Jaime Gómez Triana: “Visibilizar desde Casa los desafíos de los pueblos indígenas”

Jaime Gómez Triana: “Visibilizar desde Casa los desafíos de los pueblos indígenas”

Etiquetas: 
Escritores, Jaime Gómez Triana, Premio Literario Casa de las Américas, premios, culturas originarias
  • Jaime Gómez Triana, director del Programa de Estudios sobre Culturas Originarias de América. Foto: Cortesía del entrevistado
    Jaime Gómez Triana, director del Programa de Estudios sobre Culturas Originarias de América. Foto: Cortesía del entrevistado

En la convocatoria del 57 Premio Literario Casa de las Américas, cuyos resultados se darán a conocer el próximo jueves 28 de enero, se incluyeron los Estudios sobre culturas originarias de América, en concordancia con una de las principales líneas de trabajo de esa institución.

Heredero de una cincuentenaria labor, en 2011 se creó en ella el Programa de Estudios sobre Culturas Originarias de América, al frente del cual se encuentra desde entonces el crítico y ensayista Jaime Gómez Triana, con quien conversamos acerca de esta edición del Premio y del trabajo que él encabeza.

¿Cuál es su apreciación acerca de la respuesta que ha tenido esta convocatoria al Premio de Estudios sobre culturas originarias de América?

Creo que cada día son más las personas que van reconociendo esta voluntad de Casa de las Américas de visibilizar los estudios sobre culturas originarias. En esta segunda convocatoria del Premio ha habido una excelente acogida por parte de los investigadores.

Hemos recibido libros de autores de varios países que estudian temas de la América Latina. Estoy pensando en México, Perú y Colombia. También de autores cubanos.

Tal respuesta tiene que ver, esencialmente, con la manera en que a lo largo de su historia Casa de las Américas ha ido incluyendo esta problemática a través del Premio.

Primero, desde el punto de visa temático y después en la propia voz de los indígenas a partir de testimonios como en los años 70 el de Saturnino Huillca, aquel líder campesino quechua. Más tarde, en los años 80, con el testimonio de Rigoberta Menchú, el cual la dio a conocer al mundo.

Ya en 1992 y 1994 tuvimos las literaturas indígenas. De hecho uno de los jurados que nos acompaña ahora para valorar estudios sobre culturas originarias, Natalio Hernández, es uno de los jurados que vino en aquella primera convocatoria del 92.

Actualmente estamos tratando de visibilizar investigaciones, estudios, acercamientos y abordajes a los distintos aspectos que hoy particularizan la existencia, el legado de pueblos indígenas; pero sobre todo sus desafíos presentes.

Creo que entre los aspirantes al Premio hay libros de todas esas materias que abarcan un amplio espectro que va desde la arqueología, desde la historia, hasta aspectos más sociales, más políticos, así como también las literaturas que producen los estudios indígenas.

En ese sentido creo que la Mesa que tuvimos este lunes con los jurados, encargada de inaugurar la sesión pública del Premio Casa, fue muy pertinente porque estuvo evaluando el rol del intelectual indígena desde el pensamiento, desde la producción de textos a publicar y también desde el activismo, porque muchos de los intelectuales son activistas.

Tras referirse a los distintos países y generaciones que representan los integrantes del jurado en esta categoría del 57 Premio Casa de las Américas, Jaime Gómez Triana añadió:

Estimula el que tengamos acá a la chilena Claudia Zapata como jurado y que se presente su libro, reconocido el pasado año con el Premio especial Ezequiel Martínez Estrada. Un libro que al abordar el rol del intelectual indígena en Bolivia, Ecuador y Chile, resulta absolutamente relevante porque nos permite ver el tema desde muchas aristas.

También están en el jurado el peruano Javier Lajo, un activista vinculado al movimiento indígena desde comienzos de los años 60, y el mexicano Natalio Hernández, un extraordinario poeta nahua muy reconocido en su país y muy relevante internacionalmente como activista y movilizador de los derechos de los pueblos indígenas.

Creo que es un jurado de lujo y estoy casi seguro de que va a encontrar un premio entre las obras concursantes en la categoría de Estudios sobre culturas originarias de América y que ese premio, que siempre insisto es un inédito, revelará un autor y un texto desconocido hasta ahora.

¿Cuál ha sido, en lo fundamental, la labor del Programa de Estudios sobre Culturas Originarias en estos cinco años que lleva de creado?

El trabajo del Programa se ha centrado fundamentalmente en visibilizar esa inmensa diversidad de pueblos indígenas, en crear puentes, establecer alianzas. Creo que eso lo hemos estado logrando y, por supuesto, falta muchísimo por hacer. Date cuenta que la diversidad de América Latina sobrepasa los cuatrocientos pueblos indígenas.

Pensamos en los países de América Latina y el Caribe y nos quedamos en la cifra de unos treinta. Si sumamos a eso cuatrocientos pueblos indígenas, la cantidad sube muchísimo.

Pero también el Programa nuestro incluye a los pueblos indígenas de los Estados Unidos y Canadá, lo cual incrementa más aún el número.

Por supuesto, es un trabajo inmenso; pero sí hemos logrado activar espacios de pensamiento como el Coloquio de Estudios sobre Culturas Originarias, que este año lo tendremos en octubre.

Ese ha sido un espacio muy bien acogido. En 2014 el Coloquio aportó a la Cumbre Mundial de Pueblos Indígenas un documento que se envió a través de la Cancillería cubana.

¿Podría afirmarse que el Programa ha hecho aportes a esta problemática en el área?

Creo que sí hay aportes y que ellos no hacen más que recoger el trabajo que desde los primeros años 60 la Casa de las Américas hizo por visibilizar la tremenda diversidad cultural de nuestros pueblos.

Pienso, por supuesto, en el trabajo inmenso de Manuel Galich, en todos los libros publicados que abordan este tema y, por supuesto, somos conscientes de que tenemos un compromiso con ese legado y con esa trayectoria.