Jesús Ortega: un incansable trabajador de la guitarra

Jesús Ortega: un incansable trabajador de la guitarra

Jesús Ortega Irusta (La Habana, Cuba el 15 de septiembre de 1935), es un incansable trabajador de la guitarra: concertista, profesor, promotor, director de orquesta de guitarras, estudioso y promotor de festivales musicales. Trabajamos juntos en 1980, unidos al trovador y especialista Vicente González Rubiera «Guyún», en el programa Guitarra, de la Televisión Cubana; además tenemos y hemos tenido como amigos comunes a Isaac Nicola, Leo Brouwer y la maestra Carmen Valdés Sicardó, primera suegra de Leo.

¿Jesús Ortega, como fue el enamoramiento con la guitarra?

En mi familia se cuenta la anécdota que una vez a los seis años escuché algo en la radio y pregunté ¿qué eso que suena?, me contestaron que era una guitarra flamenca. Llamaron a la radio para preguntar quién tocaba. Aunque, escolarmente comencé en 1952, tenía 17 años.

¿Hablemos del encuentro con Leo Brouwer?

Lo conozco en el barrio sobre 1953, vivíamos muy cerca: Yo en Juan Delgado y Acosta; Leo en Goicuría y Espadero. Él es sobrino nieto de Ernesto Lecuona y su mamá música de la orquesta femenina Las Hermanas Mesquida de los Aires Libres. Su padre era aficionado a la guitarra, tocaba cosas flamencas y latinoamericanas. Nos interrelacionamos con el profesor Isaac Nicola en los dominios de la música concertante.

¿Ustedes eran como El Quijote y Sancho Panza?

Nos complementábamos. Leo era muy recogido, tímido, muy ensimismado, como buen genio musical. Yo era más acometido, más atrevido y nos llevábamos bien. Juntos pasamos por las verdes y las maduras. No teníamos dinero para pagar las clases, las cuerdas de la guitarra, el pasaje. Íbamos a los lugares a pie o en la bicicleta de la prima de Leo. Caminábamos muchas cuadras para ir al Cine Club Visión; pero, jóvenes al fin, estábamos llenos de ilusiones y esperanzas.

¿Ortega tiene más de academia que Leo Brouwer?

Leo empieza a tomar clases con Isaac Nicola, pero es el eterno buscador intuitivo, empírico que por su cuenta descubre un mundo musical inusitado. Aunque debemos adicionar en Leo su estancia en la Escuela Juillirt de Nueva York, en la que siempre absorbió el campo musical escolar. Yo desde 1953 voy a estudiar al Conservatorio Municipal de La Habana, con Sofía Serpa; teoría, Nieves Blanco, Serafín Pro, Argeliers León, Edgardo Martín, Harold Gramatges y, por supuesto la guitarra con Isaac Nicola. Luego completo mi preparación con el aprendizaje de Leo. También me apoyé en las clases magistrales del guitarrista español Andrés Segovia y del venezolano Alirio Díaz.

Hay una foto, que ya tiene 53 años y es muy elocuente, la foto de 1967, aparece en la revista Clave, año 1, no. 1 (julio-septiembre, 1999, en la pag. 3), en la que Ortega está sentado en el suelo, Leo toca su guitarra y están de observadores el integrante de Irakere, el guitarrista Carlos Emilio Morales y el trovador mayor Sindo Garay.

Esa foto, fue en un homenaje que le hicimos a Sindo Garay, en su centenario. Fue en la casa de Sindo, en 15 e I, El Vedado.

Existió una maestra llamada Carmen Valdés Sicardó, primera suegra de Leo Brouwer. Ella tuvo mucho que ver con todos los que batallábamos por la música. Fue su mecenas y, en buena medida influyó mucho en Jesús Ortega

Ella era una excelente profesora de piano que ayudó en la promoción de Amadeo Roldán, Alejandro García Caturla y muchos más. Pero también, me permitió hurgar en los archivos en la biblioteca para consultar. Ese fue mi primer contacto con la música de concierto cubana.

