Homenaje a María del Rosario Hernández Iznaga

En La Bella Cubana

Homenaje a María del Rosario Hernández Iznaga

Etiquetas: 
Músicos, Alicia Valdés, Instituto Superior de Arte, Musicología, docencia artística, Escuela Nacional de Arte
  • Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
    Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
  • Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
    Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
  • Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
    Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
  • Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.
    Quienes asistieron a esta última cita del espacio fueron testigos directos de la obra legada por esta figura. Foto: Carlos Becerra.

La Bella Cubana, espacio mensual que conduce y dirige la musicóloga Alicia Valdés Cantero, con sede en la sala Villena de la UNEAC, agasajó a la profesora María del Rosario Hernández Iznaga (La Habana, 1955), decana de la Facultad de Música de la capitalina Universidad de las Artes (ISA).

El objetivo priorizado de esta cita sabatina es visibilizar la presencia de mujeres y hombres, quienes —con sus valiosos aportes teóricos y prácticos— han contribuido al desarrollo de la música cubana, y por ende, al enriquecimiento del patrimonio sonoro nacional y universal.

Como parte de la Jornada Nacional por el Día del Educador, la maestra Valdés Cantero evocó la función básica indispensable desempeñada por el maestro en la formación integral de la personalidad de los estudiantes, y ofreció las definiciones de educar dadas por el venerable padre Félix Varela, José Martí, don Enrique José Varona, el escritor argentino Julio Cortázar y el poeta y jurista Rubén Martínez Villena.

A solicitud expresa de Valdés, tres colegas de la profesora Hernández Iznaga reseñaron su fecunda trayectoria profesional en los campos de la musicología y la docencia artística superior, no solo como la excepcional maestra que es, sino también como excelente persona, el escaño social más elevado al que puede —y debe— aspirar el hombre.  

María del Rosario Hernández Iznaga cursó estudios en los conservatorios Guillermo Tomás y Amadeo Roldán, en la Escuela Nacional de Arte (ENA), en la institución moscovita Chaikovski, donde alcanzó el título de Licenciada en Musicología, así como en el ISA, donde obtuvo el grado académico de Máster en Artes (con mención en Música).

Como profesora de Literatura Musical, Morfología e Historia de la Música ha ejercido, desde principios de los años 70 de la pasada centuria, en la Escuela Provincial de Arte de Matanzas, la Escuela Nacional de Música y la Facultad de Música del Isa. Ha sido tutora, oponente y consultante de trabajos de curso y de diploma, y ha participado en numerosos eventos científicos y artísticos

Con la musicóloga e investigadora Dinorah Valdés, realiza estudios sobre la música bailable actual y sus principales representantes en nuestra plataforma insular. Ha publicado varios artículos en medios locales y foráneos de prensa.

Varios/as participantes, entre ellos/as discípulos de la profesora Hernández Iznaga, valoraron —desde una óptica eminentemente objetiva— la integridad profesional, revolucionaria y humana que identifica a tan singular maestra, tanto en el aula, como fuera del contexto docente-educativo.

Acto seguido, se le hicieron los obsequios espirituales que, en esa ocasión, estuvieron a cargo —entre otros/as— del guitarrista Luis Manuel Molina, la pianista y compositora Alina Torres, el tecladista Javier Iha, el dúo de trombones, el trío de metales y los/as integrantes de la peña danzonera de San Miguel del Padrón.

Por último, María del Rosario Hernández Iznaga, con no disimulada emoción, agradeció a su colega y amiga del alma, Alicia Valdés Cantero, el sentido homenaje de que había sido objeto en la última edición del 2015 de La Bella Cubana.