UNEAC, ICAIC, Octavio Cortázar
  • Llena de proyectos, llena de un rotundo ímpetu resulta la personalidad de Esther.
    Llena de proyectos, llena de un rotundo ímpetu resulta la personalidad de Esther.

Este año se cumplirán dos décadas de que el cineasta cubano Octavio Cortázar (La Habana, 1935-Madrid, 2008) creara el Centro de Desarrollo del Documental Hurón Azul, perteneciente a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC.

Desde entonces, y bajo el nombre de Productora de Audiovisuales Octavio Cortázar, tras la muerte de su fundador, esta entidad ha respaldado la realización de alrededor de un centenar de materiales, entre documentales y videos arte, encaminados a conservar para la memoria de la nación, la imagen y obra de nuestros más importantes creadores.

Prestigiosos cineastas cubanos aparecen en los créditos de sus producciones. Entre ellos Lissette Vila, Miguel Torres, Lourdes Prieto, Regino Oliver, Marina Ochoa, Lourdes de los Santos y, por supuesto, el propio Octavio Cortázar, por solo mencionar algunos.

Hace ocho años esta entidad, integrada a la Dirección de Comunicación e Imagen de la UNEAC recientemente, está encabezada por Esther García Mariño, entrañable colaboradora de Cortázar desde los años iniciales del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, ICAIC, donde ambos laboraron.

En entrevista que nos concediera, la actual Productora Ejecutiva se remontó a la génesis de esta empresa.

“Cuando, a causa del período especial y cambios en la tecnología, el ICAIC se vió obligado a no continuar realizando documentales; Octavio sintió que eso era terrible para el patrimonio cultural cubano porque era precisamente a través de ellos que se recogía la memoria, en imagen y sonido, de lo que estaba pasando en la cultura del país.

Entonces vino a la UNEAC, habló con Abel Prieto, que era el entonces presidente y le preparó el proyecto.

Octavio estuvo muchos años aquí, haciendo documentales maravillosos; colocándolos en su justo lugar para preservar esa memoria de nuestra cultura, hasta que fallece en febrero de 2008. Cuando esto ocurre, quedamos un poco desorientados.”

“En abril se celebraría el VII Congreso de la UNEAC y Miguel Barnet le dice a Miguel Torres, que ya formaba parte del grupo junto a Santiago Llapur y yo, que continuáramos los documentales que estaban en postproducción.

Nosotros teníamos, además, un plan que había sido elaborado por Octavio con los temas que se debían abordar ese año, el cual era importantísimo para mí cumplirlo.

En ese momento le pedimos a Miguel Barnet que este Centro que Octavio fundó y mantuvo, haciendo esos documentales maravillosos, llevara su nombre en honor a él y para mantener la línea de producción que él se había planteado: preservar el patrimonio cultural del país”.

Acerca de la etapa que siguió a la desaparición física de quien también legara importantes obras a la cinematografía cubana de ficción como El Brigadista o Guardafronteras, Esther García recordó:

“Cuando Octavio fallece había una cantidad de temas filmados que todo el mundo pensó que no se iban a terminar.

Estaba el documental de Jaime Saruski, el de Argeliers León y uno que le habíamos hecho a Cintio Vitier y Fina García Marruz, en el que se abordaba el vínculo de ellos con Orígenes y Juan Ramón Jiménez. Eran cosas difíciles de terminar en postproducción, pues no había muchos recursos.

Nos propusimos concluirlos y así lo logramos. Les pusimos hasta el crédito: Productor Ejecutivo: Octavio Cortázar, porque él los había dejado filmados”.

No exentos de dificultades materiales, pero siempre fieles a la memoria del autor de títulos imprescindibles dentro de la documentalística cubana como Por primera vez, el equipo de la Productora ha estado siempre respaldado por realizadores del patio y por artistas que, cuando ha sido necesario, han renunciado a sus honorarios.

Sobre el particular, Esther García acotó:

“Desde 2008 hasta la fecha hemos luchado por mantener lo que Octavio quería hacer. Con mucho esfuerzo lo hemos logrado, porque hay muchas necesidades materiales. Pero aun así, hemos seguido haciendo. Recogiendo el patrimonio nacional con las figuras más relevantes de todas las manifestaciones artísticas.

Tanto con las figuras que están vivas aún como con aquellas que han fallecido o han sido olvidadas. Reflejando un patrimonio cultural cubano que muchas veces no es conocido por las generaciones más jóvenes. Con el propósito de que quede resguardado, pero también de que se promocione, para que se conozca a plenitud nuestra cultura.”

“Cada vez que, tras una convocatoria, vamos a seleccionar los temas a desarrollar pensamos en cómo lo habría hecho Octavio, qué habría escogido él. Tratamos de ver con su inteligencia, con su agudeza, qué habría tratado de proteger él en ese momento, porque no hay muchos recursos y hay que hacer siete u ocho documentales en el año.

Yo presento doce, a veces quince porque soy muy optimista y pienso que los voy a poder hacer. Luego llego hasta donde pueda con los recursos que tengo. Pero siempre estoy pensando en qué decidiría Octavio para que se preserve lo más importante.”

“Estamos todo el tiempo protegiendo este pensamiento de Octavio y el documental patrimonial, que fue lo que él quiso hacer por encima de todo”.

Acerca de los títulos que en los últimos ocho años ha sacado a la luz la Productora de la UNEAC, detalló:

“Hemos hecho documentales importantes. Muchos dedicados a personalidades de la plástica como Rita Longa, Mariano Rodríguez, Ruperto Jay Matamoros, un hombre valiosísimo que había quedado en el olvido; Fayad Jamís, Lesbia Vent Dumois y muchos más. También a Lezama Lima, a un músico popular como Senén Suárez, a Electro Silva…

En 2015 pude estrenar todo lo que se había filmado en 2013. Estrenamos Oriki para Mendive, dedicado a Manuel Mendive; Carmen o la eterna sonrisa, acerca de Carmen Solar; Un solo para Natalia, dedicado a Natalia Herrera; María Antonia soy yo, sobre Hilda Oates, y el dedicado a Enrique Bonne.”

“También se comenzaron a filmar otros que serán estrenados este año. Ya presentamos el de Moraima Secada y el de Mirta Ibarra. Nos queda el que le hicimos a Salvador Wood y Yolanda Pujol. Por suerte aún estaba Yolanda en vida y pudimos tener sus testimonios.

Iniciando el 2016 estamos filmando un documental a una promotora cultural muy importante, otro a Huberal Herrera, que ya tiene 86 años; a Nancy Morejón, a Eduardo Heras León, a Raúl Ferrer, a José Antonio Díaz Peláez, un escultor olvidado, y otro a Nicolás Guillén, a propósito del aniversario 55 de la UNEAC.

De lo que se trata es de ir buscando temas con cada uno de los presidentes de las Asociaciones de la UNEAC, para que se conozca a esas personas que han dejado su legado a la cultura nacional cubana, muchos de los cuales están relegados”.

Llena de proyectos y de ese ímpetu que la distingue dejamos a Esther García al término de la entrevista. Vital, como la Productora de Audiovisuales, que ahora celebra sus primeros veinte años.

“Esto tenemos que hacerlo por la memoria de Octavio y porque creemos en el documental pues conserva nuestra memoria histórica en cualquiera de las manifestaciones artísticas, incluida la arquitectura, el periodismo. Son cosas que hay que dejar preservadas”.