La Bella Cubana honra

La Bella Cubana honra

Etiquetas: 
La Bella Cubana
  • Nereyda López Labrada, titular del Sindicato y quien recientemente recibiera la Distinción por la Cultura Nacional por su encomiable trayectoria sindical durante treinta años. Foto: Luis Bruzón
    Nereyda López Labrada, titular del Sindicato y quien recientemente recibiera la Distinción por la Cultura Nacional por su encomiable trayectoria sindical durante treinta años. Foto: Luis Bruzón

La Bella Cubana del sábado 21 de octubre dedicada al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura honró una larga trayectoria al servicio de la cultura por cuarenta años.

Alicia Valdés, la creadora y principal animadora del referido espacio artístico-cultural prologó la tarde —por cierto de lluvia intensa—  para destacar la singularidad del encuentro pues por primera vez se dedica a una organización sindical, acontece en la Casa del Alba Cultural y se realiza al día siguiente de una fecha memorable para todos los cubanos: el 20 de octubre.

La tarde resultó propicia para la música, como es habitual en La Bella Cubana, y el público asistente pudo disfrutar de una velada protagonizada por la profesora Mirta Batista, intérprete del arpa, ese hermosísimo y difícil instrumento musical que ella sabe ejecutar con destreza.

El guitarrista Luis Manuel Molina, quien mantiene una relación estrecha con el espacio, hizo desear a todos la repetición de las dos obras interpretadas: Asturias, de Isaac Albeniz y Perla Marina, de Sindo Garay en  una versión bellísima de la autoría del propio intérprete.

El Coro Obba Oire Anlé apareció con la fuerza telúrica que caracteriza sus interpretaciones, y su directora y voz principal Daisy Brau, brilló de manera insuperable al interpretar una selección de cantos ararás procedentes del antiguo Dahomey (hoy República de Benin), uno de los asientos de nuestra identidad como nación.

La Cantoría Coralillo dejó bien claro que el relevo está asegurado y en ello mucho tiene  que ver su joven directora, la Maestra Isabel Gutiérrez quien desde que asumió su dirección en el 2010 ha sabido “plantar” entre sus “jóvenes cantores” el árbol de la dedicación. Coralillo presentó un variado programa en el que predominaron las obras de compositores cubanos como Miguel Matamoros, Kiki Corona y Francisco Gavilondo, cantadas todas con excelente afinación, precisión y empaste.

De manos de Alicia, Nereyda López Labrada, titular del Sindicato y quien recientemente recibiera la Distinción por la Cultura Nacional por su encomiable trayectoria sindical durante treinta años, recibió el Diploma Nicolás Guillén, reconocimiento instituido por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) para honrar y enaltecer trayectorias de creadores, intérpretes, investigadores, instituciones… En el caso de la organización sindical se valoró su empeño por estimular la participación dinámica y consciente de los hombres y mujeres de la cultura para avanzar en la defensa de los valores culturales identitarios que  han estado al lado nuestro desde que nacimos como nación.

López Labrada agradeció, exaltó el trabajo mantenido por La Bella Cubana y habló sobre las fortalezas del sindicato que lidera y que representa a más de noventa mil artistas, profesionales, creadores, trabajadores y directivos del sector en el país. Hizo referencia a la comunicación lograda y el respeto hacia sus afiliados y acerca de los principales retos a los que se enfrentarán en el 2018. Los nombres de Fidel y Raúl fueron evocados en más de una ocasión pues ambos líderes  han legado una obra práctica y de pensamiento que el Sindicato atesora para asegurar esos tiempos que vendrán.

En el encuentro estuvieron presentes, además, directivos sindicales de la capital y Haydée Montes, quien lideró el Sindicato en años anteriores.