¿Ortega, vamos a mencionar la etapa después de 1959?

Yo había hecho dúo con Leo Brouwer y fui asistente de Isaac Nicola. En 1959 me nombran director de la Banda de Música y director del Departamento de Arte del Ejército Oriental, asesor del Departamento de Conservatorios del Ministerio de Educación, jefe del Departamento de Conciertos, Orquestas y Bandas. Integro un trío de cámara con Enrique Castro, flauta y Osvaldo Cañizares, violín.

En 1961 fui profesor de música de cámara y práctica de conjunto de instrumentos de viento del Conservatorio Municipal de La Habana; en 1968 asumo la cátedra de guitarra y soy designado director del plantel. En 1974 paso a trabajar como profesor de guitarra de la Escuela Nacional de Arte. En 1978 integro el claustro de profesores del Instituto Superior de Arte y desde 1985 dirijo su departamento de guitarra. Integro dúo de piano y guitarra con Karelia Escalante y desde 1995 con María del Henar Navarro.

¿Pasemos a ese gran momento de la guitarra en la Revolución, de los concursos y festivales?

El Concurso y Festival de la Guitarra de La Habana, iniciado en 1982 llega a ser uno de los eventos musicales de más envergadura en Cuba. Se sabía que la Isla tenía fuerza en la guitarra. Había un buen momento internacional, Leo Brouwer es una firma mundial, una escuela (capo scuola). Todo fue una necesidad de la época. Había un antecedente en el Encuentro de Guitarra de América Latina y el Caribe, en 1978, bajo la dirección de la Casa de las Américas.

Es ahí donde se gesta la idea de organizar un gran Festival y Concurso en La Habana. Los visitantes fueron y animaron este proyecto. Además, como decía Leo: «Tenemos un conglomerado de jóvenes bien intencionados y equipados con deseos de competir». Todos le dimos calor al proyecto y triunfó rotundamente. Fue uno de los grandes momentos de la guitarra mundial.

Vinieron todos los grandes de la guitarra: Ichiro Susuky, Alirio Díaz, Narcizo Llépez, John William, Paco de Lucía, Egberto Gismonti, Manolo San Lucar, John Mc Laughling.  

Desde sus inicios, en 1982, he sido miembro de los concursos y festivales de guitarra de La Habana, e impartido clases magistrales en Canadá, Checoslovaquia, España, Yugoslavia, Alemania, Hungría, Bulgaria, Polonia, Francia, Holanda, Grecia, URSS, Estados Unidos, México, Brasil, Martinica y Puerto Rico. He realizado transcripciones para la guitarra de obras escritas para lavihuela y el laúd.

¿El Festival de la Guitarra de La Habana se mantiene?

En el 2010 yo emprendí la continuación del festival y hemos tenido resultados, nos han visitado: Pepe Romero, Egberto Gismonti y otros.

¿Merece un aparte la Orquesta de Guitarras Sonantas Habaneras?

Orquesta de Guitarras Sonantas Habaneras, es la agrupación de guitarras cubana, fundada en 1995. Constituye la orquesta de guitarras más joven de Cuba y tenía su sede permanente en el Teatro Amadeo Roldán. Integrada en sus inicios por estudiantes del Instituto Superior de Arte, actualmente la conforman profesores y profesionales de la guitarra.

¿Cómo está la salud de la guitarra en Cuba hoy día?

Hay un movimiento muy destacado y prometedor: Joaquín Clerk, además de concertista es uno de los más calificados profesores de guitarra en Europa. Ariana Cuellar, Alex Álvarez, Ileana Matos, Marcos Tamayo, Rafael Padrón, Héctor Quintana, Emilio Martiní, Jorge Luis Zamora, los hermanos Tamayo, Alejandro González, Mabel González. Quizás haya una crisis de la divulgación, de los conciertos, de los problemas con los instrumentos a consecuencia del bloqueo.

Esta es la trayectoria de Jesús Ortega Irusta, un músico con más de seis décadas en el mundo de la guitarra.