Jesús Lara Sotelo: pensador

Jesús Lara Sotelo: pensador

Etiquetas: 
: Escritores
  • El dios Kronos será el encargado de decir la última palabra al respecto. Foto tomada de Internet
    El dios Kronos será el encargado de decir la última palabra al respecto. Foto tomada de Internet

El aforismo atrapa —al vuelo de una mariposa—

 la esencia íntima de la enseñanza transmitida

Jesús Lara Sotelo

 

La motivación fundamental para escribir esta opinión se halla en la exposición personal Poemas delicados, del artista de la plástica Jesús Lara Sotelo, presentada en la capitalina Galería de Arte Teodoro Ramos, por el crítico y ensayista Alberto Garrandés, quien —en su bien documentada disertación— incitara al auditorio a incursionar, no solo en el pensamiento ideo-estético-artístico, sino también en el filosófico-antropogénico del versátil creador de dicha muestra pictórica.

En respuesta a la invitación formulada por el ilustre intelectual habanero, he decidido analizar —desde una óptica objetivo-subjetiva por excelencia— una faceta poco explorada de la carismática personalidad de Lara Sotelo como pensador-autor del libro de aforismos Mitología del extremo, publicado conjuntamente por la Editorial Dexeo y por Ediciones Cuba.   

El venerable padre Félix Varela, José Martí y don Enrique José Varona, piedras fundacionales de la psicología cubana[1], legaron a la humanidad una herencia intelectual y espiritual que los estudiosos[2] de la vida y la obra de esos gigantes del pensamiento humano de todos los tiempos, han recogido —con proverbial paciencia— en aforismos, definidos por la Real Academia de la Lengua Española como “sentencias breves y doctrinales”, y publicados en forma de diccionarios[3], selección de textos o compilaciones.[4] 

Por lo tanto, es natural que los aforismos, hijos legítimos de una gran capacidad de análisis y de síntesis, así como del intelecto y el espíritu del homo sapiens…, casi sean patrimonio exclusivo de los filósofos y pensadores…, pero, en el caso que nos ocupa, no se trata de un hombre de pensamiento, sino de un artista de la plástica, poeta, narrador, fotógrafo y realizador audiovisual que motivado con la frase martiana de que “[…] el espíritu es un fuego perenne que calienta, que aviva, que abraza [y] si no se siguen sus impulsos se es devorado por ellos”[5], ha decidido ordenar, sistematizar y dar a la luz de la publicidad una serie de aforismos, que cual manantial de agua subterránea han brotado de la mente y el alma de un pintor que trata de dibujar con palabras breves (en ocasiones, con pinceladas), sus concepciones filosófico-antropogénicas acerca del mundo, la vida, la muerte, el arte, al que venera con todas las fuerzas de su ser espiritual, o del otro o no yo, al que percibe como una persona con virtudes, defectos, debilidades, contradicciones, necesidades, aspiraciones, frustraciones…, pero, ante todo y por encima de todo, digna de amor y respeto a su inviolable dignitatis humanae.

Un somera valoración crítica de la producción de Lara Sotelo en la esfera eminentemente cognitiva, fundamentada en el método psicoanalítico ortodoxo (con enfoque ético-humanista), nos muestra a un artista que desborda los límites de sus pinturas, esculturas, grabados, versos, cuentos de ficción, imágenes y obras audiovisuales, para penetrar poco a poco —“como llega cojeando la verdad de la mano del tiempo”, según el filósofo griego Annon— en un mundo nuevo para él: el de la reflexión filosófico-antropogénica, donde inconscientemente convergen el yo infanto-juvenil de un joven que solo rebasa las cuatro décadas de vida y el yo adulto de un hombre maduro que sabe quién es, lo que quiere y hacia dónde va.

¿Será que estamos siendo testigos excepcionales del nacimiento de un pensador para quien nada humano, natural o divino le es ajeno, al igual que ocurrió en la vecina nación norteña, donde nació —en 1943—  la verdadera Giselle, en la piel y en el alma de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, mito viviente del ballet clásico universal?  

El dios Kronos será el encargado de decir la última palabra al respecto.

Notas:

[1] Jesús Dueñas Becerra. Varela, Martí y Varona: padres fundadores de la psicología cubana. www.cubaliteraria.cu (Luego, existo).

[2] Frank Arteaga Pupo. Frases geniales de José Martí. Las Tunas, Cuba: Editorial Sanlope, 1994; María Margarita León Ortiz. Pensamientos de Félix Varela y Morales. La Habana: Ediciones Bachiller, 2008 y Ramiro Valdés Galarraga. Diccionario del pensamiento martiano. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 2002.

[3] Ídem y León Ortiz. Ob. Cit.

[4] Arteaga Pupo. Ob. Cit; Ana Cairo Ballester. Prólogo. Enrique José Varona. Con el eslabón. La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1981 y José de la Luz y Caballero. Aforismos. La Habana: Editorial Universidad de La Habana, 1944-1945 (Biblioteca de Autores Cubanos).

[5] Valdés Galarraga. Ob. Cit.: p. 167.