Homenaje a un gran patriota

Homenaje a un gran patriota

Etiquetas: 
Escritores, literatura cubana, cultura cubana
  • La tertulia Jueves Literario contó con la presencia del historiador Jorge Renato Ibarra, ganador del Premio UNEAC de Biografía Enrique Piñeiro 2016. Foto: Ernesto Cuní.
    La tertulia Jueves Literario contó con la presencia del historiador Jorge Renato Ibarra, ganador del Premio UNEAC de Biografía Enrique Piñeiro 2016. Foto: Ernesto Cuní.

La más reciente jornada del espacio Jueves Literario, con sede en la UNEAC, celebró el Día de la Cultura Nacional con un homenaje a la figura del patriota cubano, Cosme de la Torriente.

Para ello invitó a discursar sobre tan trascendental personalidad de la Historia —lamentablemente olvidado— al historiador Jorge Renato Ibarra, ganador del Premio UNEAC de Biografía Enrique Piñeiro 2016, precisamente sobre estudios de la extinta figura.

De este lauro se deriva el libro Cosme de la Torriente, los albores de una época en Cuba, título provisional del volumen a publicar el año próximo, el cual destaca “por el rigor en el tratamiento de una época amplia de la historia patria y por el respeto con que se acerca a las figuras históricas que aparecen en ella”. Así se reflejó en el acta del jurado integrado por los intelectuales Félix Contreras, Edel Morales y Emir García Meralla.

En el encuentro, Ibarra ofreció pormenores de cómo nació este texto dedicado a la dimensión política y humana de Cosme de la Torriente, mención obligada en la Historia de Cuba, justo cuando preparaba su tesis de graduación. Después  publicó un artículo en la desaparecida revista Pensamiento Crítico y luego fue enriqueciendo el texto con nuevas investigaciones que revelaron infinidad de aristas sobre el finado, hasta llegar a conformar este volumen.

En el libro se recoge la participación de Cosme en las diversas gestas revolucionarias de Cuba, desde la guerra de 1895 hasta los años 50 y el surgimiento del movimiento independentistas previo al 59. Su larga vida le permitió interactuar con lo más selecto de ese extenso proceso de emancipación, desde Máximo Gómez hasta Fidel Castro.

También participó en eventos y momentos de especial importancia en la Historia de Cuba, pues “fue uno de los participantes de la Asamblea Constituyente de la Yaya, fue quien comunicó a Gómez el fallecimiento de Antonio Maceo y su ayudante, Panchito Gómez Toro, y en la guerra hispano-cubano obtuvo el grado de Coronel”, señaló el historiador.

Otro de sus aportes a la diplomacia cubana fue cuando lo designaron como el primer Embajador de Cuba en los EE.UU., y su principal misión en aquel entonces fue negociar la independencia de la Isla de Pinos. Abogó por una independencia plena de nuestro país y ya casi al final de su vida se pronunció en contra del golpe de estado protagonizado por Batista de 1952. 

Sirva este homenaje en tan significativa fecha para uno de los hacedores de la verdadera independencia de Cuba.