Homenaje a Emilio Roig de Leuchsenring

Homenaje a Emilio Roig de Leuchsenring

Etiquetas: 
Plásticos, Emilio Roig de Leuchsenring, Oficina del Historiador de la Ciudad
  • Palacio del Conde de Lombillo, en La Habana.
    Palacio del Conde de Lombillo, en La Habana.

Desde este 23 de agosto, en el Palacio de Lombillo, se puede apreciar la exposición “Emilio Roig, costumbrista de ardorosa y militante cubanía”, justamente cuando se recuerda el aniversario 127 del natalicio de ese relevante intelectual cubano, quien fuera el primer historiador de La Habana.
Según fuentes de la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad, la muestra se aproxima al Emilio Roig periodista y costumbrista, labor que desarrolló desde distintas publicaciones periódicas como “Gráfico”, “Social”, “Carteles” y “El Fígaro”, entre otras.
Podrá apreciarse una selección de artículos en los cuales el historiador presenta, con fino humor, diversos tipos de personajes que abundaban en la sociedad de su época. Del mismo modo se mostrarán reproducciones de caricaturas originales de Conrado W. Massaguer, atesoradas por el Archivo Histórico de la Oficina del Historiador de La Habana, y que sirvieran para ilustrar los artículos de Roig; correspondencia intercambiada con otros reconocidos intelectuales; así como publicaciones. La exposición también incluirá publicaciones seriadas que forman parte del fondo de la Biblioteca Histórica de la Oficina del Historiador de La Habana y de donde fueron seleccionados artículos costumbristas publicados por Roig.
Emilio Roig de Leuchsenring, quien fuera el primer historiador de La Habana, sentó las bases para la conservación de gran parte de la memoria histórica de esta ciudad capital con su apasionada labor, al frente de la Oficina del Historiador de la Ciudad, desde que la fundó en los años 30 de la pasada centuria hasta su fallecimiento, a inicios de la década del 60 de la pasada centuria. Su quehacer intelectual incluyó también un intenso trabajo como periodista, en particular con sus crónicas costumbristas, además fue editor y un ferviente defensor del patrimonio de la capital cubana.
Hoy, a más de medio siglo del fallecimiento de Emilio Roig de Leuchsenring, su legado perdura. Eusebio Leal, su fiel seguidor y su sucesor como Historiador de La Habana, ha sabido continuar y desarrollar la infinita obra de amor por la que vivió Roig en defensa de nuestro patrimonio y nuestra memoria histórica.
La exposición “Emilio Roig, costumbrista de ardorosa y militante cubanía” permanecerá en la sala que lleva su nombre en el Palacio de Lombillo, situado en la Plaza de la Catedral. Allí, en los espacios salones de esa otrora mansión colonial y en su hermoso patio, aún perdura la huella del quehacer de este habanero de nacimiento, y cubano raigal quien, para siempre, marcó con su impronta nuestra cultura.