Impulsivismo desde Puerto Rico en La Habana

Impulsivismo desde Puerto Rico en La Habana

Etiquetas: 
Plásticos, exposición, Biblioteca Nacional José Martí
  • La exposición en homenaje a Wilfred Labiosa recoge una muestra de todos sus estilos en litografía, serigrafía, lienzos y acuarelas. Fotos del autor
    La exposición en homenaje a Wilfred Labiosa recoge una muestra de todos sus estilos en litografía, serigrafía, lienzos y acuarelas. Fotos del autor
  • La exposición en homenaje a Wilfred Labiosa recoge una muestra de todos sus estilos en litografía, serigrafía, lienzos y acuarelas. Fotos del autor
    La exposición en homenaje a Wilfred Labiosa recoge una muestra de todos sus estilos en litografía, serigrafía, lienzos y acuarelas. Fotos del autor

La galería de la Biblioteca Nacional José Martí acoge por estos días una exposición que se inscribe en la innumerable lista de acciones que reflejan la hermandad entre Cuba y Puerto Rico, al presentar una retrospectiva del arte creado por el recientemente fallecido pintor boricua Wilfred Labiosa.

Durante la apertura de la muestra —en la tarde del viernes 20 de mayo— la subdirectora de la Biblioteca Nacional, Nancy Machado, expresó la satisfacción de esa institución cultural por mostrar lo que tituló como “joyas de nuestro Caribe”, una exposición del destacado artista puertorriqueño, precursor del arte moderno en su país, en la que se observa el gran amor que tenía por su tierra y por Cuba.

Su hijo Wilfred, destacado activista social y gran amigo de Cuba, dedicó el homenaje a la independencia de Puerto Rico y a la liberación de los presos políticos en ese país, especialmente a Oscar López, el más antiguo prisionero político del continente. Con gran emoción hizo un recorrido por la vida y la obra de su padre, desde su nacimiento en Nueva York en 1925 y sus inicios diseñando textiles, recordados como pinceladas clásicas de sus similares japoneses pero con los colores cálidos del Caribe.

“Fue un verdadero nuyorrican”, indicó, destacando el término usado para aquellas personas nacidas y criadas en Nueva York pero que llevan muy presentes sus raíces boricuas, pues desde joven se mudó a San Juan y allí se quedó: “nunca se olvidaba de pintar a su Puerto Rico”, resaltó, reflejando con mucho detalle las imágenes de sus calles, sus plazas, su gente y sus costumbres.

Aunque es uno de los más aclamados acuarelistas puertorriqueños, su estilo cambiaba constantemente y también usaba acrílicos. Nunca tuvo miedo de plasmar en lienzo o en papel lo que quería, ni a ser considerado también un artista abstracto. Sobre esta vertiente que desarrolló en su arte, el crítico boricua Dr. Pérez Ruiz fue quien tituló la pintura de Labiosa como “impulsivismo”, destacando su habilidad para controlar los acrílicos y la plumilla en pinceladas fuertes y sensibles, que nos transportan al más allá y nos dejan pensando en nuestros propios impulsos.

Desde temprano se vinculó al arte y estudió inicialmente en el Fashion Institute of Technology y en el School of American Art, ambos en Nueva York. Al trasladarse a San Juan continúa sus estudios en la Universidad Interamericana y enseña arte en la Universidad del Sagrado Corazón, en la Academia Santa Teresita y en las escuelas La Piedad y Lucchetti. Su magisterio también lo llevó a otras ciudades norteamericanas, como el Roxbury Community College y la Universidad de Massachusetts.

Tuvo exposiciones individuales y colectivas en varios estados de los Estados Unidos, en República Dominicana, Trinidad y Tobado, Islas Vírgenes, Alemania, Japón y Chile, entre otros países. Recibió galardones por su trabajo en Puerto Rico, Estados Unidos y Chile; hizo trabajo para portadas de libros y discos de música, campañas publicitarias y trabajos de animación para la televisión y sus obras forman parte de diversas colecciones públicas y privadas.

La Galería W. Labiosa del Viejo San Juan es la más antigua en Puerto Rico y exhibe sus obras, las de sus estudiantes y profesores y recientemente acoge a varios artistas cubanos.

La exposición que ahora se exhibe en La Habana —que recoge una muestra representativa de todos sus estilos en litografía, serigrafía, lienzos y acuarelas— comenzó su recorrido en 2015 y ya ha estado en Boston y Los Ángeles. Después de otras paradas por diversas ciudades del hemisferio, terminará en su natal Nueva York, con el auspicio de la Galería W. Labiosa del Viejo San Juan y el Centro Labiosa para las Artes.