Ganada una batalla cultural

Ganada una batalla cultural

Etiquetas: 
integración cultural, Casa del Alba Cultural, CELAC, ministros de cultura, Escritores
  • En la sesión inaugural Abel Prieto, asesor del Presidente cubano; Julián González, ministro de Cultura; Ismael González, coordinador del Alba Cultural y Alfonso Zabaleta, representante de la secretaría del Alba cultural.
    En la sesión inaugural Abel Prieto, asesor del Presidente cubano; Julián González, ministro de Cultura; Ismael González, coordinador del Alba Cultural y Alfonso Zabaleta, representante de la secretaría del Alba cultural.

Una Declaración se firmó ayer en la sesión vespertina de la VI Reunión de Ministros de Cultura y Jefes de Delegaciones de los Países del Alba-TCP, por los respectivos ministros de cada uno de los 11 países que integran la organización.

El documento reconoce, en primera instancia, el papel que desempeña la cultura en la reafirmación de las identidades latinoamericanas y caribeñas, en el avance de la integración y unidad de nuestros pueblos, en el crecimiento económico, la erradicación de la pobreza, la disminución de las desigualdades sociales y el logro de un desarrollo sostenible.

Los participantes ratificaron el compromiso de favorecer la integración cultural de la región, estimular la participación activa de las comunidades en los procesos culturales, preservar el patrimonio cultural y fomentar el desarrollo de las economías creativas,  entre otras acciones.

A la vez que reafirmaron el respeto por la diversidad cultural en nuestras sociedades multiétnicas, multiculturales y plurilingües, subrayaron la contribución de los intelectuales, artistas, gestores y promotores culturales a la firmeza y resistencia de nuestros pueblos ante los planes renovados del capitalismo transnacional globalizado para desestabilizar los procesos y gobiernos progresistas de la región.

El texto recoge, además, la aprobación de que sea el Estado Plurinacional de Bolivia el que  tendrá a su cargo  la VII Reunión de Ministros de Cultura de los países del ALBA-TCP, prevista para septiembre del 2016.

En ese contexto, el ministro de Cultura y Turismo de Bolivia, Marko Machicao Bankovic, comentó a Granma su valoración en torno a la jornada de trabajo. “El ALBA permite homogenizar criterios para nuestros países y estamos contentos de ver que se está fortaleciendo y que se enriquecen las propuestas iniciales. Hoy hemos dejado muy bien claro que para nuestra lógica del Alba cultural, el relieve y la importancia de la gestión cultural de las identidades propias de nuestras naciones es un factor de transformación de nuestras sociedades. Creo que hemos alcanzado una madurez y hemos logrado entender que las revoluciones no pasan solo por el concepto económico ni democrático, sino que tienen su esencia en el proceso cultural. Ahora hay que poner en marcha la agenda que hemos compartido”.

Las palabras de cierre estuvieron a cargo de Abel Prieto Jiménez, asesor del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. En ellas quedaron remarcadas las ideas de la necesidad de trabajar frente a la cultura chatarra, y ponerse de acuerdo con los respectivos Ministros de Educación, para instrumentar una asignatura en la escuela publica latinoamericana y caribeña que contemple la apreciación de las artes en el campo audiovisual.

Insistió en el tema de la formación de público, pues “esa avalancha de productos chatarra encuentra un público ávido y eso crea adicciones e inhabilita al consumidor, que queda incapacitado para participar de los procesos culturales auténticos”.

“Tenemos que formar públicos con conceptos antihegemónicos, des­colonizados, anticoloniales, que se acerquen a paradigmas que se asocien a la emancipación”, acotó, e insistió en la necesidad de actualizar los sitios digitales, traducir al inglés los materiales oportunos para seguir ganando sectores del pueblo norteamericano,  al tratarse de un asunto que tiene que ver con el campo de las ideas.

Tomando prestadas las palabras del intelectual venezolano Luis Britto concluyó: “En última instancia la batalla es cultural. Cada país nuestro tiene que ser un núcleo de resistencia cultural. La cultura es libertad”.

Tomado de Granma