Jorge Garciaporrúa: “El Festival de La Habana permite escuchar nuestra música”

Jorge Garciaporrúa: “El Festival de La Habana permite escuchar nuestra música”

Etiquetas: 
Músicos, Festival de Música Contemporánea, Jorge Garciaporrúa, Casa de las Américas, Orquesta de Cámara Música Etern, Guido López Gavilán
  • Jorge Garciaporrúa estrenará dos obras en el evento, Juegos rítmicos y Ciclo de canciones de Dulce María Loynaz.
    Jorge Garciaporrúa estrenará dos obras en el evento, Juegos rítmicos y Ciclo de canciones de Dulce María Loynaz.

Dentro de los acontecimientos del XXX Festival de La Habana de Música Contemporánea se encuentra el estreno mundial de dos obras del maestro Jorge Garciaporrúa, uno de los fundadores de este evento que se extenderá hasta el próximo día 19 bajo los auspicios de la UNEAC y el Instituto Cubano de la Música.

La primera de dichas composiciones, titulada Juegos rítmicos (2017), será interpretada el próximo miércoles a las 6:00 p.m., en la Sala Ché Guevara de Casa de las Américas por la Orquesta de Cámara Música Eterna que dirige el maestro Guido López Gavilán.

En entrevista que concediera al Sitio de la UNEAC, el reconocido compositor cubano explicó: “esta obra está basada en los esquemas rítmicos de nuestros géneros musicales populares, como la rumba, el son, el danzón, la guaracha y el bolero.

Todo eso está imbricado ahí con la orquesta de cuerdas, buscando juegos de timbres entre todos los instrumentos: el pizzicato, el staccato, el golpe sobre el brazo del instrumento. Todas esas sonoridades que actualmente se utilizan en la orquesta de cuerdas, combinándolas con los ritmos cubanos.

Los músicos tienen una absoluta libertad de interpretación porque la obra tiene varias secciones que el director puede combinar de acuerdo con sus gustos”.

La otra composición del maestro Garciaporrúa que tendrá su estreno mundial dentro del Festival de La Habana es la titulada Ciclo de canciones de Dulce María Loynaz (2016), la cual podrá ser apreciada por el público el próximo jueves a las 4:00 p.m., en la Sala Gonzalo Roig del Palacio del Teatro Lírico Nacional de Cuba.

“Es un ciclo de canciones para soprano y piano, inspirado en la poesía de Dulce María Loynaz.

Me interné en su obra y, de verdad, que esa señora no tiene paralelos en la historia de la poesía cubana. De ahí salieron cuatro canciones con textos de ella: Una palabra, Diálogo, Mi tristeza es y Tiempo.

La va a estrenar Cristina Rodríguez Pino, una cantante muy joven del Teatro Lírico Nacional. Ella también se va a estrenar en este Festival cantando como solista. La acompañará al piano Julio César Díaz Torres”, detalló para luego referirse al principal saldo que, a su juicio, ha dejado en sus treinta ediciones el Festival de La Habana, delas cuales ha sido activo participante:

“El mejor saldo que ofrece el Festival es que permite escuchar nuestra música porque, lamentablemente y salvo excepciones, nuestra música no se escucha. Ni la de concierto, ni la sinfónica. Esa, menos todavía.

No quiero hacer críticas, pero la Orquesta Sinfónica acompaña hasta a Osdalgia. En lo personal no tengo nada en contra de ella; pero ¿y nuestra música de concierto, qué? Muy Poca.

Entonces, gracias a este Festival Internacional anual, la música de los compositores cubanos se escucha. Tanto la nuestra, que somos unos vejestorios, como la de los muchachos que vienen detrás. Ellos tienen al menos la esperanza de oír su música, aunque sea en este Festival”.