EUSEBIO LEAL: CABALLERO DE LA MEMORIA

Fallece Eusebio Leal

EUSEBIO LEAL: CABALLERO DE LA MEMORIA

Yo estuve allí, el 3 de abril de 2008, en el VII Congreso de la Uneac (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), cuando Eusebio Leal Spengler pronunció una verdadera Oración por la unidad de los cubanos. Habían tenido lugar varias intervenciones, algunas observaciones, y el Historiador de la Habana alzó su voz y conmovió al foro con su esencialidad de siempre:

«Yo no me avergüenzo de los que están fuera, porque mis hijos están fuera, y jamás me avergonzaré de mi condición de padre, ni jamás les quitaré a ellos el nombre de cubanos —ellos decidieron su camino— siempre y cuando no hagan armas contra la patria que los vio nacer (…)» (1)

Muchos prejuicios ―amasados por los años, por nefastas circunstancias―, cayeron, fustigados por sus palabras, por su transparencia:

«Es necesario que cuando vean pasar a uno cualquiera de nosotros, que sea singular, lo respeten y lo estimen; que no digan nunca, como afirmábamos al principio de la Revolución: “Ahí va un negrito”; que no digan nunca más: “Ahí va un homosexual”, o, como estamos en una república literaria y es muy español, “un maricón”. ¡No! ¡No!, ya que tanto hemos luchado por la libertad, que se respete nuestra singularidad. Eso es lo que hemos logrado en esta reunión, y por eso hemos llegado hasta aquí». (2)

Yo vi cuando Eusebio Leal y Alfredo Guevara se abrazaron. Yo vi lágrimas en el plenario.

Yo estuve allí, durante la Sesión Solemne de la Asamblea Municipal del Poder Popular por los 500 años de Santiago de Cuba. Teatro Heredia: 25 de julio de 2015. Escuché sus palabras, viví las emociones:

«Hay que afirmar categóricamente que la unidad nacional es lo más importante, esa unidad absoluta del pueblo que se llama hoy en Santiago santiaguero, pero que es fundamentalmente como lo dice su nombre completo, Santiago de Cuba. Hoy somos cubanos (…)

«A Santiago en este homenaje, en este día de júbilo y de historia, se le recuerda por sus músicos; se le recuerda por sus artistas; se le recuerda por los cantos de Esteban Salas o de Electo Silva; se le recuerda por la obra admirable de sus artistas y de sus poetas (…)  La patria no es solo donde se nace sino donde se lucha». (3)

Profesionales cubanos y extranjeros del curso Medios para comunicar el patrimonio junto a Eusebio Leal en La Habana Vieja (Foto del autor)

Y estuve, justo cuando Eusebio Leal salía a una plaza de La Habana Vieja, y todo el grupo que tomaba parte en el curso “Medios para Comunicar el Patrimonio”, quiso inmortalizar aquel momento. Era junio de 2016. Quise tomarlo como un regalo ―el mejor regalo― por mi cumpleaños que había celebrado pocos días atrás.

Una imagen inolvidable con el caballero que ha salvado tanta memoria, que atrapó el latido de las piedras, que bordó las palabras como pocos. Todavía pude abrazarlo, un instante más, en 2019, en el Palacio de las Convenciones.

Quiero recordarlo en las palabras de un habanero agradecido. La casualidad y la fortuna, me hicieron partícipe. Aquel perro callejero que vino a mí en la Plaza de Armas de La Habana, tenía colgada una identificación que asignaba su custodia a un lugar cercano. Abrí los ojos de asombro y al notarlo alguien que compartía el banco del parque, me dijo: «Eso es obra de Eusebio. ¡Qué hombre ese, mi hermano!».

NOTAS

1. “Preparémonos para el nuevo destino de nuestro país”, en Granma, 4 de abril de 2008

 http://www.granma.cu/granmad/2008/04/04/cultura/artic04.html

2. Ibídem.

3. Odalys Viera y Yoel Lugones: “La patria no es solo donde se nace sino también donde se lucha”, 25 de julio de 2015. Tomado del sitio Eusebio Leal Spengler, historiador de Ciudad de La Habana,

http://www.eusebioleal.cu/noticia/la-patria-no-es-solo-donde-se-nace-sino-donde-se-lucha/