La Casa de traductores de Looren pasó por la sala Caracol

La Casa de traductores de Looren pasó por la sala Caracol

Etiquetas: 
Escritores, sala Caracol, traducción literaria
  • Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza en intercambio con traductores y escritores cubanos. Fotos: Héctor Navarro
    Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza en intercambio con traductores y escritores cubanos. Fotos: Héctor Navarro
  • Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza en intercambio con traductores y escritores cubanos. Fotos: Héctor Navarro
    Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza en intercambio con traductores y escritores cubanos. Fotos: Héctor Navarro
  • Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza en intercambio con traductores y escritores cubanos. Fotos: Héctor Navarro
    Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza en intercambio con traductores y escritores cubanos. Fotos: Héctor Navarro

Si hace unos meses, el espacio mensual El turno del traductor ahondaba sobre la labor de los profesionales cubanos, sus dificultades y los principales reconocimientos dedicados a esta parte de la creación artístico-literaria, la sesión del pasado jueves fue diferente. Entonces, quiso invitar a Gabriela Stöckli, directora de la Casa de traductores de Looren en Suiza, quien en su exposición aseguró sentirse muy contenta de visitar la UNEAC y agradecida por la invitación a participar en este intercambio.

En una sala Caracol bien acogedora, todos los asistentes hasta el propio embajador de Suiza en La Habana el excelentísimo señor Marcel Stutz, sintieron un magnetismo especial y disfrutaron del encuentro.

Gabriela inició sus palabras con un bosquejo de cuáles fueron los orígenes del centro que dirige allá por el año 2005, además de las principales líneas de acción que se impulsan como el apoyo directo a talleres desde una formación continua de traductores literarios, el trabajo de “hormiga” que se enfoca en fortalecer el lobby de estos profesionales y por supuesto, el esfuerzo indirecto de persuasión en el público lector, el cual permite visibilizar la dedicación y amplios conocimientos que deben manejar los que dedican sus horas a esta tarea de amor.

En un país que tiene varios idiomas oficiales como son el alemán, el francés, el romanche y el italiano, ponderar la cultura literaria se hace imprescindible, por lo que en estos momentos la Casa promueve dos programas fundamentales como el Laboratorio italiano y el Looren-América Latina. Según la experta suiza, en nuestra región geográfica se respira mucha excelencia profesional en este sector por lo que se hacía necesario un encuentro más cercano, de intercambio y este último proyecto lo proporciona.

Asimismo, explicó algunos requisitos y la importancia de las becas que ofrecen durante un mes a traductores latinoamericanos, quienes tienen la posibilidad de convivir y confrontar sus trabajos en un ejercicio de crecimiento mutuo. En este sentido, Orestes Sandoval, becario cubano, ofreció detalles de su experiencia en el instituto y en este gran país.

Uno de los momentos más esperados: el de las preguntas, arrojó dudas y sugerencias sobre el camino de comunión y trabajo entre traductores cubanos y suizos.

Por su parte, el anfitrión de la tertulia, Jesús Írsula, expuso algunas de las estrategias a seguir por los especialistas nacionales, así como el próximo evento de los profesionales de la Isla como es el Simposio Internacional de traducción literaria que tendrá lugar el próximo 21, 22 y 23 de noviembre en La Habana.