Etzamián, un libro para quien ame el goce de la literatura

Etzamián, un libro para quien ame el goce de la literatura

Etiquetas: 
Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, Ediciones UNIÓN, crítica literaria Cira Romero, GV Andersen
  • El pinareño GV Andersen es egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.
    El pinareño GV Andersen es egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

De esta forma, la investigadora, ensayista y crítica literaria Cira Romero recomendó el volumen titulado “Etzamián” perteneciente a Ediciones Unión, el cual se presentó este miércoles en la sala Villena de la UNEAC.

Este libro, ganador  en el año 2014 del Premio David, es de la autoría del joven pinareño GV Andersen, licenciado en derecho y egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

El jurado integrado por Raúl Aguiar, Emerio Medina y Laidy Fernández de Juan seleccionó este volumen que en más de 120 páginas nos entrega 6 cuentos. Al presentar el libro Cira Romero citó al poeta Antón Arrufat para referirse al disfrute que le produjo su lectura. “(…) dice Antón, como saben los buenos lectores, después de terminada la lectura de una obra cerrar el libro es abrirlo de otra manera. Empiezan traslados físicos y geográficos, imaginaciones, virtualidad, y ahí comenzaron los míos” explicó.

“Etzamián” es una obra rotunda, dijo Cira Romero parafraseando lo que solía decir el escritor Onelio Jorge Cardoso cuando terminaba de leer un libro, y agregó que este es un texto distinto por muchas razones. “En tanto obra con voz propia y ya eso es mucho decir, es un conjunto sorprendente por los temas tratados y en cada uno de ellos se cumple un plan escritural pulidamente  delineado y recreado de modo diferente a lo que en la actualidad acostumbran  a hacer no pocos de nuestros narradores”, sentenció la investigadora del Instituto de Literatura y Lingüística José Antonio Portuondo.

Según el criterio de Cira Romero, la mayor riqueza del libro radica en dos elementos inseparables y bien conjugados. “Imaginación, para saber hilar historias,  decirlas mediante un lenguaje elaborado con eficacia artística capaz de transmitir el aliento particular de un escritor que tiene voz, ya lo dije, que alcanza la suya propia en estas páginas totalmente autónomas y vírgenes casi de sus focos externos. Porque  este conjunto literario constituye un corpus  que me atrevo a calificar de puro sino fuera porque el término no estuviera equilibrado por mucha interpretación errónea”, explicó la cítrica literaria.

Para finalizar, Romero expresó: “Estoy convencida, y así se los trasmito, que quien ame el goce proveniente de la literatura encontrará  en este, como dictaminó el jurado que lo premió, un libro cautivante , muy bien cuidado, que no parece deberse  a un principiante sino a un narrador fuerte, experimentado (…)”.

Por su parte, el autor del libro agradeció la presentación de Cira, y del jurado que lo valoró como premio. Explicó además que estos cuentos, en su mayoría, fueron pensados mientras era alumno del Centro Onelio Jorge Cardoso.  “Soy un autor que me es muy difícil reducir las historias que a menudo imagino a simples cuentos. El cuento considero que es un ejercicio superior en todos los sentidos a las novelas en cuanto exige mucho más del autor a que se comprima la idea y ser más comunicativo directamente y por eso me es muy difícil”, comentó GV Anderson.

A la pregunta de por qué había elegido ese título para el libro, el autor respondió leyendo dos fragmentos del volumen que mostraron al personaje de Etzamián, además de crear una suerte de expectativa que el público presente en la sala Villena solo pudo minimizar comprando el libro.

El Premio David, dedicado a autores inéditos fue creado en el año 1967, aunque tuvo un lapso de ausencia entre 1991 y 1994 debido al período especial. El concurso sigue estando vivito y coleando, apuntó Romero y agregó que las personas que han ganado el David a lo largo de los años son hoy nombres importantes en el panorama literario nacional. Este premio en su momento fue las puertas abiertas para los escritores que entonces comenzaban, comentó la investigadora.