Homenaje a Rubén Darío y Fayad Jamís en el Foro Literario de la UNEAC

Homenaje a Rubén Darío y Fayad Jamís en el Foro Literario de la UNEAC

Etiquetas: 
Escritores, UNEAC, Feria del Libro 2016, Roberto Fernández Retamar
  • En el Foro de izquierda a derecha Roberto Fernández Retamar, Alex Pausides y el el editor mexicano Mario Alberto Nájera. Foto del autor
    En el Foro de izquierda a derecha Roberto Fernández Retamar, Alex Pausides y el el editor mexicano Mario Alberto Nájera. Foto del autor

Concluido el Foro Literario, que organiza la Asociación de Escritores de la UNEAC en la sala Villena a propósito de la Feria Internacional del Libro, con homenajes al poeta salvadoreño Rubén Darío en el centenario de su muerte y al artista y escritor cubano Fayad Jamís. Durante el encuentro, el editor mexicano Mario Alberto Nájera presentó la Colección Centro, creada por Jamís, y se presentó el documental Vagabundo del alba, sobre la vida y la obra de ese reconocido artista.

El tercer y último encuentro del Foro Literario que organiza la Asociación de Escritores de la UNEAC en la sala Rubén Martínez Villena, durante la mañana del jueves 18 de febrero, fue dedicado a rendirle homenaje a dos grandes de las letras hispanoamericanas: Rubén Diario y Fayad Jamís.

Al presentar la sesión el Presidente de la Asociación de Escritores, Alex Pausides, señaló que cuando se valoró recordar el centenario de la muerte de Rubén Darío la mejor opción había sido pensar en el Premio Nacional de Literatura Roberto Fernández Retamar, por la reconocida afiliación a su obra. Retamar agradeció la oportunidad para leer fragmentos de un amplio y profundo ensayo titulado Rubén Darío en las modernidades de nuestra América, que escribió para una Universidad de los Estados Unidos con motivo del centenario del poemario Azul.

En su lectura analizó en detalles el contexto poético en el que se desarrolló la obra de Darío, quien estableció las bases de la futura poesía del continente hasta hoy –el fundador de la lírica hispanoamericana en el sentido propio– y su vínculo al “modernismo” o a la “modernidad”, profundizando en su compleja y largamente debatida definición.

En su camino por refundar la poesía, más allá del romanticismo, la acercó al círculo de conocimiento del pueblo por la forma y el concepto, a su pensamiento y a sus modos corrientes de decir, con un modo de expresión “natural y justa” que abrió hacia “un mañana que no ha concluido”. Una forma atractiva de destacar su trascendencia fue la propuesta de leerlo desde la perspectiva de “la vanguardia”, considerándolo el iniciador del poeta chileno Vicente Huidobro y el peruano César Vallejo, “quienes empiezan su obra donde la dejó Darío”, indicó.

El desafío particular de este trascendental poeta está en la lectura política de su obra, como fuente inspiradora de la Revolución Sandinista – tanto como lo fue Martí para la Revolución cubana, a quien Darío llamó “maestro”. Resaltó que, en el estudio de sus textos, la modernidad que quería para su pueblo no era la capitalista: “no se trata de sostener el dislate de que fuera socialista, sino que ha sido asumido desde la perspectiva de otra modernidad”.

Y concluyó con una cita de Cintio Vitier, quien en 1967 dijo que “cualesquiera que hayan sido sus flaquezas personales y las oscilaciones de su mensaje político circunstancial, y fueron muchas, la obra creadora de Darío pertenece en esencia a la vocación revolucionaria de Nuestra América y solo vista así adquiere su verdadero sentido”.

En la segunda parte del encuentro, el homenaje a Fayad Jamís –que se realizó con la presencia de su hija Rauda– estuvo a cargo del editor y profesor mexicano Mario Alberto Nájera, quien ha tenido el encargo personal de darle continuidad a la obra editorial de Fayad con la publicación de la Colección Centro, pensada y concebida por el poeta cubano en nuestro país en 1959.

Comentó que desde sus inicios esta colección incluyó a los más grandes escritores latinoamericanos –Retamar, Nicolás Guillén, Saint-John Perse, Pablo Armando Fernández, Arthur Rimaud, entre otros– publicados en pequeño formato y sin ánimos de lucro, los cuales se convirtieron en obras de arte “como todo lo que hacía Fayad”.

Indicó que su trabajo como diplomático le imposibilitó seguir la publicación y en años posteriores la colección continuó elaborándose desde México –por iniciativa de Nájera– con su concepto inicial de que fueran “títulos necesarios, que no tienen que ver con el tiempo o con la geografía”. En los últimos años se han publicado como parte de la colección pequeños libros de Luis Rogelio Nogueras, Efraín Huerta, del poeta nacional mexicano Ramón López Velarde, José María Heredia, entre muchos otros. Para esta emisión de la Feria Internacional del Libro de La Habana la Colección Centro está presentando tres títulos: de los cubanos Waldo Leyva, Alex Pausides y Juan Bernal Echemendía.

Recordó con satisfacción los tiempos que Fayad Jamís pasó en México como diplomático cubano, lo cual puede ser entendido como un reencuentro –pues había nacido en Zacatecas– e indicó que su impronta es ya imborrable en la capital mexicana “por su gran cariño y su gran despliegue para acercar las culturas de ambos países”. “Fue muy generoso y revolucionario hasta el final”, recalcó.

Para culminar el homenaje se proyectó el documental Vagabundo del alba, que realizó la productora Octavo Cortázar de la UNEAC sobre el reconocido poeta y pintor, en la que se hace un recorrido por su vida y su obra.