Isaac Nicola en la guitarra, testigo del estreno del concierto de Aranjuez

Isaac Nicola en la guitarra, testigo del estreno del concierto de Aranjuez

Etiquetas: 
Músicos, Isaac Nicola, III Encuentro de Guitarra INDENTIDADES, UNEAC, guitarra, Leo Brouwer
  • “El estreno fue apoteósico, con muchas expectativas, el éxito fue rotundo”, expresó Isaac al referirse al concierto de Aranjuez.
    “El estreno fue apoteósico, con muchas expectativas, el éxito fue rotundo”, expresó Isaac al referirse al concierto de Aranjuez.
  • Leo Brouwer, genio de la composición dice de este concierto: “Es la obra popular por antonomasia, escrita para oír con facilidad (...)”.
    Leo Brouwer, genio de la composición dice de este concierto: “Es la obra popular por antonomasia, escrita para oír con facilidad (...)”.

Muy poco saben que el maestro Isaac Nicola fue el único latinoamericano testigo del estreno del “Concierto de Aranjuez” de Joaquín Rodrigo, en Barcelona, España, el 9 de noviembre de 1940. Recientemente se cumplió el aniversario 75 de ese acontecimiento.

En su apartamento del Vedado, Nicola me mostró todos los documentos que demostraban su presencia en el estreno del famoso concierto, me enseñó la revista Guitarra de la Sociedad Guitarrística de Cuba, fundada por su mamá. La revista es de junio de 1941, tiene la crónica de Isaac, enviada desde New York, en ella habla de la fecha, así como de la obra, sus aportes e importancia.

También el maestro, aquel día, exhibió una carta enviada a su esposa del día 3 de julio de 1939: “Ayer domingo, nos fuimos a casa de Joaquín Rodrigo. Lo escuchamos en el Concierto de Aranjuez. Muy español ese concierto se las trae para la guitarra, puede estar seguro de tener un éxito loco. De los tres movimiento me gusta más el segundo Adagio”.

Era el primer concierto para guitarra y orquesta que se escribía en la época contemporánea. “El estreno fue apoteósico, con muchas expectativas, el éxito fue rotundo”, me contó muy emocionado Isaac”.

Joaquín Rodrigo había presentado un concierto cargado de intención emotiva, de lenguaje diáfano y nítida textura (la música debe ser nítida). La obra permite mostrar el virtuosismo del intérprete.  

La obra de Rodrigo fue arrolladora, despertó enorme interés hacia la guitarra, es un verdadero renacimiento del instrumento español. Las transcripciones y versiones se cuentan por cientos, hasta con una letra que le añadieron más adelante al segundo movimiento.

Leo Brouwer, genio de la composición dice del Concierto de Aranjuez: “Es la obra popular por antonomasia, escrita para oír con facilidad, el segundo movimiento tiene un sonido andaluz. Todos los melismas andan del flamenco en la ornamentación barroca”.

Recuerdo con placer aquella presentación del Concierto de Aranjuez por Leo Brouwer en la década de 1970 en el Teatro Amadeo, bajo la lluvia y los truenos cayendo, estaban, para maravillarse, muchos de los grandes músicos de Cuba, quienes se dieron cuenta que se hallaban en presencia de un verdadero coloso de la guitarra del siglo XX.

El Concierto de Aranjuez es una obra de rara belleza, capaz de agotar todos los motivos encomiásticos. Nacida en estado de gracia, fue un triunfo de la guitarra, tanto por los logros alcanzados en su estreno como lo que aportó de cara al futuro.