Homenaje a Dulce María Loynaz

Homenaje a Dulce María Loynaz

Etiquetas: 
Centro Dulce María Loynaz, Escritores, poesía, Casona
  • Verónica Lynn declamando poemas de Dulce María Loynaz. Foto de la autora
    Verónica Lynn declamando poemas de Dulce María Loynaz. Foto de la autora

Bajo las enredaderas del patio de la casona de 19 y E, donde Dulce María Loynaz pasara los últimos años de su vida, transcurrió en la tarde de este 8 de diciembre un homenaje a la destacada escritora cubana en vísperas del 115 aniversario de su natalicio.

El encuentro acogió la inauguración de la exposición fotográfica El silencio me cubre lentamente del arquitecto Enrique Alonso Orozco, la cual toma como protagonista la casa de la familia Loynaz Muñoz de la calle Línea “sitio que fue sede inspirativa de la extraordinaria novela Jardín y que no ha podido ser rescatada de sus ruinas actuales”. En esta muestra fotográfica podemos admirar la belleza de la construcción, que erguida en el tiempo se niega a perecer.

Virgilio López Lemus, en las palabras de apertura de la exposición, expresó que la misma reúne “diez fotos que muestran balaustradas, rejas, muros, ventanas…diez instantes que dan fe del paso del tiempo, de la vejez de una mansión que fuese emporio familiar y punto de encuentro de intelectuales de muy variada talla, como el universal Federico García Lorca y el gran novelista Alejo Carpentier”. Alonso Orozco tituló las fotografías con fragmentos de textos de Dulce María Loynaz, uniendo la poesía de la destacada autora, a la poética que encierra cada imagen.

La Casa, soy la Casa.

Más que piedra y vallado,

Más que sombra y que tierra,

Más que techo y que muro,

Porque soy todo eso, y soy con calma.

Así se nos muestra la Loynaz, en aquel poema inolvidable: “Últimos días de una casa”.

En la voz de la reconocida actriz Verónica Lynn, llegaron otros versos que el público agradeció. Un momento emotivo donde Verónica mostró una fotografía donde posara años atrás junto a la poeta.

Fue una tarde hermosa que sirvió también para festejar un aniversario más de la unión de Dulce María Loynaz con su esposo Pablo, con el cual contrajo matrimonio un día 8 de diciembre, amor que le inspiraría tantos poemas para suerte nuestra.