La ciencia en función del trabajo comunitario

Escritores

La ciencia en función del trabajo comunitario

  • Portada del Libro. Foto Internet
    Portada del Libro. Foto Internet

La ciencia en función del trabajo comunitario, del doctor Avelino Couceiro Rodríguez, vicepresidente de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), es el título del volumen, publicado por la Editorial Ciencias Sociales, y presentado por el propio autor en la capitalina Librería Alma Mater.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la poetisa y promotora cultural Luisa Ondina Landín Ramos, quien le cedió el micrófono al también profesor titular de la Universidad de La Habana para que se refiriera a ese texto, que tiene sus antecedentes históricos en el 2015, y se caracteriza —básicamente— por los valores teórico-conceptuales, metodológicos y psicosociales, entre otros no menos relevantes.

El libro centra la atención y el interés del lector en el trabajo comunitario, así como en la función decisiva desempeñada por la ciencia (sobre todo, la antropología cultural y la psicología social) en la realización de este tipo de pesquisa, en la que las comunidades devienen el punto focal o eje central de la investigación pertinente.

Según el doctor Couceiro Rodríguez, la mayor virtud de La ciencia… se halla —sin discusión alguna— en la importancia que reviste la historia local de las comunidades donde se desarrollara el trabajo de campo (como se conoce en el vocabulario antropogénico).

Ese texto continúa perfilando —por nuevos senderos— los hallazgos de indagaciones realizadas por el intelectual cubano con apoyo en más de tres décadas de labor profesional, tanto desde la vertiente teórica como práctica, en los tan acuciosos problemas relacionados con las culturas comunitarias, las cuales han sido tan subvaloradas hasta épocas recientes, pero son las que — de una u otra forma— definen cada cultura nacional, así como la universal.

En dicho volumen, el doctor Avelino Couceiro Rodríguez revierte y amplía el abanico temático al aportar una bien estructurada metodología para la conceptuación e identificación de cada comunidad, de cada cultura comunitaria y de cada trabajo comunitario, en toda su tipogénesis y la más variada diversidad con las complicaciones y necesidades que les son inherentes, y que deben resolver por sí mismas.

Entre otros datos no menos interesantes, ofrece los resultados de estudios comparativos emprendidos por el autor con diferentes etnias y comunidades cubanas y foráneas, ya que no olvida que la cultura nacional y el mestizo que vive, ama, crea y sueña en la mayor isla de las Antillas (o en el exterior), constituyen un ajiaco multi-étnico que, al decir del sabio, don Fernando Ortiz (1881-1969), nutre la personalidad básica de nuestra compleja población tropical.      

Por otra parte, en las páginas de La ciencia… prevalece una marcada carga anti-homofóbica y anti-racista, que —como por arte de magia— se convierte en un llamamiento urgente a la sociedad cubana para que acepte y respete las diferencias sexua