Exilia Saldaña, una escritora eterna

Exilia Saldaña, una escritora eterna

Etiquetas: 
Escritores, Exilia Saldaña, literatura cubana, sala Villena, editorial UNIÓN
  • Homenaje a Exilia Saldaña en la UNEAC. Fotos: Héctor Navarro
    Homenaje a Exilia Saldaña en la UNEAC. Fotos: Héctor Navarro
  • Homenaje a Exilia Saldaña en la UNEAC. Fotos: Héctor Navarro
    Homenaje a Exilia Saldaña en la UNEAC. Fotos: Héctor Navarro

Recuerdo que de pequeña le temía a la oscuridad, a ese incierto negro y profundo que no logramos descifrar por más que lo imaginemos. Me aterraban sus sonidos sordos, sus claroscuros, sus sombras persiguiéndome a donde fuera. Y de temer a la oscuridad, por supuesto, terminé temiéndole a la noche, durante muchos y largos años. Hasta que un día, cerrado como la noche misma, una "abuela" me reveló su secreto y entonces el miedo mutó en fascinación.

─ ¿Qué es la noche, abuela?

─ Es una doncella de dulce mirada, vestida de ébano, descalza y cansada. Es negra y es bella. Es sabia y calada. En nada recuerda a sus otras hermanas. (Libro La Noche, Exilia Saldaña)

Resulta que me encontré con La Noche, y con la abuela, y Mayito..., y con Exilia Saldaña. Esa mujer escritora, pedagoga, ensayista, narradora, editora que sigue viviendo a través de su obra, porque como ella misma dijo: "¿no es acaso la memoria presencia del corazón?".

Exilia nació el 7 de agosto de 1946 y falleció en 1999. A pesar de su corta existencia terrenal, alcanzó los premios mayores a los que puede aspirar una figura literaria: primero que todo, el encanto de los públicos por sus creaciones y segundo, la admiración y el respeto de la intelectualidad cubana.

Estos sentimientos fueron vivenciados recientemente en la sala Villena de la UNEAC, cuando parte de la comunidad de escritores, músicos, lectores y amistades, recordaron a la Saldaña.

Esteban Llorach, vicepresidente de la Sección de Literatura Infantil y Juvenil de la UNEAC, anunció que la Editorial UNIÓN, en su colección Homenaje de este año, presentará un volumen con textos escogidos de esta autora.

Aunque las piezas seleccionadas prometen abarcar un amplio abanico de las propuestas de Exilia, en cuanto a temas y formas de concebir las letras (sin segmentar de los públicos por edades), muchas de sus creaciones quedaron fuera de la clasificación. Asimismo, deberán prescindir los editores de disimiles críticas en torno a su quehacer, las cuales quedarán en agenda para anhelados proyectos futuros.

La tarde de celebración a Exilia Saldaña reunió diversas acciones culturales materializadas por jóvenes músicos y declamadores, quienes validaron el sentido de sus palabras, legadas a la posteridad.

─ Abuela, vi un pájaro negro.

─ Sería una paloma o un mayito o un quiscal que extravió su paradero.

─ No, no era una paloma, ni un mayito, ni una urraca, ni un cuervo.

Era grande y misterioso, olía a flor en el pelo y en el pico, blanco y redondo, saltaba un conejo.

─ Entonces era la noche que se iba en busca de otro cielo para otra abuela y otra nieta, para otro libro de insomnes sueños. (Libro La Noche, Exilia Saldaña)