Finaliza el Consejo Nacional de la UNEAC con debates esenciales para la nación

Finaliza el Consejo Nacional de la UNEAC con debates esenciales para la nación

Etiquetas: 
Escritores, IV Consejo Nacional, cultura cubana, sociedad cubana
  • Parte importante del encuentro se dedicó a la discusión de los documentos presentados por el 7mo Congreso del PCC.
    Parte importante del encuentro se dedicó a la discusión de los documentos presentados por el 7mo Congreso del PCC.

El pleno de la cuarta reunión del Consejo Nacional de la UNEAC tuvo lugar en la sala del Museo Nacional de Bellas Artes en la mañana del miércoles 14 de septiembre con la presencia del Ministro de Cultura Abel Prieto y otras personalidades de la cultura nacional.

En las palabras introductorias Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, señaló que se han vivido días de gran emoción, donde se ha podido palpar la contribución de los miembros como forma imprescindible de mejorar la política cultural del país, sobre todo en el tema de la música, unos de los tópicos principales que calificó como factor esencial de nuestra identidad.

“Ante los retos que enfrentamos nuestro aporte tiene que ser reflejo de la cultura nacional”, resaltó Barnet y anunció la próxima aparición de una publicación de la UNEAC especializada en música que dirigirá el vicepresidente de la organización Pedro de la Hoz.

Al realizar el resumen del trabajo de la institución en los últimos meses destacó las actividades por el 55 aniversario de “Palabras a los intelectuales” y la fundación de la UNEAC, además de las celebraciones en todas las provincias por el 90 cumpleaños de Fidel. También recordó a los destacados artistas e intelectuales que han fallecido recientemente, por quienes pidió una evocación y homenaje con el cariño que se merecen.

En su segundo momento los presidentes de las Asociaciones rindieron cuenta de los debates que tuvieron por comisiones el día anterior.

Algunos de los temas que motivaron reflexión entre los presentes fue la necesidad de dar atención especial a las artes escénicas en Santiago de Cuba, planteado por Fátima Patterson, ante la depresión en la producción teatral de esa importante provincia. Los artistas han trabajado por incentivar la preparación de nuevos talentos, pero se necesita una estrategia para darle vida a las instalaciones que están recibiendo inversión por parte del gobierno, indicó.

Por su parte, Esteban Morales resaltó la importancia de profundizar en la alianza entre la UNEAC y los medios de comunicación del país, para que nuestros artistas e intelectuales tengan activa participación en la información y formación de valores de nuestra población, así como en los temas de educación desde las escuelas, en cuestiones de racialidad; además de la utilidad en la cooperación internacional, aquella que llega al país de forma positiva, para la elaboración de proyectos de interés para la nación.

El ensayista, crítico y traductor cubano, Desiderio Navarro, abundó en el tema de los medios y la importancia de tener atención especial a los mensajes trasmitidos, en consecuencia al carácter laico de nuestra Constitución.

Parte importante del encuentro se dedicó a la discusión de los documentos presentados por el 7mo Congreso del PCC —sobre la conceptualización del modelo económico y social de la nación y el Plan de desarrollo hasta el 2030—  donde los miembros del Consejo tuvieron una nueva oportunidad para discutir y realizar sus aportes ante la presencia del Jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido, Roberto Montesinos, y otros dirigentes del PCC.

Durante los debates que provocaron los documentos se analizó la visión cultural, en el más amplio sentido, que debe tomarse de las transformaciones en el país desde una perspectiva transversal, pues solo la cultura puede salvar nuestro desarrollo.

Además se hicieron numerosas propuestas dirigidas a variados aspectos como el papel del colectivo de trabajadores en las decisiones de las empresas socialistas, la definición del concepto de “propiedad de todo el pueblo” —con la diferente particularidad de la propiedad estatal—, las implicaciones ideológicas y políticas del desarrollo de la propiedad privada y el necesario control sobre su acción para evitar latifundios o concentración de riquezas y deformaciones estructurales,  así como la importancia de hacer efectivos —en forma de ley—todas las propuestas que hacen ambos documentos y la necesidad de incorporar la industria cultural como eje de la economía y de nuestra sociedad en general.