Fernando Betancourt, desde hace 40 años

Fernando Betancourt, desde hace 40 años

Etiquetas: 
Plásticos, Villa Clara, Homenaje
  • Fernando Betancourt recibió el reconocimiento de las instancias culturales por su labor en la enseñanza artística maestro de varias generaciones.
    Fernando Betancourt recibió el reconocimiento de las instancias culturales por su labor en la enseñanza artística maestro de varias generaciones.
  • Fernando Betancourt recibió el reconocimiento de las instancias culturales por su labor en la enseñanza artística maestro de varias generaciones.
    Fernando Betancourt recibió el reconocimiento de las instancias culturales por su labor en la enseñanza artística maestro de varias generaciones.

Hasta para recibir un homenaje el pintor y grabador Fernando Betancourt Piñero es lo que se puede llamar un artista incómodo.

Desde hace muchos años tiene su casa, y ahí mismo su taller, en la ciudad de Remedios pero él quiso que quienes le fueran a agasajar se llegaran hasta el poblado de Buena Vista, más de veinte kilómetros al este e incluso hasta la Finca Dos Sierras, en el pleno del Lomerío Bamburanao de Villa Clara.

“Es que aquí nací y desde niño entre estos árboles, arroyos y gente sencilla nació mi espiritualidad y después creció en Buena Vista que era el pueblo más grande cerca”.

La verdad es que nadie protestó porque Fernando y sus cuatro décadas de arte bueno y rebelde bien valen el viaje en carro y la posterior caminata atravesando campo.

“Un artista es un auténtico bebedor”, dice Fernando entre la inspiración y la sonrisa, “…un bebedor de agua de manantiales, de sociedades, un bebedor de los espíritus de la naturaleza y por eso quise que vinieran hasta aquí para que se embarren de los colores, olores y lo desconocido de estos montes que me regalaron las primeras luces”.

En ese propio lugar, casi virgen, las instancias culturales y de la enseñanza artística en Villa Clara reseñaron y reconocieron la obra del pintor y siempre maestro de varias generaciones de artistas.

La fiesta por los cuarenta años de Betancourt Piñero al servicio de la cultura se hizo como él soñó. Fue matizada por la sencillez de su  pueblo que fue el protagonista principal, participando de una fiesta popular en plena calle, de la exposición A la Carta, al aire libre y de una acción performática que hicieron estudiantes de la academia, profesores y artistas convocados.

“Yo siempre digo que me siento realizado como persona y como artista porque si mi obra real no es tan grande artísticamente pues no importa porque yo he vivido como un artista y eso es lo que me queda”.

Las armas de Fernando Betancourt son sus lienzos y pinceles, el escenario elegido, su casa taller para luego socializar con el público desde cualquier circuito expositivo.

Su arte es comprometido con aquello en lo que cree, revolucionario, polémico, a veces irreverente, en ocasiones complaciente, pero es una obra que viene y está en todo momento a disposición de una causa porque su autor está muy consciente de lo que es y de todo cuanto hace en función del arte desde hace ya 40 años.