La catedral del cuerpo de Made Corredera

La catedral del cuerpo de Made Corredera

Etiquetas: 
Escritores, literatura cubana
  • La majestuosa catedral del cuerpo, premio David 2014.
    La majestuosa catedral del cuerpo, premio David 2014.

de cuando en cuando, hay que bajar de su pedestal las palabras grandotas, ponerles un par de sandalias y echarlas a andar junto a nosotros.
Graziella Pogolotti

Si el solo hecho de hablar pone a prueba toda especie de ficción (cómo exponente de lo ficticio, en fin: lo mentiroso), la configuración gramatical de la paradoja (sobre todo si está urdida en la simple forma de “miento”) por más que trate de esquivar su dualidad, no puede suprimirla, ha escrito más o menos Michel Foucault en su ensayo El pensamiento del afuera, un texto fundamental a la hora de poner a punto el pensar en relación con la literatura, o mejor aún, con cierto uso del lenguaje al margen de sus modos discursivos, y el “afuera” como instancia del saber y no-lugar donde la palabra literaria se desarrolla a sí misma en un espacio neutro, sin límites y sin tiempo, que no es ya el espacio clásico y cerrado de la representación.

El premio David 2014, “representa” una suerte de texto que roza muy de cerca al texto declaradamente científico, es decir, su estructura, planteamiento, y organización ni siquiera están enmascaradas para simular un ensayo literario. La majestuosa catedral del cuerpo (UNIÓN 2015) de Made Corredera —quizá sea un título inmenso para Virgilio Piñera— concurre en este tipo de texto.

La majestuosa catedral… se ocupa básicamente de dos tesis: la criatura (lo criatural) y el cuerpo (lo corporal) a partir de estudios semióticos como base de toda una poética en los cuentos y dos novelas de Virgilio Piñera (La carné de René y Pequeñas maniobras).

Sin dejar de tomar en cuenta que la noción de “criatura” tiene, en primera instancia, un sentido eminentemente teológico, Made Corredera propone un acercamiento a este concepto a partir del pensador alemán Erich Auerbach, para quien «el concepto de “kreaturliche realismus” [es] una de las formas de representación de la realidad, opuesta a la del realismo ‘figural’»1. En relación a la idea de que «lo criatural se convierte en una categoría que recorre la literatura de distintos períodos, a la vez que va asumiendo otras significaciones según cada cosmovisión e intención autoral, siempre en consonancia con determinismos socioculturales»2, la autora hace corresponder a Virgilio Piñera con esta “tradición”:

[En La carne de René] “Lo criatural se aprecia en imágenes corporales del dolor, la descomposición y el tratamiento grotesco de la muerte. La noción de lo criatural instaura una cosmovisión sobre el carácter perecedero de la carne y el triunfo del cuerpo como materia”3.

[En Pequeñas maniobras] “Lo criatural […] se representa a través de imágenes corporales de la enfermedad y la muerte con precisiones anatómicas en cada caso. También se incluyen ahora, enunciados explícitos referidos a la condición perecedera del hombre”4.

En tanto, la noción de cuerpo en literatura, que en sentido estricto, pertenece a un tiempo mucho más cercano, lejos del pensamiento judeocristiano, lo asume como un elemento de generación de significados; contrario a la noción de lo criatural que se describe más como un estado al cual el autor accede por su perspicacia e intención.

La noción de cuerpo Made Corredera escoge a dos intelectuales cubanos: Alexis Jardines (El cuerpo y lo otro. Introducción a una teoría general de la cultura [Ciencias Sociales 2004]) y Alberto Garrandés (La poética del límite: sobre la cuentística de Virgilio Piñera [Letras Cubanas 1993]). Son valiosas las aproximaciones que hace la autora tanto a una y otra noción, urdiendo sobre la obra de Virgilio Piñera —estas dos novelas y sus cuentos— una visualidad que si antes llegábamos a ella mediante la intuición lectora, ahora —aquí en este texto— tiene su prueba, se constata.

Así, este libro —esta tesis, diría yo— esclarece. Porque no hay que perder nunca de vista que Virgilio Piñera fue “un testigo excepcional de hechos atroces [que] se halla, de pronto, en la disyuntiva de optar por enfrentarse al delirio aparente de los hombres”5.

Made Corredera ha logrado unir varias tradiciones en este pequeño volumen Premio David 2014; y en verdad, el “contenido” ubica (mapea) al ojo interesado en una perspectiva del cuerpo y la criatura que interesa. Pero, el reclamo sobre su manera de mostrar la exposición de hallazgos en los textos de Virgilio Piñera es necesario, tanto a los autores que se interesen por un género tan necesario como el que rubrica a este libro: el ensayo como a los jurados de este premio que debieran pensar que el público es indefinido, amplio, invasivo, pero sobre todo quiere leer.

Quiere leer cada una de las experiencias, cada una de las opiniones, cada uno de los argumentos que precisan que en un libro llegue a sus manos. Por ello, salvando la manera en que este contenido maravilloso llega a mí, cuerpo y criatura piñeriano es ya una categoría a la hora de hablar de ello. Aunque la ficción continúe y la obra no se acabe.


1 La majestuosa catedral del cuerpo, Made Corredera (Unión 2015), pág. 35.

2 Ídem., pág. 36.

3 Ídem., pág. 109.

4 Ídem., pág. 110.

5 El concierto de las fábulas, Alberto Garrandés (Letras Cubanas 2008), pág. 237.