Fidel Castro: el cinéfilo implacable que salvo el proyecto de Cine Latinoamericano

Fidel Castro: el cinéfilo implacable que salvo el proyecto de Cine Latinoamericano

Etiquetas: 
ICAIC, cine cubano, Fidel Castro Ruz
  • El crítico de cine Armando Pérez Padrón es uno de los creadores que se ha dedicado a investigar varias facetas de la vida del Comandante en Jefe, en el séptimo arte, a lo largo de todo el mundo. Foto del autor
    El crítico de cine Armando Pérez Padrón es uno de los creadores que se ha dedicado a investigar varias facetas de la vida del Comandante en Jefe, en el séptimo arte, a lo largo de todo el mundo. Foto del autor

El líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz fue un gran defensor del nuevo cine Latinoamericano. Era conciente que la cinematografía constituía un medio en el que se podía reflejar la identidad, las ansias de libertad e independencia de un pueblo.

Su pasión por el celuloide venía de mucho antes de despuntar como dirigente estudiantil y mucho menos como estadista o antes de convertirse en leyenda revolucionaria.

Es vastísima la proyección de la figura de Fide en el catálogo de producciones del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) e internacional.

El crítico de cine Armando Pérez Padrón es uno de los creadores que se ha dedicado a investigar varias facetas de la vida del Comandante en Jefe, en el séptimo arte, a lo largo de todo el mundo.

¿Armando, podría explicar usted algunos ángulos fundamentales en los que está presente la figura de Fidel en el celuloide?

Si, la figura de Fidel aparece como sujeto del relato fílmico utilizada en muchas películas a lo largo de los últimos 50 años, tanto cubanas como extranjeras.

¿Y usted recuerda, algunas producciones cinematográficas, en las que Fidel aparece como protagonista?

Desde una película como Topaz (1969), de Alfred Hitchcock., hasta JFK, Oliver Stone, donde aparece Fidel tal y como es en determinados momentos de sus presentaciones.

Fidel ya debutaba como actor en papeles secundarios en películas rodadas en los años de 1940. Existe poca información al respecto ¿Qué conoce usted de esas apariciones?

Fidel fue un personaje pintoresco y en su juventud allá por la década de 1940, aparece incluso como extra en tres películas… un acontecimiento que realmente parece una gran curiosidad.

Entre esas películas está por ejemplo Escuela de sirenas, que protagonizada por Esther Williams, y Vacaciones en México dos filmes dirigidos por George Sydney.

Pero también Fidel en el cine aparece como sujeto de relato desde el punto de vista de ficción. Diferentes actores lo han representado en las distintas propuestas que se hicieron sobre la figura de Ernesto Che Guevara: la rodada en Cuba y en otros escenarios. En ellas aparece el Comandante en Jefe encarnado por determinados artistas. 

Quizás entre los filmes más conocido en Cuba está el audiovisual Che protagonizado por el mexicano Damián Bichir. Pero para llevar adelante el proyecto más complejo de todas las artes, además de voluntad política debe estar latente una pasión por la cinematografía ¿Armando, qué significó el cine para Fidel Castro?

Ese hombre que vio en el cine desde el mismo triunfo para acompañar al mismo proceso revolucionario, sobre todo para llevar cultura a todo el pueblo cubano, por que cuando triunfo la Revolución había un 60 por ciento de analfabetismo y la mayoría de los cubanos Vivian en el campo. No por gusto dos meses y días se creara el ICAIC, incluso primero que el Ministerio de Cultura, y muy buena parte de otras instituciones, y luego que el Instituto de Reforma Agraria. Fidel dio una importancia extraordinaria al cine. Posteriormente aparecieron los cines móviles, con lo cual por primera vez llegó no solo el séptimo arte, sino también los libros, los documentales de lo que estaba haciendo la Revolución en aquellos momentos.

¿También  se de debe a Fidel Castro el Festival Internacional de Cine Latinoamericano?

Era un hombre que según me cuentan las personas que trabajaron en la fundación del ICAIC, se pasaba una noche viendo cine. Aquí en Camagüey, cerca de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, donde radicaba un establecimiento del ICAIC en la década de 1960, en sus visitas a Camagüey, el Comandante en Jefe permanecía ahí hasta altas horas de la madrugada viendo películas, lo mismo repitiendo una película de Chaplin, hasta las grandes obras del cine soviético.

Y respondiendo a su pregunta, a Fidel también se le debe la salvación del proyecto del Nuevo Cine Latinoamericano, el que se gestó en Villa del Mar en la década de 1960, pero con el golpe fascista al gobierno de la Unidad Popular del presidente chileno Salvador Allende se vino abajo todo el sueño forjado en Villa del Mar. Fidel en 1979 volvió una vez más aponer a Cuba, a la revolución en función de salvaguardar ese proyecto.

¿Cuando se habla de cine latinoamericano también se esta hablando de integración?

Si vamos a hablar en materia de integración de todo lo que se ha tratado de forjar en Latinoamérica, un ejemplo lo es la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños en La Habana, uno de los grandes sueños que se llevó adelante en la región y en la que se han graduado cientos de jóvenes que han dado una nueva visión de América Latina y muy diferente de la que siempre se tuvo por América Latina y el muy especial sobre el Caribe

¿Por qué cree usted que a Fidel le debe mucho el cine en Latinoamérica?

No por gusto alguien como Gabriel García Márquez, quien fue tan amigo de Fidel, ese gran escritor que todos conocemos fue además, un cineasta extraordinario, decía que Fidel es el cineasta mas grande desconocido del mundo por lo que había sido capaz de poner en práctica. Fidel puso en los hombros de Cuba el proyecto. Puso todo su empeño y autoridad moral en América Latina para crear la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños.

Muchos afirman que en los momentos más difíciles del Periodo Especial, o Crisis Económica en Cuba, en la década de 1990, el Comandante en Jefe salvó el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana ¿Como estudioso del cine cuál es su visión al respecto?

Yo creo que un país, como estuvimos nosotros en aquellos terribles años de 1990 y que el Festival de Cine se ponderara es extraordinario. En medio de sus múltiples ocupaciones brindaba siempre una recepción a las principales figuras que venían al Festival Internacional de Cine La Habana. Fidel es el hombre extraordinario, que a mi juicio no solo le debe el cine cubano, sino también el cine de Latinoamérica y  esa otra visión que no sea el trasfondo que siempre le ha dado el cine de la gran industria, para el cual Latinoamérica y especialmente el Caribe, son ese paraíso del sexo, el Mar y el Sol,  donde en lugar de ser nosotros suceso del relato, nos utilizan como objeto, trasfondo, telón y escenografía. Esa realidad de hoy la ofreció Fidel, como nadie.