Intercambio musical entre Cuba y Estados Unidos

Intercambio musical entre Cuba y Estados Unidos

Etiquetas: 
Músicos, Santiago de Cuba, Sala Dolores
  • Músicos estadounidenses en intercambio académico desde la sala Dolores. Fotos del autor
    Músicos estadounidenses en intercambio académico desde la sala Dolores. Fotos del autor
  • Músicos estadounidenses en intercambio académico desde la sala Dolores. Fotos del autor
    Músicos estadounidenses en intercambio académico desde la sala Dolores. Fotos del autor

El Tercer Intercambio Académico Musical entre Universidades y Conservatorios de los Estados Unidos y la Mayor de Las Antillas, tuvo como escenario a la sur-oriental Santiago de Cuba, auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas del territorio (UNEAC), con el Maestro Daniel Guzmán Loyzaga al frente del evento por la Asociación de Músicos.

“Se trata de un fraternal encuentro cultural entre estudiantes y profesores de música de varias universidades estadounidenses y del Conservatorio Esteban Salas en la urbe caribeña, junto a varias agrupaciones de jóvenes intérpretes santiagueros cultivadores del Jazz”, considera Guzmán Loyzaga, afirmando que era una fusión de creadores donde todos aprendían y enseñaban.

En la sala Dolores uno de los espacios para los conciertos, dialogamos con el Maestro Daniel durante el descanso de uno de los ensayos que antecedía a las presentaciones, oportunidad en que el prestigioso músico y director de Orquesta se refería a la tremenda calidad de los visitantes, considerados por él como profesionales de un alto nivel por sus técnicas y experiencias.

Son líderes de carreras en sus Centros de Educación Superior y Facultades de Música norteamericanas, entre ellos los doctores Michael Davison, Jefe de la Cátedra de Música, director de la especialidad de Trompeta y del Departamento de Música Cubana en la Universidad de Richmond Virginia, así como el Catedrático Mark Lusk, trombonista excepcional de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Fue con el doctor Michael Davison con quien también pudimos conversar acerca de su presencia en la Isla, quien accedió gentilmente a comentarnos en medio el receso. “Llevo más de 20 años trabajando la música cubana, me gusta esta música y la amo al igual que a su pueblo, no hay ningún ritmo en el mundo que supere al de Cuba, el nivel de los intérpretes es muy bueno y es impresionante lo que pueden hacer”.

“Esta idea de unirnos a través de la melodía surgió desde hace dos años en compañía de la UNEAC santiaguera”, refería el Davison, argumentando que habían logrado hacer una Gran Big Band mezclando la música de los Estados Unidos y la de la ínsula, en una referencia histórica que data desde los tiempos en que el swing se combinaba con el mambo y el cha, cha, cha.

Fueron varias jornadas de actividades en las cuales estuvieron incluidas clases magistrales a cargo del profesor Dan Yoder, los académicos Mark Lusk , Michael Davison y el Maestro Daniel Guzmán, quienes se sumaban en las noches a las realizaciones prácticas en el Iris Jazz Club, la Sala Titón de la UNEAC y el Café Niágara del Complejo Cultural Teatro Heredia.

Zulema Iglesias, Yisel Lage, el Grupo De Cuba Somos, dirigido por el Maestro Iván Acosta, la juvenil agrupación Influencias, el trombonista Fico Mariol, el Cuarteto de Saxofones Magic Sax, y estudiantes del Conservatorio Esteban Salas, integraron la parte cubana, mientras que por los visitantes norteños estuvieron el Combo de la Universidad de Richmond Virginia, el Quinteto de Trombones de Pensilvania, así como el Latin Jazz Messenger (Mensajeros del Jazz Latino).

Las dos partes coincidieron en la utilidad de estos intercambios académicos musicales entre Cuba y Estados Unidos organizados por la Unión de Escritores y Artistas( UNEAC), evidencia de una solidaridad cultural que es muy fuerte entre las dos naciones vecinas, poderosa razón que permitió dejar sentadas las bases para el Cuarto Encuentro en Santiago de Cuba.